El porcentaje de gasto público que dedica España a educación es el quinto más bajo de la UE, con un 4,0% del PIB en 2019, una cifra sólo superior a la de Bulgaria (3,9%), Eslovaquia (4,2%), Italia (3,9%) y Rumanía (3,6%).

Así se desprende de datos de la Oficina Estadística de la Unión Europea (Eurostat). La serie histórica de todos los países de la UE comienza en 1995 y concluye en 2019. España ya ocupado siempre alguno de los últimos puestos del ranking, puesto que su lugar ha oscilado entre la 21ª y la 26ª plaza en esos 25 años.

En 2019, Suecia fue el país que más gasto público destinó a educación, con un 6,9% del PIB, por delante de Dinamarca (6,3%), Bélgica (6,2%) y Estonia (6,0%). España ocupó el 22º puesto de los 27 países de la Unión Europea, con un 4,0%. La media de la UE fue de un 4,7%.

Suecia, Dinamarca y Bélgica

Las tres primeras posiciones desde 2014 corresponden a Suecia, Dinamarca y Bélgica, por este orden, mientras que Rumanía no se ha movido de la última plaza.

España ha invertido entre un 4,0% y un 4,6% de su PIB a gasto público en educación desde 1995. El máximo se produjo en 2009, con un 4,6%, lo que sirvió para ser el 20º país de la UE en el ranking. Y el mínimo se repitió en 2001, 2002, 2003, 2005, 2006, 2007, 2017, 2018 y 2019.

Suecia ha liderado la clasificación durante más años (de 1997 a 2007 y de 2014 a 2019), ya sea en solitario o empatada con otros países. Por el contrario, Rumanía ha cerrado el ranking en 16 de los 25 años de la serie histórica.