La educación irrumpe en la campaña electoral madrileña. El candidato de Unidas Podemos a la Presidencia de la Comunidad de MadridPablo Iglesias, arrancó la semana garantizando que, si logra gobernar, formará a los profesores en educación "afectivo-sexual", contra las violencias machistas y en diversidad sexual.

El hasta ahora vicepresidente segundo del Gobierno dice que blindará por ley la imposibilidad de objeción parental respecto de estos contenidos, a los que se atribuirá el mismo nivel de protección que cualquier asignatura troncal, como "matemáticas o lengua española". Una clara respuesta al llamado 'pin parental', la medida educativa estrella de Vox. También se ha comprometido a acabar con los conciertos educativos con centros que segregan por sexo.

Los sindicatos de profesores, manifiestamente posicionados en contra del 'pin parental' de Vox, cuestionan también algunas de las ideas planteadas por Iglesias. Sobre todo la de tratar de igualar las matemáticas a la educación sexual, un tipo de enseñanza que ya se imparte de forma transversal.

No corresponde poner al mismo nivel de asignatura troncales como Lengua y Matemáticas un tema transversal

ANPE-Madrid entiende que "no corresponde poner al mismo nivel de asignatura troncales como Lengua y Matemáticas un tema transversal que debería tener un tratamiento similar a otros de su misma índole". "Consideramos que los asuntos relacionados con la educación no se deberían tratar a la ligera, mediante declaraciones que anuncian medidas efectistas, y no es un contexto preelectoral el más adecuado para hacerlo", señala a Vozpópuli Andrés Cebrián del Arco.

Y añade que ANPE ha manifestado reiteradamente que todos los aspectos profesionales de la educación deben ser analizados y valorados con los representantes del profesorado y con la ponderación que corresponde a su relevancia.

"Rechazamos, por tanto, una vez más, el uso electoralista de temas fundamentales como la educación y la salud, que deben permanecer al margen de los vaivenes de la confrontación política y estar dotados de la estabilidad acorde a su cometido de servicios públicos", zanjan.

Maribel Loranca, responsable de la sección de Educación de UGT, asegura que, desde 1920, la apuesta educativa de la UGT por la coeducación ha sido inequívoca. "En esa apuesta, entra la educación afectivo-sexual que debe incardinarse en la educación para la salud, la educación para la igualdad y la formación integral para nuestro alumnado. Nunca hemos considerado la necesidad de una asignatura específica porque consideramos que esta formación debe impregnar el currículum de manera transversal", apunta.

Una medida que ya existe

El presidente de CSIF EducaciónMario Gutiérrez, reconoce que les ha "sorprendido" el anuncio de Iglesias porque la formación en materia afectivo-sexual ya está contemplada en la ley de educación. "Se propone como novedad en la Comunidad de Madrid algo que ya está incluido en una ley orgánica a nivel nacional", recuerda.

"Llama la atención que se haga este anuncio cuando hay problemas reales como el fracaso escolar y no se dota a los centros de medios suficientes para poder combatirlo", apostilla. Y avisa: "Hay que tener en cuenta que solo hay 30 horas lectivas a la semana para enseñar Lengua, Matemáticas y el resto de asignaturas troncales... Siempre surgen novedades en campaña".

Por otro lado, considera que la ley contra la objeción de los padres propuesta por el líder de Unidas Podemos es innecesaria.

"Los proyectos educativos de los colegios contemplan actividades curriculares y extracurriculares que son aprobadas en los consejos escolares. No se trata de ninguna barbaridad y no entendemos que puedan ser objetadas. Si así fuera, si los padres quisieran que sus hijos no recibiesen formación en determinados contenidos, ya pueden acudir a la inspección o a los tribunales, pero no es necesaria ninguna nueva ley", explica.

"Medidas como esta o la del pin parental suponen matar bombas a cañonazos. Los profesores no imponen a los alumnos barbaridades de ningún tipo como para tener que introducir estos mecanismos", insiste.

El 'pin parental' de Vox

Desde el área de Enseñanza de CCOO, Paco García coincide en que "no hay razón para que pueda haber objeción parental porque los valores que se inculcan en los centros educativos están contemplados en la Constitución". Aunque dice que no sabe si hace falta una nueva ley o no como propone Iglesias.

"La educación afectivo-sexual está transversalizada y se puede impartir en todas las asignaturas. Estamos hablando de temas como la libertad, la igualdad... Temas recogidos en el ordenamiento jurídico que no deben vetarse por parte de los padres", insiste García.

ANPE-Madrid y la sección de Educación de UGT también desaprueban el pin parental de Vox. "En primer lugar, porque consideramos que no es necesaria en la Comunidad de Madrid, debido a que no se ha presentado este asunto como problema. Por otra parte, consideramos que atentaría contra la libertad de cátedra de los docentes y la Ley de Autoridad del Profesor", opina Andrés Cebrián.

Maribel Loranca, de UGT, cree que esta iniciativa "atenta contra el derecho a la educación integral del alumnado, a la autonomía de los centros, a la libertad de cátedra y supone de facto, promover lo que dice combatir: el adoctrinamiento del alumnado".

Invertir en reforzar las plantillas docentes, rebajar las ratios y mejorar las condiciones laborales de los docentes, rebajando la carga lectiva, son otros de los compromisos anunciados por Iglesias. Todos los sindicatos están de acuerdo.

La educación, en campaña

Las declaraciones de Iglesias llegan justo después de que la candidata de Más Madrid, Mónica García, pidiese un compromiso por escrito del resto de las formaciones para frenar la potestad de los padres para censurar actividades educativas de sus hijos: el pin parental de Vox.

Ciudadanos ha descartado firmar nada. "Nuestros principios se han demostrado durante dos años”, ha dicho el número tres de la formación, César Zafra. "Hemos dicho no y hemos puesto pie en pared a medidas extremas de Vox porque sabemos que no funcionan y no son necesarias para la Comunidad", ha zanjado.

Fuentes del PP de la Comunidad de Madrid declaran que el 'pin parental' es "una polémica innecesaria". "En la Consejería de Educación y Juventud no se han registrado de manera oficial quejas sobre posible adoctrinamiento en las aulas de los centros educativos madrileños. Además, creemos que se trata de una medida que se entromete en la labor y la autoridad del profesor, así como con la autonomía de los centros educativos", insisten a Vozpópuli.

Fuentes del PP dicen que el 'pin parental' es "una polémica innecesaria" y que la formación afectivo-sexual ya está recogida

Por ello, añaden, desde este curso escolar, los centros sostenidos con fondos públicos deberán anunciar, antes de iniciar el proceso de escolarización, tanto el proyecto educativo como las temáticas extracurriculares que contengan los principales talleres y charlas. "De esta manera, los padres pueden conocer esta información y tomar una decisión sobre la elección del centro que consideran más adecuado", dicen.

Sobre la formación en educación afectivo-sexual planteada por Iglesias, las mismas fuentes aseguran que "ya viene recogida en los decretos que desarrollan el currículo de Primaria, ESO y Bachillerato". "Se trata, de un elemento transversal presente en muchas asignaturas: Ciencias Naturales, Ciencias Sociales, Biología, Valores Éticos, etc", apuntan.

Desde la Consejería de Educación, comentan los 'populares, "planificamos actuaciones de forma coordinada con otras Consejerías, por ejemplo, con Sanidad y Políticas Sociales, en materia de salud reproductiva y enfermedades de transmisión sexual y de promocionar la convivencia y el respeto entre todos los alumnos".

"El Gobierno regional no cree en las imposiciones de ningún tipo y creemos firmemente en que son las familias los que deben poder decidir la educación que reciban sus hijos", sentencian.