Caso Rato

Una empresa de Rato disparó su negocio con Santander mientras este asesoró al banco

La empresa publicitaria Cor Comunicación, propiedad de Rodrigo Rato, aumentó un 300 por ciento su facturación con Banco Santander mientras el ex ministro fue asesor de la entidad. Hacienda apunta a que se trataba de un "negocio simulado" para ocultar el verdadero negocio "que no es otro" que la participación de Rato en el consejo asesor del banco.

Rodrigo Rato, ex vicepresidente del Gobierno.
Rodrigo Rato, ex vicepresidente del Gobierno. EFE

El informe de la Oficina Antifraude (ONIF) de la Agencia Tributaria remitido al juez del caso Rato es demoledor. El ex vicepresidente del Gobierno defraudó 6,8 millones de euros a Hacienda entre los años 2004 y 2015 utilizando para ello métodos variopintos con un único fin "el defraudatorio".

En el documento de 644 folios, conocido por Vozpópuli, los expertos de la ONIF explican la mecánica utilizada por el ex dirigente del PP a través de varias empresas pantalla creadas eludir sus obligaciones fiscales con la Agencia Tributaria. Entre dicho listado de sociedades, se encuentra la empresa de publicidad Cor Comunicación S.L, constituida por el propio Rodrigo Rato y sus hermanos Ramón -ya fallecido- y María Ángeles.

Hacienda sostiene que Cor Comunicación ha tenido como cliente al Banco Santander desde el año 2004 hasta 2014. En dicho espacio temporal, el ex ministro trabajó para la entidad. Entre los años 2008 y 2010 -tras su salida del Fondo Monetario Internacional (FMI)- Rato fue asesor del Santander percibiendo 157.687, 199.371 y 42.941 euros que fueron declarados en su IRPF como rendimientos de actividades económicas.

Rato dejó de colaborar en 2010 con este banco, coincidiendo con su llegada a la presidencia de Caja Madrid, si bien su sociedad publicitaria siguió facturando con la entidad que preside Ana Patricia Botín e ingresó una media de 108.000 euros entre 2008 y 2012. Un año después, cuando ya no era presidente de Bankia, el ex ministro de Aznar volvió a prestar asesoramiento al Santander como miembro del consejo asesor para Europa y Latinoamérica. Esa circunstancia coincidió con que la entidad firmó nuevos servicios con la mercantil Cor Comunicación, propiedad de la familia Rato Figaredo.

Un 300 % de negocio

La ONIF recalca que entonces, a diferencia de los sucedido en el 2008, en aquel momento la facturación de dicha sociedad con Banco Santander "sí se vio alterada". Se firmó un nuevo contrato entre ambas partes por servicios de diseño, creación, maquetación, banners publicitarios, producción de cuñas publicitarias y estudios de posicionamiento en medios convencionales. Por estos nuevos servicios se pagó a la mercantil 177.000, 132.000 y 132.000 euros en los ejercicios 2013, 2014 y 2015, respectivamente. Se aumentó así la facturación de Cor Comunicación con la entidad de los Botín en un 300 por ciento a partir de 2013, según desvela la Agencia Tributaria.

Hasta aquí no habría nada raro sino fuera porque los peritos de Hacienda sostienen que -en la documentación incautada en los registros llevados a cabo con la detención del ex presidente de Bankia- se refleja que la empresa de publicidad de Rodrigo Rato no contaba con una estructura propia que le permitiera diseñar los servicios que prestaba y que, por tanto, acababan siendo subcontratados por otras empresas. Los pagos a las subcontratas fueron en todo momento lineales mientras la facturación de Cor Comunicación con Santander se disparó.

"En la documentación incautada no se han encontrado productos publicitarios -banners, viñetas, dibujos- ni estudios de mercado u otros documentos que se correspondan con los servicios supuestamente prestados al Banco Santander", concluyen los investigadores que apuntan a que se trataba de un "negocio simulado" y unos "servicios inexistentes" para ocultar el verdadero negocio "que no es otro" que la participación de Rato en el Consejo Asesor de la entidad.

La ONIF entiende que se trata de un "negocio simulado" con Banco Santander y unos "servicios inexistentes" para ocultar el verdadero negocio: los pagos a Rato como asesor de la entidad

Asimismo, la ONIF pone en relieve que en el contrato celebrado entre Cor Comunicación y el Banco Santander, donde se establece el pago anual de 200.000 euros, "no se establece de forma concreta qué servicios se deben prestar, sino que se hace de forma genérica, quedando sujetos a una gran arbitrariedad por parte del prestador en cuanto a la cuantía y determinación". No obstante, la entidad no está siendo investigada por estos hechos. 

El exvicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato, ha asegurado que demostrará que "en todo momento" ha actuado conforme a las leyes tributarias y, por ello, ahora contestará "puntualmente" a las acusaciones de Hacienda. Rato niega estas acusaciones y se muestra convencido de que podrá demostrar que en todo momento ha actuado conforme a las leyes tributarias, al tiempo que destaca que han tenido que pasar 19 meses desde el registro de su domicilio y su detención para que la ONIF haya remitido al juzgado su informe definitivo. El exvicepresidente del Gobierno llevaba meses esperando este documento y desde hace más de un año requirió al juez que instara a la ONIF a concretar sus acusaciones para poder defenderse.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba