La idea del Gobierno de implantar para 2024 un sistema de pago por uso en la red de carreteras del Estado recogida en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia ha causado el rechazo de diferentes partidos políticos y sectores que podrían verse afectados, pero también de la España rural.

Desde la plataforma Soria Ya tachan esta propuesta de "injusta" y creen que constituye un "agravante" para la ya de por sí difícil situación que viven provincias y municipios con poca densidad de población como Soria o Teruel. "Es un jarro de agua fría. Somos territorios con un déficit de infraestructuras enorme que llevamos décadas reclamando vías de alta capacidad y ahora que estamos empezando a tenerlas nos llega esta medida", señala en conversación con Vozpópuli Fernando Arévalo, uno de sus portavoces.

La medida del Ejecutivo también ha causado revuelo entre estas plataformas porque se plantea cuando el transporte público en estas zonas es, según denuncian, deficitario. "En la España vaciada tenemos déficit de otros medios de transporte. Soria dispone solamente de una línea convencional de ferrocarril que nos conecta con Madrid con penurias y con horarios muy limitados", apunta Arévalo.

"Pagaremos justos por pecadores"

Además de lo mencionado anteriormente, desde Soria Ya insisten en que si el afán del Gobierno con la implantación de los peajes es recaudar para mantener la red de carreteras, esto es injusto para la 'España vaciada'. "Pagaremos justos por pecadores cuando nosotros ni siquiera hemos podido disfrutar de estas autovías hasta ahora y cuando quedan muchas por llegar", añade el portavoz.

Estas, según defienden, no serán las únicas consecuencias: "Repercutirá en el turismo porque la gente viajará menos y estas son provincias que dependen mucho de él debido a la despoblación".

Precisamente, la idea del Gobierno se ha dado a conocer mientras desde Teruel Existe están estos días llamando a la movilización de los ciudadanos para reivindicar las carreteras A-68, A-40, A-25, además de la N-330, "autovías prometidas que llevan décadas olvidadas", tal y como señalan en un comunicado.

Otras críticas a la propuesta

El rechazo a la propuesta del Gobierno también ha llegado desde el Partido Popular y los gobiernos de comunidades autónomas como Galicia, Cataluña, Castilla y León, Andalucía y Murcia. En este sentido, el secretario general de los populares, Teodoro García Egea, ha anunciado una batería de iniciativas parlamentarias para evitar que el Ejecutivo saque adelante la citada medida.

Las críticas también se han producido desde el propio PSOE. La secretaria general de los socialistas andaluces, Susana Díaz, expresó este viernes su rechazo a la intención del Gobierno y alertó de que esos impuestos siempre recaen sobre los trabajadores.

"No estoy de acuerdo con estos impuestos que se cargan sobre los trabajadores y la gente. Peleamos para quitar ese peaje (Sevilla-Cádiz) y no comparto que se pongan otros, y creo que no es el momento", recalcó la dirigente del PSOE-A en una entrevista en televisión.

Según recoge el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, el pago de peajes en autovía formaría parte de la Ley de Movilidad y Financiación del Transporte, con la que el Gobierno pretende introducir en España los principios de "el que contamina paga" y "el que usa paga". La tasa que pretende cobrar el Ejecutivo se situaría en un céntimo por cada kilómetro para aquellos que circulen por las autovías y autopistas del Estado.