Fuentes policiales consultadas por Vozpópuli indican que España ya ha devuelto 1.500 inmigrantes a Marruecos de los alrededor de 6.000 que desde lunes han saltado el perímetro fronterizo de Ceuta. El gesto se enmarca en la aplicación de un acuerdo firmado con Rabat en 1992. Se espera que en las próximas jornadas se pueda adoptar la misma decisión con el resto de personas que permanecen en la ciudad autónoma tras la entrada masiva de la valla.

La gravedad de la situación obligó al Ministerio del Interior a convocar una reunión de urgencia a la que han asistido el titular de la cartera, Fernando Grande-Marlaska, el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, el director general de la Policía, Francisco Pardo; la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, así como otros altos representantes del departamento.

El encuentro concluyó con la decisión de enviar 200 agentes más a Ceuta para reforzar el dispositivo: 50 del Instituto Armado que se desplegarán en los puntos críticos de la frontera y 150 de la Policía Nacional, que se reparten entre agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP), de la Científica y de la especialidad de Extranjería y Fronteras. La incorporación de éstos últimos corresponde con la intención de aplicar dicho convenio suscrito con Marruecos en 1992 que permite la devolución de los inmigrantes que superen el perímetro fronterizo.

Colapso en Ceuta

Tras la batería de entradas -otras fuentes indican a este diario que la cifra podría superar los 5.000 inmigrantes en una sola jornada-, España ya ha tramitado la expulsión de 300 personas, que se han entregado a las autoridades marroquíes. El episodio ha provocado el colapso de las instalaciones habitualmente habilitadas para atender y gestionar la situación de los inmigrantes que llegan a Ceuta.

La ministra de Asuntos Exteriores y Cooperación, Arancha González Laya, desmiente en una entrevista en Cadena Ser que la entrada masiva masivo sea el resultado de un "desencuentro" con Marruecos tras haber acogido en España al líder del Polisario, Brahim Ghali. "No puedo hablar por Marruecos. En todo caso, puedo decirle que nos han asegurado hace unas horas es que esto no es fruto del desencuentro".

Además, varias decenas de migrantes subsaharianos han saltado la valla fronteriza entre España y Marruecos en Melilla y han logrado acceder a la ciudad.

La titular de Exteriores insiste en que la prioridad pasa por "mantener los canales habituales con las autoridades marroquíes para entender cuál es el motivo" del episodio, para después "asegurar la seguridad de nuestras fronteras" y, tercero "devolver a sus lugares de origen a quienes hayan llegado de forma irregular de acuerdo a los protocolos". Una devolución que ya ha arrancado con los primeros 300 inmigrantes entregados a Marruecos.

También en Melilla

Además, a primera hora de este martes se ha conocido que varias decenas de migrantes subsaharianos han saltado la valla fronteriza entre España y Marruecos en Melilla y han logrado acceder a la ciudad esta madrugada en diferentes grupos.

Estas entradas irregulares se han producido desde las 4.30 horas de esta madrugada por la zona del Dique Sur, donde la Policía Local cortó el tráfico anoche "para facilitar el control" de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado tras la entrada masiva de inmigrantes que se produjo ayer en Ceuta.

Según han informado a Efe fuentes policiales, los inmigrantes han entrado en Melilla en varios grupos, el primero de ellos más numeroso, y una vez en la ciudad se han dirigido a la carrera hacia el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), escoltados por patrullas de la Guardia Civil y la Policía Local.

Los subsaharianos han recorrido el Paseo Marítimo celebrando su entrada a la ciudad con muestras de alegría y gritos de euforia.