España ha pisado el freno de la vacunación justo cuando debería estar acelerando. Cuando tal cosa ocurre en un automóvil, derrapa, y algo parecido nos ha ocurrido. A los problemas de suministro que ha padecido la Unión Europea en las últimas semanas hay que añadir la decisión unilateral de varios países, entre ellos el nuestro, de detener la vacunación con AstraZeneca durante varios días. El resultado es que España ya vacuna tres veces menos que Marruecos.

Según los últimos datos reportados por España a 'Our World in Data', el 18 de marzo, España administra 0,2 dosis por cada cien habitantes de media en una semana, mientras que Marruecos, para la misma fecha, pone 0,54 dosis. En estos momentos, por cada dosis que pone España, los 10 primeros países en ritmo de vacunación ponen el triple.

La decisión de la Agencia Española de Medicamentos (Aemps), dirigida por María Jesús Lamas, de paralizar el uso de AstraZeneca por la aparición de 37 casos de trombosis en 17 millones de vacunados -sin relación demostrada entre la vacunación y dicha patología- llevó al país a tener la mitad de su stock parado durante varios días. Las consecuencias son claras. España pone casi las mismas dosis por cien habitantes que Brasil (0,15), uno de los países con mayores problemas para vacunar.

Si acudimos al ranking internacional, en estos momentos España está en el puesto 16 en número de dosis administradas en la última semana. Los primeros puestos los ocupan Chile, Israel, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Estados Unidos y Reino Unido.

Porcentaje de población con una dosis

Si atendemos al porcentaje de población que ha recibido una primera dosis de vacuna, vemos que los primeros puestos no varían mucho. Mientras España ha puesto una dosis al 8,8 por ciento de su población, Israel ha conseguido ponérsela al 60. En segundo lugar, Reino Unido se la ha puesto ya al 40%. Le siguen Emiratos Árabes Unidos, con el 35%, Chile, con el 30% y Baréin y Estados Unidos con el 24%.

Respecto al ranking de países con mayor número de vacunados con la pauta completa, España, con el 4% de su población con la pauta de vacunación completa, no logra tampoco estar entre los 10 primeros. Nos superan en este ámbito países como Turquía (6%) o Marruecos (6,6%).

Compran vacunas por su cuenta

¿Por qué España no logra alcanzar la tan anunciada "velocidad de crucero"? La clave la dan los países que más dosis administran. En primer lugar, ninguno de estos países ha paralizado en ningún momento el proceso de vacunación, cosa que España sí ha hecho, con un efecto equivalente para el ritmo de la campaña equivalente a varias Filomenas, como ya anunció este diario.

Otro factor común, es que estos países han comprado vacunas por su cuenta. Chile, por ejemplo, además de Pfizer, ha optado por la vacuna china Sinovac, de menor coste que el resto de vacunas aprobadas en Europa al estar realizada con una tecnología más antigua.

Los países que más vacunas ponen se caracterizan por comprar vacunas por su cuenta y ofrecer un acceso universal

Emiratos Árabes Unidos, que fijo la atención nacional por la vacunación de las infantas, cuenta con una estrategia de vacunación a la que merece la pena prestar atención. Combina el uso de vacunas desarrolladas en Occidente, como Pfizer y AstraZeneca, con la Sputnik V rusa y la china Sinovac, mucho más baratas.

En la Unión Europea, el caso paradigmático es Hungría, que ha adquirido por su cuenta la vacuna rusa, y que duplica el ritmo de vacunación de España. Tras el fiasco de la compra de la Comisión Europea, con constantes retrasos e incumplimientos por parte de las compañías farmacéuticas, países como Alemania abogan por comprar al margen de la institución. El Gobierno de Merkel ha señalado al respecto que comprará la Sputnik V por su cuenta de ser aprobada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

El único partido político que aboga por una estrategia de estas características es Vox. Su portavoz en Sanidad, Juan Luis Steegman, ha defendido en múltiples ocasiones que España acuda al mercado para conseguir dosis de las vacunas ya aprobadas por la EMA, aunque ello suponga "endeudarse".

Solo Vox apoya que España vaya al mercado a comprar sus propias vacunas

Los países con mayor número de vacunados también se caracterizan por una estrategia que aboga por un acceso más universal a la vacuna. Es el caso de Israel y Emiratos Árabes Unidos. En este último caso, para vacunarse solo es necesario pedir una cita a través de una aplicación o por la página web del Ministerio de Sanidad.

Quienes abogan también por ofrecer la vacuna a un gran margen de personas (más allá de personas vulnerables o personal esencial, como España) son Reino Unido y Serbia, que también están entre los primeros países en ritmo de vacunación.

Cuba: cero vacunados

La otra cara de la moneda son aquellos países que no han puesto ni una sola vacuna a sus ciudadanos. No hay que olvidar que la inmunidad de rebaño, en un mundo globalizado como el nuestro, solo se alcanzará cuando haya un 70 por ciento de vacunados a lo largo y ancho del globo.

La mayor parte de países sin ninguna dosis administrada se concentran en el continente africano. Nigeria, la República Democrática del Congo, Chad, Mali y Madagascar, entre otros, no han puesto una sola dosis. En el continente asiático también hay ejemplos: Filipinas y Tailandia.

Cuba no ha puesto ninguna dosis a la espera de que se desarrolle alguna de las 4 vacunas impulsadas en el país

En Centroamérica tenemos países como Nicaragua y Honduras sin haber empezado la campaña de vacunación, de la misma forma que en el Caribe Cuba. El país no ha administrado una sola dosis a la espera de que finalicen los ensayos con las cuatro vacunas que ha fabricado. Dos de ellas entran en ensayo en fase 3 este mes.

Como apunte curioso, dos de las vacunas se llaman Soberana, mientras que las dos restantes se llaman Abdala, el nombre de un poema escrito por José Martí, y Mambisa, en referencia a las guerrillas cubanas para liberar el país contra los españoles.