Íñigo Errejón, fundador de Más País, está lidiando con movimientos internos en su propia formación para evitar quedar marginado. El actual portavoz parlamentario está estudiando su estrategia pero tiene el objetivo de revalidar como candidato a las próximas generales. Goza del respaldo de la Moncloa, que le aupó antes de la repetición electoral de 2019, pero la reciente apertura de Podemos a pactos electorales con Más País obliga al ex número dos de Pablo Iglesias a mirarse las espaldas. Y sus partidarios dejan claro que su opción es buscar la competición directa con Podemos, sin ningún acercamiento.

Fuentes conocedoras de los movimientos de Errejón lo tienen claro: “Más que enredar, Íñigo está pensando en cómo enredar", explican. En el partido turquesa admiten que Errejón estaba casi de salida en los últimos meses, pero la noche electoral del 4-M todo cambió. Más Madrid, liderado por Mónica García, logró el histórico sorpasso al PSOE, y el portavoz de Más País en el Congreso vio es en triunfo una ventana de oportunidad para su carrera política.

En Más Madrid reconocen que Errejón quiso influir en la campaña madrileña, pero García y el núcleo duro del partido, formado entre otros dirigentes por Rita Maestre y Tania Sánchez, decidieron de facto apartarle. Aunque estuviera en el equipo, no podía incidir demasiado. Y ese mismo sector ahora quiere limitar el poder orgánico de su líder para afianzar una nueva cúpula que gestione el proyecto emergente de manera muy diferente de lo que hizo Errejón en 2019.

Frentes internos

Aun así, Errejón cree que todavía puede aprovechar su posición. Considera que puede obtener visibilidad e intenta consolidarse para una segunda campaña electoral. La Moncloa de momento le ha asegurado espacio en medios nacionales. El estratega de Pedro Sánchez, Iván Redondo, quiere "sustituir" a Podemos por Más País como nuevo socio del PSOE. Aunque los morados creen que difícilmente el modelo de izquierda posideológica de Más País podrá robar el grueso de sus votantes.

En este punto crecen las dudas también en Más País. El sector de dirigentes como Maestre y García no quiere perder la propulsión madrileña y localista, mientras que Errejón se decanta por consolidar la sigla nacional. Además, son muy pocos los miembros del partido que creen que Errejón puede revalidar como candidato, ya que en 2019 sacó tan solo dos diputados.

La figura de Errejón conlleva “costes”, admiten algunos en Más País. Se refieren a su pasado de dirigente de Podemos. Recuerdan por ejemplo que Tania Sánchez dio un paso al lado y se ha entregado a construir el partido para promover perfiles y nombres nuevos. Ese “acierto” podría pesar a Errejón. Otros creen que su pasado dificulta lanzar una marca política nueva y regeneradora, que se quiere asimilar a la idea de "alternativa verde en España".

Errejón fuerza la lucha contra Podemos

Errejón, sin embargo, está convencido de que puede ser candidato por segunda vez. E intenta jugar sus cartas ayudando en las alianzas regionales. En Andalucía los de Más País insisten en sellar un acuerdo con Teresa Rodríguez para las autonómicas, que podrían adelantarse para finales de este año. Ese tipo de matrimonio chirría en algunos sectores del partido de Rodríguez, pero podría cuajar por conveniencia de ambos.

Otro terreno de juego para Errejón es Valencia y Cataluña. En ambos territorios el portavoz de Más País goza de contactos importantes. Aunque se desconoce si se ha activado personalmente para hablar con Ada Colau y hasta algunos represaliados de Podem. Con quien sí tiene una relación estable es el sector de Compromís liderado por Baldoví.

Esa alianza es estable, y fuentes conocedoras de esa relación remarcan que Errejón carece de estructura propia, pero sigue siendo el dirigente con mayor tirón mediático y fuerza en cuanto a liderazgo. De ahí que muchos prevén que, para evitar los ataques cruzados de algunos de sus afines e incluso de Podemos, Errejón lo apueste todo a una competición directa y en solitario. Y que intente forzar a que eso ocurra. "Aquí camino propio", resumen.

Más Madrid logra superar al PSOE y ser la segunda fuerza más votada

Oferta de acercamiento

En Podemos observan con atención la evolución de los equilibrios internos en Más País. Irene Montero asumió que no podía liderar el partido morado por su relación con Iglesias. Promovió entonces a Ione Belarra como secretaria general, con los fontaneros digitales de Podemos que trabajan con ahínco desde hace meses para incrementar su proyección pública. De ahí las conocidas polémicas con la ministra de Defensa Margarita Robles.

Belarra quiere, de la mano de Montero, crear una nueva cúpula más “feminizada” para dejar “atrás” la etapa de Iglesias. Eso por lo menos es lo que afirma a nivel oficial. Internamente, como desveló este diario, Podemos cree que incluso se pueden dar las condiciones para futuros pactos electorales con Más País. Las fuentes consultadas no obstante recalcan que la condición sine qua non es el alejamiento de Errejón.

La reunificación de ese espacio podría ser la gran novedad preelectoral de los próximos comicios, y fuentes de Podemos aseguran que Yolanda Díaz respalda ese tipo de fórmula. Aunque no todos apoyan esa lectura. Los sondeos señalan que Unidas Podemos pierde ligeramente puntos, pero también que Más País tarda en despegar, y será difícil que pueda “sustituir” al partido morado, tal y como esperan en Moncloa. De ahí que si ambos partidos renuevan sus cúpulas pueden reforzarse los pragmáticos que plantean superar los antiguos rencores. Y no se puede descartar que de ello nazca una envolvente contra Errejón, curiosamente fundador de Más País y Podemos.