Entrevista

José Luis Corcuera: "Hace falta tener estómago para pactar con Otegi y Rufián"

En una entrevista con 'Vozpópuli', el exministro del Interior recurre a una frase de Gandhi para criticar al Gobierno de Pedro Sánchez: "Más vale ser vencido diciendo la verdad que triunfar por la mentira"

El exministro del Interior socialista José Luis Corcuera.
El exministro del Interior socialista José Luis Corcuera. EFE

José Luis Corcuera (Pradoluengo, 1945) es el exministro del PSOE que más veces y más alto ha alzado la voz contra el Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Corcuera, al igual que Felipe González, Alfonso Guerra o José Luis Rodríguez Ibarra, ha cargado contra las alianzas de Sánchez con Podemos y los partidos separatistas. Y no va a dejar de hacerlo, ni él ni la vieja guardia, a pesar de que Sánchez califique estos comentarios de "desleales" y otros dirigentes del actual PSOE hablen de un "tiempo nuevo".

En una entrevista con Vozpópuli, Corcuera asegura que trabajará sin descanso para que la sociedad civil, "ahora silente por el impacto de la pandemia", se movilice pacíficamente contra este Ejecutivo. "Trataré de que antiguos compañeros míos y esa sociedad civil que está callada porque estamos en mitad de una pandemia alce en algún momento la voz", asegura.

El exministro asegura que el pacto con Bildu y ERC no es una "imposición de Iglesias", como se dice, sino una decisión del propio Sánchez. Y asegura que Alfredo Pérez Rubalcaba se quedó corto en la definición de Gobierno Frankenstein. "Esto es un engendro", dice.

Corcuera recuerda una frase que leyó recientemente de Mahatma Gandhi, y que en su opinión resume lo que representa su batalla contra esta coalición y lo que representa Sánchez: "Más vale ser vencido diciendo la verdad, que triunfar por la mentira". 

El conjunto de los españoles debemos estar seriamente preocupados porque haya gente como Otegi y como Rufián que nos den lecciones de democracia. Hace falta tener estómago para aguantar a semejantes personajes"

¿Cómo valora el acuerdo de Presupuestos con Bildu y ERC?

Es una auténtica desgracia. Que unos Presupuestos o cualquier otra cuestión política que afecte al conjunto de España cuente con el PSOE, con comunistas marxistas-leninistas, con peronistas, con nacionalistas de toda orbe, con independentistas y ya no digamos con Bildu o ERC -descendientes de los que intentaron dar un golpe de estado en 1934 y han intentado hacer lo mismo hace solo tres años-, qué quiere que le diga. Me parece un desacierto absoluto.

¿Por qué cree que Sánchez ha rechazado la mano tendida de Ciudadanos?

Porque el Gobierno lo preside Pedro Sánchez. Aunque hay pretendidos analistas que tratan de justificar estos pactos en que su socio Pablo Iglesias le lleva por caminos que él no quiere transitar, lo cierto y verdad es que esas cuestiones tienen que ver con lo que en mi opinión ha sido siempre Pedro Sánchez. Es un izquierdista, más que un socialista, como decía Alfredo Pérez Rubalcaba. Creo sinceramente que lo que fue el PSOE desde Suresnes y posteriormente desde el Congreso del 1979 donde se abandonaron las referencias al marxismo se ha ido transformando con el paso del tiempo en el partido de Pedro Sánchez. El conjunto de los españoles debemos estar seriamente preocupados porque haya gente como Otegi y como Rufián que nos den lecciones de democracia. Hace falta tener estómago para aguantar a semejantes personajes. Y lo peor de todo esto es que tienen infinidad de medios de comunicación a su disposición para loar las virtudes que en mi opinión no tienen ninguno de los dos.

Una coalición para apoyar los Presupuestos en la que están desde el partido de Pedro Sánchez, hasta el partido de Otegi y el partido de Rufián no puede traer a España nada bueno"

Estos días se ha recordado la figura de Rubalcaba.

Alfredo (Pérez Rubalcaba) hablaba de Gobierno Frankenstein, pero si hubiera vivido lo que está ocurriendo ahora aceptaría que se quedó corto. Ese Gobierno Frankenstein era con Unidas Podemos, pero si Alfredo Pérez Rubalcaba viera que además de Podemos se está negociando y acordando con Bildu, ERC y con todos aquellos independentistas que se precien aceptaría que se quedó corto en la definición. Es un engendro.

El PSOE dice que no ha pactado con Bildu.

La política actual está basada en eslóganes, en marketing político, en frases hechas: "Saldremos más fuertes". "Hemos vencido al virus". "Escudo social". Pero el 80% de los que tienen derecho a la renta mínima vital no la cobran. Hay gente que lleva meses sin cobrar los ERTE, pero el marketing político de La Moncloa dice que hay un escudo social. El Banco de Alimentos dice que hay un 50% más de compatriotas que necesitan recurrir a ellos para comer, o ir a Cáritas para poder subsistir. Pero nos sale este revolucionario de pacotilla que es Pablo Iglesias a decir que ahí están ellos para garantizar que las cosas que están ocurriendo no ocurran. Oiga, pero están ocurriendo y gobiernan ustedes. ¿O es que tienen la culpa otros?

Sintonizo con algunas de las ideas que transmite Cayetana Álvarez de Toledo de que la política no es una cuestión de frases"

¿Cree entonces que Pablo Iglesias ha sido irrelevante en los Presupuestos y que Sánchez simplemente ha decidido?

Cada vez que el vicepresidente del Gobierno sale a rentabilizar políticamente una medida social del Gobierno ya sean los ERTE, ya sea el ingreso mínimo vital, ya sea el escudo social, los hechos luego demuestran que ha estado mintiendo como un bellaco. Cuando se tardan meses en cobrar los ERTE, no se puede salir a la opinión publica a fardar y sacar pecho. Si se habla de escudo social, lo que no puede suceder es que el Banco de Alimentos tenga que hacer peticiones a los ciudadanos para que solidariamente entreguemos dinero y con ese dinero comprar productos que necesitan los españoles sin ingresos. No he visto todavía a Pablo Iglesias en una cola de gente que va a pedir porque no tiene para comer. Eso sí, cada vez que dice tres palabras habla de progresistas. ¡Joder con los progresistas!

No he visto todavía a Pablo Iglesias en una cola de gente que va a pedir porque no tiene para comer. Eso sí, cada vez que dice tres palabras habla de progresistas. ¡Joder con los progresistas!"

¿Usted cree que el Gobierno PSOE-Podemos no es progresista?

Creo que ha sido Felipe González quien ha dicho que esta coalición de gobierno con todos los extremistas habidos y por haber es imposible que haga un política progresista. Estoy totalmente de acuerdo. En España sobran los populismos que lo arreglan todo en una sucesión de palabras dichas muy deprisa. En el tema de la inmigración que hemos visto estos días en Canarias, por ejemplo, hay algunos que dicen ser progresistas y dan a entender que todo el que quiera llegar a España pues que venga. Aunque luego se muera de hambre, aunque luego no tenga casa donde vivir, aunque su futuro laboral no exista, aunque al final le podamos ver en una alfombra en la Gran Vía revendiendo artículos para poder substituir. El progresista es el que se preocupa de que los que vengan, que deben ser los que quepan, seamos capaces de atenderlos debidamente. ¿Es que ser progresista es que estas personas que llegan tengan que estar en las colas del hambre para subsistir? ¿Esto es ser progresista? Esto es ser un reaccionario de primera división.

¿Cree que el PP se ha equivocado y debería haberse sentado a negociar para evitar estos acuerdos?

No conozco el PP. Veo en ocasiones intervenciones de la que fue su portavoz Cayetana Álvarez de Toledo y sintonizo en buena parte, no en todo, con alguna de las ideas que transmite o con algunos de los peligros que trata de señalar para que los españoles se den cuenta de que la política no es una cuestión de frases. La política tiene mucho que ver con no mentir a los ciudadanos. La política tiene que ver con ser coherente con lo que uno dice un día y hace al día siguiente. La política con mayúsculas tienen mucho que ver con que aquello que se dice se haga en tiempo y en forma. La política no es echar la culpa a los demás de lo mal que uno lo puede estar haciendo. La política es la asunción de responsabilidades y a veces la asunción de responsabilidades lleva a que algunos tengan que presentar la dimisión. Yo he oído a un ministro de este Gobierno dar cinco versiones distintas en sede parlamentaria sobre la destitución de un cargo de la Guardia Civil. Y no ha pasado nada. 

Los mayores del PSOE no tienen la intención de gestionar nada. Deseo a esta generación que acierte, pero los hechos demuestran que por lo menos hasta la fecha no aciertan"

Sánchez calificó de "deslealtad" los comentarios de algunos barones críticos por el pacto con Bildu. Adriana Lastra o Carmen Calvo hablaron de que era un tiempo nuevo y les tocaba a ellos gestionar la responsabilidad de Gobierno. Felipe González dijo que a él no le callaban. ¿Qué responde usted?

He conocido hace muchos años déspotas que se decían ilustrados. Pero ahora se están generando muchos déspotas iletrados. Respecto a Adriana Lastra admiro su conciencia social, que según ella adquirió cuando tenía 16 años. Respeto lo que dice con respecto a que ahora es un tiempo nuevo y les corresponde a ellos gestionarlo. Y como los mayores no tienen, que yo sepa, la intención de gestionar nada, les deseo que acierten. Los hechos demuestran que por lo menos hasta la fecha no aciertan. La prueba son esos Presupuestos Generales del Estado apoyados por fuerzas políticas que no solo no creen en la Nación española, sino que tratan de combatirla y lo dicen públicamente. 

Sánchez pasó de ser desconocido a ser el líder del ‘no es no'. Ahora pide al PP que colabore con él sin negociar nada. Es un caso absolutamente inconcebible no solo en la política española, sino en la política mundial"

Tanto usted como Felipe González, Alfonso Guerra, Rodríguez Ibarra o Paco Vázquez se han significado públicamente en contra de la acción de este Gobierno. Pero más allá de las palabras no hemos visto nada más. ¿Cuál es su objetivo exactamente?

Yo he cumplido 75 años y hace unos días hablando con Alfonso Guerra le decía que a nuestra edad qué más da dos años más o dos años menos de vida. Creo que tenemos la obligación, la que tuvimos cuando Franco vivía, de hacer lo que creamos conveniente para que sean atendidas debidamente las necesidades de nuestros compatriotas. Yo dejé el PSOE cuando Pedro Sánchez salió secretario general, y lo hice porque lo conozco. Él (Sánchez) pasó de ser un desconocido a ser el líder del "no es no, qué parte del no usted no entiende". Ahora, a los mismos que les decía eso, les pide que colaboren con él sin pactar, ni negociar nada. Es un caso absolutamente inconcebible no solo en la política española, sino en la política mundial.

Y además de criticar a Sánchez, ¿tienen algún proyecto?

Haré todo lo que esté en mi mano para movilizar a la sociedad civil española. Trataré de que antiguos compañeros míos y esa sociedad civil que está callada porque estamos en mitad de una pandemia alce en algún momento la voz para decir alto y claro: primero, que no estamos de acuerdo; y segundo, ustedes no son progresistas y se agarran a sus cargos por encima de cualquier otra circunstancia, y empezarán a cumplir con su función cuando no falten a la verdad. Si hay un partido xenófobo y separatista, no nos va a dar lecciones de democracia bajo ningún concepto. Ni de democracia, ni de progresismo. Y ese día, cuando esa sociedad absolutamente mayoritaria en España ponga de manifiesto pacíficamente ese sentimiento empezarán a cambiar las cosas. No sé si lo conseguiremos, pero le aseguro que yo haré todo en lo que esté en mi mano para que esa voz ahora silente se oiga. Y que ese silencio se convierta en un clamor ensordecedor.

Haré todo lo que esté en mi mano para movilizar a la sociedad civil. Y que su clamor en contra de estos acuerdos, que es mayoritario pero que ahora no se escucha por el miedo a la pandemia, resulte ensordecedor"

¿Y dentro del PSOE? Sánchez goza de un respaldo abrumador en el seno del partido. ¿Cree de verdad que las cosas pueden cambiar?

Soy de los que opina que llegará un momento en que la sociedad española se dé cuenta de que lo que estoy diciendo es verdad. Más allá de que tanto pitufo mediático esté no ajustando su información a la verdad, la sociedad se dará cuenta de que una coalición para apoyar los Presupuestos, que es la ley más importante, en la que están desde el partido de Pedro Sánchez hasta el partido de Otegi y el partido de Rufián no puede traer a España nada bueno. No lo digo yo, es que hubo muchos, en este caso mayores que nosotros, que lo dijeron en 1938, en plena guerra civil. Lo decía Juan Negrín, lo decía Julián Zugazagoitia. Se ha dicho con mucha antelación. No es posible que se hable de España con aquellos que quieren romperla. No es posible. Lo dijeron socialistas históricos, ya fallecidos hace muchos años. Muchos de los socialistas de hoy no conocen esos nombres. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba