Entrevista Exclusiva

Scilingo, represor argentino: “Militares españoles vinieron a enseñar a torturar a la ESMA”

Condenado a 1.084 años de cárcel por 'los vuelos de la muerte', cita el caso de un miembro de la armada española que dijo haber sido enviado personalmente por el rey "por su experiencia contra ETA" y dice que hubo más. Asegura que el Gobierno argentino tiene la lista de todos los desaparecidos y desvela que tenía una hermana montonera

Adolfo Francisco Scilingo (Bahía Blanca, 1946) fue condenado en 2007 a 1.084 años de cárcel por su implicación en dos vuelos de la muerte. Bajo la dictadura militar argentina (1976-1983), secuestraban a “subversivos”. Tras torturarles y drogarles, les subían en aviones y les tiraban aún con vida al mar. La Justicia española le condenó por 30 asesinatos por los que lleva 20 años en la cárcel donde dice que sustituyó a Mario Conde como ordenanza de un almacén por lo que cobra 279 euros al mes.

Vino a España en los noventa a contar los hechos en la televisión y ya no volvió nunca a su país. Ahora, más de dos décadas después, se vuelve a poner delante de una cámara y dice que se lo inventó todo. Interrumpe cada vez que se le pregunta por las descripciones que ofreció en el pasado. Aprovechando un permiso penitenciario acepta esta entrevista casi un año después de que Vozpópulidiese con el lugar en el que disfruta de sus salidas de la cárcel.

Llega una hora y media antes a la cita cargado con nueve carpetas repletas de documentos. Se exalta y grita cuando le preguntan por sus víctimas porque dice que no existen. Desvela por primera vez que sus superiores ordenaron perseguir a su hermana por ser montonera y que eso le llevó a querer ir a la ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada) para atacarles. Asegura que el Gobierno argentino tiene un listado completo de todos los desaparecidos por la Armada y nunca lo ha hecho público. También afirma que militares españoles participaron activamente en las torturas.

¿De qué se arrepiente más, de haber participado en el Proceso de Reorganización Nacional (la dictadura militar) o de venir a España en los noventa a contarlo y acabar preso?

El Proceso de Reorganización Nacional era un tema político, yo no era político, yo no participé en nada. Y, ¿si me arrepiento?, no porque yo vine con un objetivo, lo que ocurre es que luego hubo circunstancias que yo pensé en la seriedad de determinadas personas que no se dieron.

En 2007 fue condenado a 1.084 años de cárcel por 30 asesinatos, una detención ilegal y cómplice de otras 255 detenciones ilegales. Todos ellos delitos contra la Humanidad. ¿Por qué dice que es inocente?  

Estoy condenado por 30 asesinatos sin que yo sepa quiénes son los asesinados. El juez reconoce que no sabe quiénes son mis víctimas. La Justicia argentina estudió el auto de procesamiento mío y dijo que no hay casos concretos ni hechos concretos y que no hay ni fechas ni víctimas.

En la sentencia figuran los nombres de víctimas.

Pero a mi qué me importan los secuestrados por otros, estamos hablando de mi condena.

Mónica Jaúregui, Alicia Silvia Martín, Higinio Gómez Conrado, Ernesto Eduardo Bener...  ¿no le suenan?

No tengo ni idea.

Una hermana montonera

El primer vuelo fue la primera quincena de junio de 1977 y el segundo vuelo fue un sábado de agosto de 1977.

En la sentencia figuran nombres de víctimas, pero no dicen víctimas de Scilingo. Dicen víctimas en la época que yo estuve en la ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada, el mayor centro de tortura habilitado por los militares en Buenos Aires). La justicia argentina analizó 898 víctimas y condenó a los responsables, por eso la Justicia argentina nunca me encontró nada después de 14 años investigándome. ¡Jamás me dejaron participar, jamás, jamás! Porque yo escondía un hecho muy serio a nivel personal que lo tuve muy guardado. Se me preguntó a mi varias veces por qué tenía un problema con Emilio Eduardo Massera (almirante de la Armada y uno de los líderes junto a Videla del golpe militar). El problema personal con Massera es que ordenó a los grupos operativos de la Armada que buscaran a mi hermana, que era integrante de un grupo montonero (banda armada clandestina peronista). Y ese fue el motivo por el cual odio a Massera y fui el único militar que, en vivo y en directo, ¡en vivo y en directo!, mientras yo estaba en un canal de televisión le dije que era un cobarde porque no publicaba la lista de los desaparecidos. La tiene el Gobierno argentino.

¿Tiene pruebas de eso?   

Tengo un documento. ¿Podemos ver papeles?

Me costó asumir que mi hermana era montonera. Es como para un guardia civil asumir que tiene un hermano etarra

Claro.

Bueno, primero, yo fui (a la ESMA) para atacar a Massera y todo lo que yo pudiera hacer para hundir a Massera era poco. Yo disfrutaba cada vez que atacaba a Massera, a día de hoy odio a Massera (fallecido en 2010). Cuando en 1973 yo era teniente de fragata, dos oficiales me llamaron y me dijeron que mi hermana era montonera. Mi hermana pasó a la clandestinidad con un bulto en el pecho. Desapareció y llamaba de forma puntual a mi madre. Murió con una metástasis que le ocupaba todo el cuerpo. Para mi tener una hermana montonera era terrible, sin embargo yo me reencontré con mi hermana, estaba completamente deformada (se le quiebra la voz). Yo no sé si pudiera haber hecho más por mi hermana. Tal vez aconsejarle que se fuera a otro país y se podía haber tratado su cáncer. Como consecuencia de que mi hermana era montonera jamás de me dejaron participar en nada.

¿Por qué no dijo esto en su momento?

Porque me costó mucho trabajo asumir que mi hermana era montonera. Es como para un guardia civil asumir que tiene un hermano etarra. No lo pude asumir.

Scilingo, exmilitar argentino, en entrevista con Vozpópuli
Scilingo, exmilitar argentino, en entrevista con Vozpópuli Clara Rodríguez

En 1997, ante las cámaras de Televisión Española, dijo: “Yo participé en dos vuelos y soy responsable de 13 personas en el primero y 17 en el segundo”. ¿Por qué entonces sí reconocía los hechos y ahora no?

Porque estaba seguro de que la Justicia española iba a investigar los hechos. No investigó nada, lo único que hizo fue aceptar mi relato y no investigó nada. Yo pensé que iba a tener autorización para presentar la documentación sobre mi participación real en la ESMA. Pensé que iba a quedar en nada. Todos mis testigos de descargo se negaron a declarar y la Justicia española dijo que no tenía capacidad para obligarles a declarar.

En 1995 lo explicaba así en otra entrevista: “Se le llamaba un vuelo. Era normal. Aunque en este momento parezca una aberración. (...) Cuando recibí la orden fui al sótano…”

(Interrumpe) ¿Sabe una cosa? que los vuelos se investigaron y prácticamente no existieron porque los vuelos no existieron como tales.

¿A qué se refiere?

El procedimiento era totalmente distinto. Cuando en el año 1977 estaba yo en la ESMA detienen o secuestran a Gasparini (jefe de finanzas de Montoneros). Propone negociar a los del grupo operativo y como había tantos millones en juego porque Montoneros tenía una fortuna, terminan pactado con Massera. Yo sabía que algo estaba pasando por filtraciones que había y, efectivamente, en el año 78 a mi me cambian de destino y veo a la gente del Grupo Operativo en un ágape en la embajada argentina en París, era lo que se llamó el Centro Piloto París para crear un plan de Gobierno entre Montoneros y Massera. Eso implicó varias muertes de gente que lo supo y los asesinaron.

¿Quiere que le cuente también cómo maté a la gente de Paracuellos? Se lo inventó en dos minutos

¿Pero por qué dice que los vuelos no existieron? Usted fue muy gráfico en su momento. Dijo: “Cuando recibí la orden…”.

(Interrumpe de nuevo) Yo no podía decir nada veraz. ¿Sabe que esto que le estoy contando lo estoy haciendo en contra de las leyes argentinas?, ¿que yo tengo prohibido hablar de esto?, ¿que yo no puedo mostrarle documentación? (busca un documento entre sus carpetas).

“Cuando recibí la orden fui al sótano donde estaban los que iban a volar, allí se les informó de que iban a ser trasladados al sur y por ese motivo se les iba a poner una vacuna, se les aplicó una dosis para sedarlos, así se los adormecía”. Usted explicaba la mecánica de los vuelos de la muerte.

¿Qué quiere que le cuente también cómo maté a la gente de Paracuellos? Se lo inventó en dos minutos. ¿Quiere que hagamos un libro? Si eso es una tontería. (Se refiere a las matanzas de varios miles de personas por parte del bando republicano al inicio de la guerra civil española).

Scilingo, exmilitar argentino, en entrevista con Vozpópuli
Scilingo, exmilitar argentino, en entrevista con Vozpópuli Clara Rodríguez

¿Cómo era entonces?

El procedimiento era totalmente distinto. El problema era, primero, los reglamentos militares vigentes, se pusieron en ejecución a partir de la orden del decreto presidencial de febrero del 1975 en Tucumán. Esos reglamentos los escribieron los militares argentinos con el asesoramiento de los profesores franceses que empezaron a dar clase sobre guerra antisubversiva y tenían oficinas incluso en el edificio Libertador. Los mandó Francia. El procesamiento era por fusilamiento. Se anularon porque España había tenido serios problemas con el Vaticano como consecuencia de los últimos fusilamientos que creo que fueron en Burgos.

No fue exactamente así (se refiere al ‘Proceso de Burgos’, donde las condenas a muerte contra seis miembros de ETA no llegaron a ser ejecutadas).

Bueno, como consecuencia de eso España asesoró que no se fusilara. Entonces la orden dada por María Estela Martínez de Perón fue que no se fusilara y se adoptó el procedimiento de una inyección mortal. Venía el médico y un enfermero entraba a donde estaba el que iban a ejecutar, le aplicaba una inyección y quedaba el cadáver. Alrededor de 30 cadáveres los arrojan a Río de la Plata desde un DC-3 en varios vuelos, son recuperados por el Gobierno uruguayo y las autopsias confirman que han muerto por envenenamiento.

¿Usted establece la diferencia en que cuando los subían al avión ya estaban muertos?

Claro, pero le estoy hablando de dos años antes de que yo llegara a la ESMA. Esto era totalmente secreto. Luego hay un periodo en el que el Grupo Operativo entierra los cadáveres en cal viva en una cantera. No sé si los han recuperado o no. Y luego, a partir de ahí, la mayoría son cremados los miércoles en el cementerio de Chacarita.

Usted dijo también: “Daba la sensación de que era más humano no trasladar en los vuelos a las mujeres embarazadas hasta dar a luz. Los niños no se les daba a los familiares y llevarlos a familias biennacidas...”.

(No deja terminar la pregunta) El fiscal adjunto dice que se probó que el tema de los niños nunca existió como autorización de las Fuerzas Armadas, es más, todos los que secuestraron niños fueron condenados por las propias Fuerzas Armadas.

¿Cuál era el objetivo suyo de atribuirse la participación en los vuelos?

Porque yo no podía decir nada de lo que ahora le estoy contando. Es más, a día de hoy no puedo decir nada porque lo tengo prohibido.

Usted fue uno de los 900 oficiales que acudieron a la reunión del cine del Puerto Belgrano en marzo de 1976 (donde sentaron las bases del Proceso de Reorganización Nacional).

Esa reunión nunca existió. El único que fui yo.

Explíquese.

Cuando la Justicia argentina se puso a investigar, se dio cuenta de que no era cierto. ¿Cree que de los 900 de esa supuesta reunión nunca nadie hubiese hablado? ¿Que se puede decir que se van a producir los vuelos de la muerte y que no salga nada?

Scilingo, exmilitar argentino, en entrevista con Vozpópuli
Scilingo, exmilitar argentino, en entrevista con Vozpópuli Clara Rodríguez

La Escuela de Mecánica de la Armada

Llegó a la ESMA pocos antes de las navidades de 1976...

Eso lo dice usted.

Leo lo que dice la sentencia.

La sentencia española.

¿Cuándo llegó entonces?

(Busca un documento) Del mismo modo que le dije que teníamos que guardar secreto y confidencialidad, los traslados de los oficiales tienen carácter confidencial por lo que yo no podía decir una fecha veraz. La Armada argentina certifica el 7 de febrero de 1977 al 16 de marzo de 1978.

Siguen coincidiendo con el periodo de los vuelos por los que fue condenado.

Sí, pero hay un hecho muy importante que es el de Vázquez. Yo no estaba en la ESMA. (Se refiere a María Marta Vázquez Ocampo, una secuestrada que estaba embarazada).

¿Qué sabe de Cecilia Viñas, víctima española?

¿Por qué le dije el tema de los niños? Porque esa información yo la podía dar y gracias a que la dí se pudo detectar quién tenía el hijo de Cecilia Viñas. Estaba en la piscina de niños con mis hijos del Centro Naval y veo al capitán Vildoza, que había sido jefe del Grupo Operativo, con un niño pequeño. Empecé a investigar y me enteré que era el hijo de una secuestrada llamada Cecilia Viñas. Me presenté en la Justicia, se investigó y se detectó que efectivamente el chico estaba fuera del país con el padre adoptivo que nunca apareció, Vildoza sigue prófugo. El chico se presentó a las madres de la Plaza de Mayo y se confirmó que era hijo de Cecilia Viñas.

Soy el argentino más investigado de los últimos años

Explique qué era capucha (Donde eran alojados los secuestrados con la cabeza cubierta).

No tengo ni idea.

Resulta difícil de creer que no sepa qué pasaba en ‘capucha’.

Lo sé por los libros. ¿Sabe quién era yo en la ESMA?, un apestado, hermano de una montonera, ¡yo era un apestado y lo reflejo aquí y lo planteó y me quejo en el año 1977!

¿Usted lo que pedía era tener más participación de la que tuvo?

Por supuesto, quería participar, un algo quería hacer.

¿Incluyendo la inyección letal?

No, si yo no sabía cómo era la inyección letal, yo no sabía que no se fusilaban, pero todo eso era súper secreto. ¿Usted cree que si la información saliese del Grupo Operativo a los dos minutos no lo sabría todo el mundo?

Según la sentencia, usted subió diez veces a ‘capucha’.

¿Usted tiene un cierto resabio imperialista?

Ni por asomo.

¿Entonces por qué cree más en los jueces españoles y no en los argentinos? ¿Cuántos condenados por las torturas en el franquismo hay en España? Ninguno. ¿Se quiso investigar en Argentina? Sí. ¿Qué pasa? No, a los torturadores españoles no los toquemos. ¿Cuántos presos hay en Argentina por esto? ¡Cientos!, ¡Cientos!. Porque la Justicia argentina actuó. Soy el argentino más investigado de los últimos años ¿usted cree que no me hubiese pedido la extradición? El edificio de la ESMA tiene abajo comedores, la primer planta tiene las habitaciones el y Grupo Operativo trabajaba en el sótano, que ahí no entraba nadie.

Scilingo, exmilitar argentino, en entrevista con Vozpópuli
Scilingo, exmilitar argentino, en entrevista con Vozpópuli Clara Rodríguez

¿Usted estuvo en el sótano?

Jamás me dejaron entrar, pero es una queja mía. La única vez que se me ordenó subir al altillo (capucha) en mayo de 1977 para hacer un informe de la maquinaria del ascensor se colocó un biombo que impedía ver el resto de las instalaciones, hecho insólito que demuestra la falta de confianza que tiene en mí el Grupo Operativo.

Militares españoles en la ESMA

¿Sabe de alguien que participase en las torturas de ESMA y que no haya sido juzgado?

Puede ser que haya muchos que no perteneciesen a la Armada y que participaran, estamos hablando de personas de las fuerzas armadas y de seguridad de Argentina, no estamos hablando de extranjeros.  

¿Extranjeros?

Españoles en la ESMA, por supuesto. Viene un grupo de tres personas, uno era el jefe de operaciones del grupo operativo y dos personas más, una de ellas una muy locuaz que dijo llamarse ‘el gallego’.

¿Y en eso se basa para decir que había españoles en la ESMA?

No, él se presenta como español y dice (Scilingo lee uno de sus documentos) pertenecer a la Armada Española y enviado personal del Rey de España para colaborar en la lucha contra la subversión por su experiencia contra ETA. Cuando yo luego, pasado tiempo, empiezo a ver qué pasa con los españoles y dice, vinieron a enseñar cómo se... En los reglamentos figura los interrogatorios bajo acción compulsiva.

Basterra (fotógrafo de la ESMA) da nombres de oficiales españoles que participaron activamente

¿Qué es eso?

Figura tortura, directamente. Tortura grado que no sé qué es. Con fotocopia compulsada, los reglamentos los entregué en la sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional para que se evaluarán el 7 de enero de 2007 antes de la casación. Se extraviaron. Esos reglamentos le queman a todo el mundo. No sé si alguna vez escuchó hablar de Víctor Melchor Basterra.

Basterra es un fotógrafo que estuvo secuestrado en la ESMA y logró esconder numerosos negativos de víctimas y torturadores. Su archivo sirvió para identificar a muchos responsables y desaparecidos.

Yo no voy a reproducir aquí los nombres que él da, pero el da nombres de oficiales españoles que participaron activamente. Informaciones periodísticas dicen que Baltasar Garzón rechazó investigar militares españoles entrenados por la dictadura militar que tuvieron participación directa y luego algunos formaron parte del GAL. Usted podrá investigar del tema.

¿Cree que en ese periodo en Argentina estaba justificada la tortura?

Pero si estaba reglamentada. La explicación que dan los reglamentos es que hay 30 minutos para sacar la información, a los 30 minutos la información que puede tener un integrante de una célula deja de tener valor.

¿En esos 30 minutos estaba justificada la tortura?

De acuerdo a los reglamentos militares argentinos aprobados. El único país que la tenía reglamentada era Argentina e Israel. Y la experiencia que llevaron los españoles no sé dónde la habrán obtenido, no era un tema mío.

Cuesta creer que trabajando en la ESMA ni siquiera intuyera lo que estaba pasando.

¿Por qué no le exige al Gobierno argentino que dé a conocer el listado? Vaya y entrevístelo al señor presidente Macri, que dé a conocer el listado. ¿Sabe que a un jefe del Estado Mayor de la Armada le inventaron una causa porque quiso republicar lo que ya sabe el Gobierno Argentino?

¿Cuál es su nombre?

No, no me interesa, búsquelo. Cuando asume el presidente Alfonsín, todos los militares que tenían cargos políticos se fueron de la casa de Gobierno. Yo estaba todos los días con el presidente Alfonsín. Yo fui uno de los pocos que se quedó. Fue un almirante de civil a verlo al secretario general de la Presidencia el 11 de diciembre de 1983 y le llevó algo. El 22 o el 23 de diciembre me llama el secretario general de la Presidencia, Fausto López, y me dijo: ‘capitán, ¿qué pasa si publicamos esto?’. Era el informe con hojas encuadernadas con el listado de todos los desaparecidos. Como yo tenía confianza con Alfonsín, le dije a Fausto López, ¿qué van a hacer? Me dice: ‘estamos esperando los informes del Ejército y de la Fuerza Aérea’. Nunca los entregaron.

En el 1984 tuve una entrevista personal con el señor Alfonsín, le pregunté por los listados. Me dijo: ‘No hemos recibido todavía los listados, es que el Ejército no tiene unos listados bien claros y la Fuerza Aérea dice que prácticamente no participó. Si yo publico lo de la Armada, todo va a ir contra la Armada’.

¿Y ahí se quedó?

Lo tiene la Secretaría General de la Presidencia y no lo dan a conocer.

Últimas noticias



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba