La Policía Nacional ha desarticulado en Málaga un entramado criminal que simulaba accidentes de tráfico para cobrar indemnizaciones de compañías aseguradoras con la connivencia del empleado de un taller, una actuación en la que ha sido detenidas 17 personas de nacionalidad española.

 La investigación apunta a que los implicados simulaban aparatosos accidentes y confeccionaban partes amistosos, sin mediación de Policía Local ni presencia de testigos, con los que habrían estafado unos 17.000 euros a tres compañías de seguros, según ha informado este lunes la Policía en un comunicado.

Las indagaciones se iniciaron a partir de un escrito de una aseguradora que detectó un accidente de circulación que podría no haber sucedido o haber sido provocado.

Los agentes centraron las pesquisas en un grupo de personas implicadas en accidentes en circunstancias sospechosas, como lesiones no compatibles con los siniestros, ausencia de testigos, numerosos afectados o lugares poco concurridos (polígonos industriales) y en días festivos.

La red había tenido una "evolución" en el desarrollo de su actividad ilícita, ya que los investigadores observaron un aumento en el número de ocupantes de los vehículos, lo que denotaba una "especialización" encaminada a asegurar mayores indemnizaciones y, por lo tanto, "más posibilidades de éxito".

Simulación de accidentes

También detectaron una creciente confianza de los principales investigados en la actividad ilícita, ya que inicialmente contaban con familiares y después comenzaron a implicar a personas de un círculo más lejano.

Hasta el momento, la Policía ha constatado la simulación de dos accidentes por parte de miembros de la trama: una colisión por alcance de dos vehículos, en la que nueve personas presentaron parte de lesiones por supuestas dolencias a consecuencia del golpe, y un impacto de un turismo en el lateral de otro, con ocho lesionados.

Entre los investigados figura un empleado de un taller de la localidad de Cártama que se dedicaba supuestamente, según las pesquisas, a confeccionar los partes amistosos de accidentes y a provocar, a espaldas del responsable del establecimiento, los daños en los vehículos implicados en los siniestros.

La actuación se ha saldado con la detención de 17 personas de entre 18 y 58 años por los delitos de estafa, falsedad documental y pertenencia a grupo criminal.