Desafío soberanista

El discurso del Rey, Enfocats, el Libro Blanco... los ‘olvidados’ de la sentencia del 'procés'

El Tribunal Supremo obvia algunos documentos que, según la Guardia Civil, sirvieron de "hoja de ruta" para el plan de los acusados de alcanzar la independencia 

Discurso del rey Felipe VI tras el 1-O.
Discurso del rey Felipe VI tras el 1-O. Europa Press

Ocuparon ríos de tinta, generaron debates, protagonizaron informes policiales durante aquellos meses de otoño de 2017 y en la posterior investigación del procés. Sin embargo, a lo largo de los casi 500 folios de la histórica sentencia del Tribunal Supremo no merecen ni un comentario de los jueces o pasan de puntillas sobre ellos. Es el caso del discurso del rey Felipe VI tras el 1-O que soliviantó al independentismo y reconfortó al constitucionalismo. También el documento 'Enfocats' o el Libro Blanco, presentados como una piedra filosofal del plan secesionista y ahora ausentes de la resolución definitiva del alto tribunal.

El jefe del Estado compareció pasadas las 21 horas del 3 de octubre. En la retina estaban muy recientes las imágenes de las cargas policiales durante el referéndum que habían dado la vuelta al mundo. Felipe VI justificó su intervención por la "situación de extrema gravedad" creada en Cataluña por la Generalitat, que quiere "quebrar la unidad de España y la soberanía nacional". Nada de esto aparece en la sentencia, que niega que el plan de los condenados fuese el de atacar el orden constitucional, sino presionar al Gobierno.

Eso a pesar de que la resolución contiene un exhaustivo relato de hechos donde incluye la aprobación de la ley de transitoriedad y la del referéndum, la violencia contra las resoluciones, los hechos del 20 de septiembre, las reuniones de los Mossos con la Generalitat o lo ocurrido el 1-O. Parte de esos planes venían recogidos en la agenda 'Moleskine' incautada por la Guardia Civil a quien fuera número dos de Oriol Junqueras en la Conselleria de Economía de la Generalitat, Josep Maria Jové Lladó

La agenda 'Moleskine'

Los investigadores de la Guardia Civil consideraron que Jové fue el arquitecto del procés y su agenda algo así como una guía del desafío soberanista. Fue incautada en el domicilio del político durante la operación del 20 de septiembre de 2017. En ella se anotaron las reuniones en la que los líderes independentistas urdieron el plan rupturista, según los informes policiales

Esta agenda aparece apenas cinco veces en toda la sentencia para relatar varias reuniones en las que participaron algunos de los condenados. Sin embargo, las alusiones se centran más en explicar la versión de los aludidos en las anotaciones y cómo durante el juicio dijeron no recordar el contenido de esas citas, matizaron que tenían un sentido distinto o las justificaron en las labores propias de su cargo.     

En casa de Jové, los agentes del Instituto Armado también encontraron el llamado documento 'Enfocats. Reenfocat el procés d'independencia per a un resultat exitós'. Este documento, según la Guardia Civil, establecía dos comités, uno estratégico y otro ejecutivo. El comité estratégico definía los grandes objetivos y una misión esencial: la independencia de Cataluña. 

'Enfocats'

En el organigrama incluía al jefe de los Mossos d’ Esquadra, José Luis Trapero, junto al presidente y vicepresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont y Oriol Junqueras. También a los líderes de los movimientos independentistas, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. Los investigadores llegaron a describir este documento como “la hoja de ruta hacia la independencia”. Sin embargo, en la sentencia del tribunal que preside Manuel Marchena no figura ni una sola alusión a lo largo de sus 493 páginas.

En su auto de procesamiento por rebelión, el juez instructor Pablo Llarena tan solo hizo una alusión a este documento. Lo saldaba en un pie de página. Destacaba el juez que en la agenda 'Moleskine' y en 'Enfocats' “se contempló la introducción de los movimientos ciudadanos como instrumento para forzar al Estado a asumir la independencia y la necesidad de coordinar esos movimientos con la actuación de los Mossos d’Esquadra”. El Tribunal Supremo no lo entiende así. Durante el juicio se les preguntó a acusados y testigos por el documento. Todos contestaron desconocer su existencia.

El libro blanco

Lo mismo sucede con el llamado Libro Blanco. Se consideró algo así como la piedra filosofal del procés, pero al que solo se alude una vez en toda la sentencia del Tribunal Supremo. Tiene su origen en 2013 cuando la Generalitat había creado el “Consejo Asesor para la Transición Nacional” y entre sus funciones estaba la de analizar opciones jurídicas, esbozar estructuras de Estado o internacionalizar su proyecto, según dijo Llarena en virtud de los informes de la Guardia Civil.

Los trabajos de este organismo se materializaron en 18 informes que se agruparon en el llamado “Libro Blanco de la Transición Nacional de Cataluña”. A diferencia de Enfocats, el Libro Blanco pasó desapercibido a lo largo de las 52 sesiones del juicio del procés. Eran unas mil páginas que, según dijo Sànchez en el juicio, nadie se había terminado de leer. Por su parte el exconsejero Turull lo reivindicó como un documento académico creado para desmentir “muchos tópicos que había en Cataluña”.

La única vez que el Tribunal Supremo hace referencia a ello es para explicar las razones por las que la Sala de Recursos del Supremo rechazó una recusación contra Llarena. Las defensas argumentaban que el magistrado había usado la primera persona en una frase en la que describía "la estrategia secesionista que se recogía en el Libro Blanco".

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba