Según Zoido

El Gobierno gastó 87 millones de euros en el despliegue policial del 1-O

El ministro defiende en el Senado que la Policía y la Guardia Civil priorizaron el "uso mínimo de la fuerza" y culpa a los Mossos de las cargas por no cumplir su "deber"

El ministro del Interior Juan Ignacio Zoido
El ministro del Interior Juan Ignacio Zoido Efe

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha comparecido este jueves en el Senado para dar explicaciones sobre el despliegue policial del 1-0. En su exposición ha cifrado en 87 millones de euros el coste que le ha generado al Estado el desplazamiento policial en Cataluña y ha culpado a la "irresponsabilidad" de la Generalitat de Carles Puigdemont.

Según las explicaciones de Zoido, la factura del referéndum ilegal se distribuye entre gastos de alojamiento, manutención, desplazamientos, dietas y productividades. "Es una cantidad muy importante de dinero, otro alto coste que tenemos que pagar entre todos los españoles debido a la irresponsabilidad y obstinación del Gobierno independentista de Cataluña", ha añadido. A este gasto ha sumado los "mil millones de euros en los que el Ministerio de Economía cifra el impacto de la desaceleración de cuatro o cinco décimas del crecimiento del PIB catalán o al descenso del 35% en las reservas hoteleras".

Por primera vez el Ministerio ha ofrecido datos del dispositivo desplazado a Cataluña: “la cifra no es exacta porque no todos han estado siempre y al mismo tiempo, pero el dispositivo más estable estaba compuesto por unas 4.500 personas. Aunque durante tres días, el 30 de septiembre, 1 de octubre y 2 de octubre, fue de 6.000 efectivos”. Por su parte, a lo largo de más de cuatro horas de comparecencia, Zoido también ofreció los datos del despliegue de los Mossos para ese día. 

Detalló que la Policía autonómica disponía ese día de 7.850 agentes mientras que para el día de las elecciones del 21-D había 11.565 agentes. El ministro recordó que mientras el 1-O era un día de "tensión", el de los comicios no lo era. "Diligentes en cuanto al número no fueron", ha zanjado.

El papel de los Mossos

En su exposición inicial ha defendido que la Policía y la Guardia Civil priorizaron “la seguridad de los ciudadanos” y el “uso mínimo” de la fuerza. A su juicio, los problemas se redujeron solo a "seis o siete colegios" y ha mostrado a los presentes la foto del guardia civil bajando de los hombros de su padre a un menor para protegerle de los enfrentamientos que se estaban dando a pocos metros. "¿Hay alguien que piense que se buscaba una provocación?", se ha preguntado.

Aquel operativo policial estuvo dirigido por el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos como mando único sobre los distintos cuerpos actuantes. No obstante, el ministro se ha desvinculado de su nombramiento asegurando que fue en primer caso la Fiscalía y después la jueza de Tribunal Superior de Justicia de Cataluña quien le otorgó esos poderes.

Se ha referido también a la actuación de los Mossos d’Esquadra aquel día para culparles veladamente de las cargas y las lesiones: “Ya la justicia se está encargando de analizar el comportamiento de los Mossos d’Esquadra ese día, y principalmente de sus mandos, de hecho su máxima autoridad en aquellos momentos (Josep Lluis Trapero), como ustedes bien saben, está siendo investigada en la Audiencia Nacional por delitos tan graves como el de sedición, pero quizá si todos hubiesen cumplido con sus obligación, algunos de los hechos que tanto se han criticado no hubieran tenido lugar”.

En su comparecencia inicial, además, ha censurado la campaña que realizó el independentismo para aumentar la magnitud de las cargas, incluso difundiendo casos de “manipulación” y “noticias falsas” de las que se hicieron eco medios internacionales. También ha dicho que en 149 de los 948 municipios hubo más votantes que personas censadas. Ha puesto de ejemplo el municipio de Polinyà, con un censo de 5.910 personas, llegaron a votar 10.215 (horas antes de la consulta los organizadores abrieron un censo universal por lo que cada persona podía votar en cualquier punto).

Glosó también los datos oficiales de las autoridades sanitarias catalanas para decir que hubo 1.066 atendidos de los cuales sólo hubo cinco casos graves y que el 82 por ciento fue por contusiones o policontusiones. Ha alegado el ministro que se contabilizaron hasta las crisis nerviosas de quienes habían visto las cargas "por televisión".

Votantes "pacíficos"

Argumentos como este ha generado en varias ocasiones que senadores independentistas interrumpiesen al ministro tratando de rebatir sus argumentos. En uno de estos casos ha intervenido el presidente de la Comisión para pedir que se respetase el turno de palabra. Uno de los senadores se ha interesado por el nombre que las fuerzas de seguridad otorgaron al despliegue, denominado como operación Copérnico. Zoido ha explicado que se le llamó así pensando en dar un "giro copernicano" y "volver a la Ley" en Cataluña. 

Lamento como el que más que haya habido heridos, pero los responsables son los que con un comportamiento ilegal generaron un clima de desobediencia y no las fuerzas de seguridad que cumplían con un mandato legal”, ha dicho después de destacar que el día de la consulta ilegal anulada por el Tribunal Constitucional fue a votar "mucha gente pacífica", pero que entre quienes se encontraban allí “de buena fe”, había también elementos radicales que se opusieron violentamente a la Policía y la Guardia Civil.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba