Con un aforo máximo del 50%, mascarilla obligatoria, actuación en directo, música de guateque y pasodobles, y con el acceso permitido solo a aquellas personas que hayan recibido la pauta completa de la vacunación, la Asociación Cultural de Mayores de Fuenlabrada (ACUMAFU) se convierte desde este sábado en el primer centro de España en organizar bailes para la tercera edad.

Un máximo de 103 personas mayores vacunadas, llegadas desde diferentes municipios y pueblos de la Comunidad de Madrid, se darán cita de 17 a 20 horas en este evento que supondrá un nuevo hito en la interminable lista de contradicciones que nos deja la pandemia.

Y que este grupo de mayores va a regresar a la pista de baile antes que sus nietos, después de que el Gobierno y nueve comunidades autónomas aprobasen el pasado miércoles mantener la prohibición de bailar en las discotecas y locales de ocio nocturno, como parte de las medidas para prevenir los contagios de la covid-19. Solo se podrá bailar en discotecas de Andalucía -una de las seis comunidades autónomas que votó en contra-, pero exclusivamente en aquellos locales que tengan pista de baile en el exterior. En el resto de España, el baile sigue estando vetado en bares y discotecas.

"Es una cuestión de sentido común. Si ya tenemos a nuestros mayores tan plenamente vacunados, ¿por qué seguir teniéndolos encerrados?", indica Marcelo Cornellá, presidente de ACUMAFU, quien recuerda que las personas de la tercera edad en nuestro país son las que más han sufrido cuadros de ansiedad y de depresión tras un año y medio de distanciamiento social y soledad.

Para garantizar la seguridad del evento, sus organizadores han elaborado su propio certificado covid-free. Solo podrán acceder a sus instalaciones personas vacunadas y con mascarilla. Serán bailes en línea, solo estarán permitidos los bailes agarrados entre parejas convivientes y habrá servicio de cafetería en mesas pero no en barra, cumpliendo los protocolos establecidos por la Comunidad de Madrid para las asociaciones culturales. El objetivo: favorecer la socialización de los mayores vacunados tras haber sido el grupo de edad de más riesgo durante una pandemia en la que decenas de miles de personas de la tercera edad han fallecido.

"Socializar es la tercera vacuna para nuestros mayores, son los que más han sufrido la soledad y el distanciamiento social. Ha aumentado el consumo de ansiolíticos como consecuencia de las depresiones que ha generado la pandemia. No tiene sentido seguir teniéndolos en casa. La soledad es un problema terrible para las personas mayores, que han ido viendo en este tiempo cómo muchos de sus compañeros de partida de mus o de dominó han fallecido durante el último año y medio", añade Cornellá.

Antes de la pandemia, en su asociación se organizaban bailes todos los sábados y domingos de 17 a 20 horas. El mismo horario con el que van a reanudar desde este sábado la actividad con la actuación de directo de dos cantantes. "Hay mucha expectación, van a venir personas prácticamente de todos los puntos de la Comunidad de Madrid", indica Cornellá.

Bailes agarrados... solo para convivientes

Al son de música de guateque, pasodobles y sonidos algo más modernos, como Coyote Dax, durante los últimos días algunas personas mayores han participado en los ensayos que esta asociación de mayores de Fuenlabrada ha realizado para comprobar el buen funcionamiento de sus protocolos para evitar contagios durante el festejo.

Serán bailes en línea y solo estarán permitidos los bailes agarrados entre parejas convivientes. Es el caso de Trinidad Acevedo, de 69 años, que acudirá este sábado al baile organizado por ACUMAFU junto a su marido José. Antes de la pandemia, el baile era el principal hobby de ambos.

"Todos los fines de semana bajábamos a discotecas para mayores en Madrid y en Getafe. Después de tanto tiempo, estoy deseando poder bailar agarrada a mi José. Me da igual si es un pasodoble, aunque yo prefiero la bachata y otros bailes más modernos", explica.

José estuvo ingresado en condición grave durante un mes el año pasado por el covid y aunque le han quedado algunas secuelas en forma de dolor en sus rodillas, el de este sábado será un baile muy especial para ambos. En el salón de esta asociación de mayores se reencontrarán también con muchos amigos a los que llevan tiempo sin ver.

"Esperamos que sea una gran fiesta. He hablado con muchas de mis amigas y todas vamos a ir arregladísimas. ¡Yo ya he ido a hacerme las uñas!", añade Trinidad.

Trinidad, José y otras 101 personas mayores disfrutarán de este primer baile organizado en España para ancianos vacunados, mientras sus nietos siguen teniendo prohibido bailar en discotecas. No hay invitaciones previas concedidas. Los primeros en llegar serán los que disfruten del evento.

"Va a ser como en las discotecas de antes, cuando no te dejaban entrar por aforo, volvías el día siguiente.. Esperamos que cunda el ejemplo y que podamos demostrar que con sentido común se pueden hacer este tipo de iniciativas que son tan importantes para los mayores", explica Marcelo Cornellá.

Discotecas con las pistas de baile desiertas

El ambiente festivo que se vivirá esta tarde en ACUMAFU contrasta con la situación que viven desde hace un año todas las discotecas de España, donde el baile sigue estando prohibido pese a que los indicadores de transmisión de la pandemia se encuentran en remisión y el 20% de la población ha recibido la pauta completa de vacunación.

A poca distancia de la sede de ACUMAFU, en la discoteca Fabrik, uno de los templos madrileños de la música electrónica de las últimas décadas ubicada también en Fuenlabrada, nadie podrá bailar. La Federación Nacional de Empresarios de Ocio y Espectáculos (España de Noche) lamentó el pasado miércoles que el Gobierno central, en el seno del Consejo Interterritorial de Salud, permitiera la apertura de las discotecas hasta las 02.00 horas pero sin poder habilitar su pista para bailar.

"Abrir hasta las 02.00 horas, sin pista de baile y manteniendo a la gente sentada es inviable económicamente y deteriora la experiencia y la percepción del público sobre los locales de ocio", aseguraba la patronal nacional.

El fin del estado de alarma no supuso la apertura de estos establecimientos. De hecho, la titular del departamento, Carolina Darias, recordó entonces a las comunidades que la Declaración de Actuaciones Coordinadas (DAC) aprobada el 14 de agosto de 2020 en el Consejo Interterritorial, por la que se prohíbe bailar en las discotecas seguía vigente.

En este sentido, la demanda de España de Noche es muy clara: “Necesitamos recuperar las pistas de baile acotadas perimetralmente y con limitación de aforos, poder utilizar las barras y que la gente esté de pie en espacios diferenciados por grupos”. Y todo ello, remarcan, teniendo en cuenta que más de 2 millones de personas salen todos los fines de semana sin ningún tipo de control ni distancia interpersonal, besándose, abrazándose y compartiendo botellas y vasos sin que parezca que le importe a ninguna administración.

En este contexto, España de Noche volvió a advertir de que no utilizar los 10.000 locales de ocio que quedan en España, tras el cierre definitivo de casi el 43% de los que había en era precovid, y sus 100.000 trabajadores para ofrecer una alternativa de ocio reglado, es "una auténtica barbaridad y temeridad sanitaria".