El Gobierno de Pedro Sánchez ha avalado en una respuesta parlamentaria que la contratación del marido de la cónsul en Houston como auxiliar temporal administrativo, de la que se hizo eco Vozpópuli, respetó "estrictamente" la normativa tras comprobar que "todo el expediente relativo a la contratación mencionada se ajusta a la legalidad".

Según desveló este periódico, el citado puesto que salió a concurso en el Consulado General de Houston lo ganó Juan Ignacio Avello Soria, a la sazón esposo de la propia cónsul, Julia Alicia Olmo y Romero, ya que se dio la circunstancia de que fue el único candidato en presentarse a la plaza.

El Ministerio de Asuntos Exteriores explicó a Marta Martín, diputada de Ciudadanos hasta hace unos días, que la convocatoria de la plaza "se publicó en el tablón de anuncios" del propio consulado y en la página web de ese consulado.

Además, fue divulgada a los demás consulados de España en Estados Unidos (ocho en total), así como a las oficinas españolas dentro de la demarcación, es decir, en las asesorías técnicas educativas y el Instituto Cervantes de Albuquerque. "Por ello, se aseguró la libre concurrencia", se subraya en la respuesta a la que ha tenido acceso este periódico.

El Gobierno subraya a renglón seguido que se respetó "estrictamente" la normativa sobre selección de personal laboral en el exterior aprobada por la Secretaría de Estado de Administraciones Públicas. Además, el hecho de que los miembros del tribunal calificador trabajen en la oficina "no compromete la objetividad del proceso".

La cónsul se recusó en el inicio del proceso y "no fue parte del mismo", por lo que Exteriores considera que la convocatoria se ajustó "al marco normativo de aplicación", lo que significa que fue "divulgada y publicitada con plena garantía de la igualdad de acceso y oportunidad".

La anterior plaza fija en Houston

Todo proceso de selección de personal en el exterior es supervisado y "oportunamente" autorizado por los servicios centrales en Madrid. No obstante, a raíz de la información de Vozpópuli, en Exteriores se volvió a comprobar que "todo el expediente relativo a la contratación mencionada se ajustaba a la legalidad".

El Ministerio de Asuntos Exteriores cuenta con más de doscientas oficinas diseminadas por el mundo entre embajadas y consulados, donde se celebran "un elevado número" de procesos de contratación laboral al año. En convocatorias de otros consulados españoles en EEUU se han presentado una media de entre 10 y 15 candidaturas en el último año para puestos de auxiliar administrativo, según comprobó Vozpópuli.

Al llamativo hecho de que solo hubiese un candidato al puesto que ofertaba el consulado en Houston, el departamento de Arancha González Laya hace hincapié en que el nivel de participación en los proceso de selección "varía mucho de unos países a otros". En el caso del citado consulado, "el antecedente más inmediato de convocatoria es otra en 2020 para una plaza de auxiliar fijo para el que concurrieron dos candidatos", subraya Exteriores.

Los pasos de la convocatoria

La convocatoria de esta plaza se hizo el 29 de septiembre del año pasado y se resolvió provisionalmente el 19 de octubre. Tras el preceptivo periodo de alegaciones durante cinco días hábiles, la resolución de dicho concurso se anunció el 27 de octubre. Los dos documentos fueron avalados por el tribunal creado al efecto.

El presidente del mismo fue el canciller del consulado, José Luis Alonso Martínez de Compañón. En los documentos aparecían a su lado los nombres de la secretaria y la vocal del citado tribunal. Los tres eran empleados de la legación diplomática, según fuentes diplomáticas consultadas por este medio, y por tanto trabajaban a las órdenes de la cónsul.

Si bien la convocatoria se colgó en el tablón de anuncios dentro de la sede diplomática, muy pocas personas lo pudieron ver ya que el propio consulado emitió un comunicado el 20 de marzo del año pasado en su web, en el que anunciaba que la atención al público en ventanilla se restringía a "casos urgentes o derivados de situaciones de emergencia" por culpa de la covid-19.