Tras unos días de dudas ante el aluvión de peticiones de renuncia de miembros designados para las mesas electorales del 14-F, el Govern ha asegurado este martes que la jornada se desarrollará con "normalidad", ha garantizado que votar será "seguro" y ha dado por hecho que habrá resultados esa noche.

Fue de hecho un alto cargo del Govern, el director general de participación ciudadana y procesos electorales, Ismael Peña-López, quien advirtió el pasado domingo de la posibilidad de no publicar los resultados provisionales la noche del 14-F si no se llega a constituir un número considerable de mesas electorales.

Ese escenario, sin embargo, ha sido descartado este martes por la consellera de la Presidencia, Meritxell Budó, que ha señalado que la propia dirección general de procesos electorales estima ahora que el 99 % de las mesas electorales ya están "garantizadas", con miembros suficientes para poder ser constituidas la mañana del 14 de febrero.

Por ello, "no tenemos motivos para pensar que el 14F por la noche no se podrán proclamar los resultados electorales", ha remarcado la portavoz del Govern, que trabaja "con el escenario de que todas las mesas se podrán constituir".

Mensaje de tranquilidad

También ha querido lanzar un "mensaje de tranquilidad" a la ciudadanía, después de que un total de 25.540 miembros de las mesas hayan presentado alegaciones para ser eximidos de esta obligación, lo que supone más del 30% de las personas elegidas por sorteo.

Budó ha considerado "lógico que haya miedo o recelos" en plena pandemia, pero ve "garantizada" la salud tanto de los votantes como de las personas movilizadas en los colegios electorales, con las medidas sanitarias adoptadas para el 14-F.

"Ir a votar será seguro, los colegios electorales serán lugares seguros", ha afirmado Budó, que ha pedido que "nadie se quede en casa por miedo a ir a votar".

'Ranking' de la ANC

A cinco días de las elecciones, el pulso entre las fuerzas independentistas se ha visto sacudido por el posicionamiento de la ANC, que hasta ahora no se había decantado por ninguna candidatura y que, tras analizar los programas de cada lista, ha suspendido a ERC y PDeCAT, ha aprobado a la CUP y ha otorgado un 7 sobre 10 a JxCat.

La candidata de JxCat a la presidencia de la Generalitat, Laura Borràs, ha afirmado que, en caso de victoria, invitará al Govern a los demás partidos independentistas, aunque ha apuntado que un ejecutivo es "mejor en solitario que desunido".

El candidato de ERC, Pere Aragonès, que este lunes también dijo estar preparado para gobernar en solitario, ha afirmado que el presidenciable del PSC, Salvador Illa, "tiene el apoyo de todos los partidos del 155 y aún no ha negado" que pueda aceptar los votos de Vox".

A su vez, Illa ha asegurado que la estabilidad de un eventual Govern pilotado por los socialistas "no descansará sobre Vox", formación con la que no tiene "nada que hablar" y de la que lamenta que se le esté dando "una notoriedad que no merecen".

El candidato de Ciudadanos a la Generalitat, Carlos Carrizosa, ha afirmado que los dirigentes del PSC, a diferencia de sus votantes, son nacionalistas, y que el tripartito con ERC y los comunes "está absolutamente hecho".

Arropado por el líder del PP, Pablo Casado, el número uno del PPC en las elecciones del 14-F, Alejandro Fernández, ha opinado que el independentismo y Vox son "dos caras de la misma moneda".

Buscando el cuerpo a cuerpo con Borràs, el número tres del PDeCAT por Barcelona, Marc Castells, ha afirmado que "cualquier persona que quiera ser presidenta de la Generalitat no puede frivolizar con los Mossos d'Esquadra".

Con su candidata Jéssica Albiach concentrada en prepararse para el debate electoral de este martes por la noche en TV3, los comunes han propuesto aumentar hasta el 15 % el parque público de vivienda social de todos los municipios catalanes de cara a 2030.

La CUP ha propuesto crear un organismo "antirracista" con capacidad de "fiscalización" que actúe en todos los ámbitos de la administración catalana e investigue a la Dirección General de Infancia y Adolescencia (DGAIA).

Acusaciones a Vox

Por otra parte, la consellera Budó ha acusado a Vox de montar durante esta campaña "provocaciones" que ponen en riesgo "no solo su propia seguridad sino también la de los manifestantes y la de los cuerpos de seguridad" que vigilan sus actos.

Desde Figueres (Girona), en cambio, el líder de Vox, Santiago Abascal, ha acusado a la Generalitat de haber instigado los incidentes contra su formación ocurridos en esta campaña.