El 73% de los presos de ETA se han pronunciado en una votación a favor de acogerse a las vías que marca la ley para conseguir la excarcelación, en tanto que el 14% se ha pronunciado en contra de esta posibilidad.

Según ha informado el denominado Colectivo de Presos Políticos Vascos (EPPK por sus siglas en euskera) en un comunicado remitido a Gara, el documento de base del debate interno planteado durante los últimos meses ha sido apoyado en votación por 221 presos de ETA, mientras que 42 lo han rechazado y los 38 reclusos restantes han votado en blanco o no se han posicionado.

De este modo, el EPPK da por superada la "fase de resistencia" para que cada preso pueda aprovechar la vía jurídica y contar para ello con el apoyo del colectivo.

En este documento se apuesta por la vía legal para conseguir las excarcelaciones, por lo que "será cada preso quien decida aprovechar o no las posibilidades que ofrezca la línea jurídica, y las diferentes solicitudes o cauces legales (redenciones, destinos, cambios de grado, permisos, acercamiento a Euskal Herria, libertad condicional, etc".

"Dado que la línea ha sido aprobada de manera colectiva", los presos que se inclinen por esa vía contarán "en todo momento con el apoyo y la ayuda del colectivo", según el documento. Este colectivo ha destacado el alto grado de participación en el debate y las votaciones, que cifra en el 87,2%, "pese a las enormes dificultades planteadas por la dispersión y el alejamiento". 

Reacciones positivas

Los partidos políticos vascos han reaccionado a esta noticia de forma mayoritariamente positiva. La parlamentaria del PNV Josune Gorospe ha considerado que la decisión del colectivo de presos es un "paso positivo", aunque ha lamentado que "llega tarde" y ha instado a que "no se pierda más tiempo".

En el mismo sentido se ha pronunciado el portavoz parlamentario del PSE-EE, José Antonio Pastor, que ha afirmado que los presos de ETA han tenido una doble condena, "la de los tribunales y la que les imponía la banda terrorista, que les impedía acogerse a medidas individuales" y ha añadido que tras la decisión adoptada por el EPPK, el siguiente paso debe ser que la banda terrorista se disuelva "para terminar con ese ciclo negro que nos ha asolado durante décadas". 

El portavoz parlamentario de Elkarrekin Podemos, Lander Martínez, ha insistido en esta idea al asegurar que la decisión del EPPK "abre la puerta a un candado que los presos han tenido durante mucho tiempo".

A pesar de considerarlo "un gran paso", desde EH Bildu ha lamentado que si los presos "hubiesen estado en Euskal Herria" habrían llegado "más rápido y con más intensidad" a esas conclusiones. 

"En esa actualización de la reflexión mantienen que ya no son objeto político, sino sujeto de decisiones, que toma medidas colectivas que luego se van a articular de forma individual", ha declarado Julen Arzuaga, parlamentario de la formación.