El desalojo de la 'rave' ilegal de Llinars del Vallès (Barcelona) ha concluido esta tarde con un balance de dos detenidos por organizar la fiesta, cinco imputados más por su vinculación con la logística del evento y la identificación de 215 asistentes por su participación "irresponsable" en la misma.

El consejero de Interior, Miquel Sàmper, y el mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, han explicado en conferencia de prensa esta tarde en Barcelona que de los 215 asistentes indentificados, 100 son españoles, 35 franceses, 10 italianos, 3 andorranos y hay otros participantes procedentes de Austria, Países Bajos y Luxemburgo.

Trapero ha detallado que no han podido ser identificados todos los asistentes a la macrofiesta -unos 300- porque algunos de ellos "han huido campo a través".

Sàmper ha añadido, además, que se han practicado 61 pruebas de alcoholemia, todas ellas con resultado negativo, además de otras por consumo de drogas, y que se han tramitado también una treintena de actas por cuestiones como tener el carné de conducir caducado o inspecciones técnicas de vehículos desfasadas.

Los efectivos del Sistema de Emergencias Médicas (SEM), por su parte, han tenido que atender a dos de los asistentes.

Organizadores

Los detenidos, según el mayor Trapero, son una holandesa de 29 años y un chico de Tarragona de 22, ambos vinculados a los servicios y equipos de música usados en la fiesta. Los otros cinco imputados son un holandés, dos franceses y dos italianos.

Trapero ha puntualizado que los Mossos llevan apenas cinco horas investigando cómo se organizó la fiesta, pero que en principio se sabe que estaban conectados por mensajes y que se conocían de eventos anteriores. También ha precisado que no se ha tramitado denuncia por ocupación ilegal de la nave en la que se celebró la fiesta.