Seguridad Nacional advirtió de la epidemia de coronavirus al Gobierno de coalición más de diez veces entre enero y marzo, cuando el Ejecutivo terminó reconociendo que la situación era grave.

En enero, sin embargo, el Ejecutivo de Pedro Sánchez ya conocía que el coronavirus era "una emergencia sanitaria de salud internacional".

Además, según recoge 'El Mundo', el 7 de marzo el Departamento de Seguridad Nacional (DSN) avisó hasta en seis ocasiones de desbordamiento de la epidemia.

En dicha fecha, el organismo dependiente del Gabinete de Presidencia alertó de un posible repunte de muertes y puso el foco en Madrid, un día antes de que tuviese lugar las manifestaciones del 8-M.

En concreto, los días 7 y 8 de marzo, el Departamento advirtió a Moncloa del incremento de contagios y de fallecidos que se estaba produciendo en las "últimas horas" en España.

Fueron seis las anotaciones del DSN al Gobierno, anotaciones recibidas por el Ejecutivo a las 8.00 horas de la mañana del 7-M.

No se descarta que la cifra de fallecidos ascienda en las próximas horas", se leía en la primera nota

"No se descarta que la cifra de fallecidos ascienda en las próximas horas", se leía en la primera nota. "El incremento de casos en las últimas horas ha sido mayor de lo habitual", decían en la segunda.

Peligro del 8-M

Seguidamente, el organismo dependiente del Gabinete de la Presidencia aseguró que "los casos se concentran fundamentalmente en la Comunidad Autónoma de Madrid" y que "Madrid continúa siendo la comunidad autónoma con mayor número de casos y ya existen víctimas mortales".

"El Consejo Europeo de Empleo, Política Social, Sanidad y Consumidores (EPSCO) hace hincapié en la necesidad de que se cuente con los equipos de protección necesarios" y "en Italia, el Consejo de Ministros ha aprobado un decreto con medidas", continuaban las advertencias.

Los avisos eran muy relevantes, el Gobierno sabía que la capital podría ser un foco de contagios el 8-M, en las manifestaciones feministas, así como en el congreso de Vox.