Se trata de un plan heredado de los tiempos del ébola y de la gripe A. El Ejército del Aire ensaya de forma periódica la evacuación de pacientes afectados por enfermedades con alto nivel de contagio a bordo de sus helicópteros Súper Puma. Con la crisis del coronavirus en remisión, el cuerpo militar mantiene sus ejercicios activos para estar preparados en caso de que se desaten futuras crisis sanitarias. Los expertos alertan de que España puede sufrir una nueva oleada en otoño, mientras que en China han surgido brotes que han obligado a adoptar nuevas medidas de aislamiento.

Fuentes del Ejército del Aire consultadas por Vozpópuli detallan que dos Súper Puma del 803 Escuadrón del Ala 48 con base en Cuatro Vientos (Madrid) están adaptados para el traslado de pacientes infecciosos. Las aeronaves cuentan con medidas específicas de protección y los militares siguen un estricto protocolo para evitar la propagación de la enfermedad.

El Ejército del Aire ha ensayado en fechas recientes este plan de evacuación. En concreto, los pilotos han trasladado sus helicópteros hasta la base de Torrejón de Ardoz, donde se encuentran los sanitarios de la Unidad Médica de Aeroevacuación (UMAER), y han certificado el nivel de actuación de acuerdo al protocolo establecido. El objetivo de estos ensayos es no perder las capacidades adquiridas en caso de que surjan nuevas emergencias sanitarias en España.

El plan del ébola

No ha hecho falta diseñar una nueva estrategia, aunque sí que se han revisado los viejos procedimientos. Los helicópteros del Ala 48 ya contaban con un plan de contingencia elaborado tras la crisis de la gripe A y que afinaron tras la irrupción del virus del ébola, que azotó a varios países del golfo de Guinea entre 2014 y 2016.

Recordemos que las Fuerzas Armadas, a través del Ejército del Aire, repatrió a dos misioneros españoles desde Liberia y Sierra Leona. Ninguno de ellos sobrevivió a la enfermedad. Teresa Romero, enfermera que trató a uno de ellos, también contrajo la enfermedad, convirtiéndose en la primera paciente que se contagiaba fuera de África. El temor a la propagación obligó a las Fuerzas Armadas a desempolvar el plan de aeroevacuación bajo estrictas medidas de protección.

Temor a nuevos brotes

Los expertos sanitarios alertan de que la actual pandemia del coronavirus, a pesar de finalizar el estado de alarma, no está bajo absoluto control. Y que en meses venideros se pueden producir nuevos brotes con graves consecuencias para la salud pública. Margarita Robles afirmó que la situación podría repetirse en otoño y, por eso, el Ministerio de Defensa ha diseñado un plan para despliegue en menos de 48 horas.

Con todos, los dos helicópteros Súper Puma del Ala 48 no son los únicos medios de aeroevacuación que ha dispuesto el Ejército del Aire durante la actual crisis sanitaria. El Ministerio de Defensa adquirió un vehículo-grúa para meter a pacientes afectados por coronavirus en los aviones del Grupo 45 -entre otros, el Falcon que traslada a Pedro Sánchez-. También se adaptaron las capacidades del A400M, el avión de transporte más grande de las Fuerzas Armadas, para el traslado de enfermos.