Detrás de la denuncia anónima que provocó el caso Ausbanc y el arresto de su presidente Luis Pineda estaban el entonces responsable del BBVA, Francisco González, y el polémico comisario José Manuel Villarejo. Así se desprende de un documento elaborado por un directivo de la entidad financiera que estaba al tanto de las actividades del comisario.

La Fiscalía anticorrupción se hace eco de ese documento en uno de sus escritos remitido al juez de la Audiencia Nacional que investiga la relación entre Villarejo y el BBVA. Bajo el nombre de "Relatorio", lo redactó el que fuera responsable de los Servicios Jurídicos y Contenciosos Corporativos del banco desde 2015, Eduardo Ortega Martín.

"Describe en el documento denominado 'Relatorio' que participó junto al presidente Francisco González en un almuerzo en el Complejo Policial de Canillas el día 7 de enero de 2015 junto a la cúpula del Cuerpo Nacional de Policía, tras la cual se decidió la redacción de una denuncia que se interpondría de forma anónima contra AUSBANC ante la UDEF del Cuerpo Nacional de Policía para proceder a la investigación de dicha asociación", dice la Fiscalía en su escrito al que ha tenido acceso Vozpópuli.

Los servicios centrales de la Policía

El complejo policial de Canillas es la sede donde se ubican todos los servicios centrales de la Policía Nacional en Madrid con todas las comisarías generales. Entre ellas está la Comisaría General de la Policía Judicial de la que depende de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF), el ariete del Cuerpo contra la corrupción.

Según el documento al que hace referencia la Fiscalía "dicha denuncia sería redactada por el propio Eduardo Ortega, que la habría entregado a Julio Corrochano -jefe de seguridad del banco-, y éste a su vez a José Manuel Villarejo que la presentaría ante la UDEF, dando lugar posteriormente a las Diligencias Previas n° 132/15 del Juzgado Central de Instrucción n° 1 de la Audiencia Nacional".

Corrochano y Villarejo se conocían porque los dos son policías nacionales. Según la Fiscalía, Francisco González sabía de este vínculo y por eso años antes ya ordenó "directamente" a Corrochano contratar las empresas de Villarejo para que trabajasen para el banco. Según los investigadores, el entonces presidente del banco era sabedor de la ascendencia que el polémico mando tenía sobre el Cuerpo y su capacidad para acceder a bases de datos privadas.

Pineda pide anular la causa

Este documento, elaborado por un directivo del BBVA viene a confirmar las sospechas de Luis Pineda para quien las acusaciones piden más de cien años de cárcel por diversos delitos, entre ellos extorsión. El presidente de Ausbanc ha solicitado sin éxito de momento a la Audiencia Nacional que anule su juicio -iniciado esta semana- al entender que la denuncia contra él partió de una investigación ilegal.

Las revelaciones tras el levantamiento del secreto de sumario respecto a la relación entre el BBVA y Villarejo han sacado a la luz que el comisario, actualmente en prisión, recibió pagos de 500.000 euros durante varios años por investigar a Pineda y a su entorno. El juez de la Audiencia Nacional considera que en esas pesquisas Villarejo vulnero sus derechos