Cambio de paradigma en la política catalana. El debate electoral de este martes en TV3 se ha centrado en la gestión de la pandemia y la reactivación de la economía. En estos dos primeros bloques, apenas se ha hablado de independencia o de banderas. Solo de gestión, e incluso de anuncios sanitarios. Pero sin el tradicional recurso de culpar al Estado o a Bruselas de la situación. En este sentido, los reproches han sido cruzados, de todos contra todos, y los tradicionales bloques -independentista y constitucionalista- han saltado por los aires.

El candidato del PSC, Salvador Illa, ha empezado por no aceptar lecciones ni de ERC ni de JxCat, socios en el Gobierno de la Generalitat, en materia sanitaria. Ha recordado a Pere Aragonès, líder de ERC, que "ha recibido 3.200 millones de euros" del Estado "a fondo perdido", y le ha pedido que no tire de "falsedades". A Laura Borràs, candidata de JxCat, le ha afeado no haber "votado nunca a favor" del Estado de Alarma y ha equiparado a Vox con Donald Trump y su consejo de usar lejía contra la pandemia.

Pero el choque más fuerte se ha producido entre Alejandro Fernández, presidenciable del PP a la Generalitat, e Ignacio Garriga, candidato de Vox. El líder popular le ha dicho a Garriga que no haga "populismo". "Dice que va a cerrar parlamentos autonómicos, hasta cuando entran, tienen el sueldo y no les quitan de ahí ni con espátula. Para derrotar el separatismo hay que hacerlo con rigor y no agitando las bajas pasiones", ha abundado. Garriga, por su parte, ha intentado dejar claro que su "enemigo" no era el PP. Pero Fernández ha replicado que él no tiene "enemigos", sino en todo caso "adversarios".

En paralelo, Aragonès, que no ha querido entrar en el cuerpo a cuerpo con JxCat, ha preguntado en más de una ocasión a Illa si estaría dispuesto a "aceptar los votos de Vox". Illa ha evitado la respuesta y ha mantenido el rumbo de su discurso inicial, cuando ha anunciado a la doctora Olga Pané como nueva integrante de su futuro gobierno y ha garantizado que en verano se habrá "alcanzado el 70% de vacunados". El candidato socialista, eso sí, ha tenido buenas palabras hacia Ciudadanos cuando ha admitido que fueron los "únicos" que apoyaron los sucesivos decretos de Estado de Alarma en el Congreso. Y es que Carlos Carrizosa, líder de Ciudadanos, le ha recordado a Illa que sus socios preferentes ERC no estuvieron cuando la crisis sanitaria obligó a tomar medidas excepcionales.

Este cruce de reproches también ha alcanzado a comuns y ERC. La candidata de En Comú Podem, Jèssica Albiach, no solo se ha confrontado con JxCat sobre los "recortes en Sanidad" y querer convertir Cataluña "en la Andorra del Sur", sino que también ha arremetido contra ERC por su modelo de "consorcio" sanitarios que fue tumbado en el Parlament. En este sentido, la candidata morada ha defendido de la gestión de los ERTES, que han dado cobertura a más de 700.000 personas y le ha afeado a Aragonès que lo critique cuando el plan de ayudas ha sido mucho más efectivo que el del Ejecutivo catalán.

Y en el último momento, cuando JxCat y ERC habían logrado no reproducir en el debate televisado las discrepancias que han exhibido en el Ejecutivo, Borràs ha interpelado directamente a Aragonès y le ha preguntado si aceptarán los "votos del 155", es decir, del PSC, para "gobernar". El líder republicano ha negado la mayor, pero Illa ha recogido el guante y ha asegurado que la "solución" no pasará por repetir el esquema JxCat-ERC en la Generalitat.

Independencia de Cataluña

Hasta el tercer bloque no se ha hablado del tema que, antes de la pandemia, dominaba el debate público. La independencia. Borràs, con su programa de máximos, ha sostenido que "el principal problema de Cataluña es la dependencia de España" y que el único "modelo" que ofrece es el "a por ellos judicial", en referencia al lema que cantaron algunos policías enviados a Cataluña durante el referéndum ilegal del 1-O.

Albiach, ha pedido que se reconozca Cataluña como una nación, y ha hablado de "indultos" y diálogo". Illa, que en toda la campaña no ha entrado a valorar esta medida de gracia, ha pedido "respeto" para "escribir una página nueva" basada en el "reencuentro". Y ha matizado a sus socios en Madrid al concretar que ese "diálogo" debe ser "dentro de la ley". Seguidamente, ha preguntado de forma retórica al candidato del PP si "está a favor del debate dentro de la ley". Pero Fernández, en su turno, ya había defendido el "espíritu de la Constitución" pero sin sentarse en mesas de diálogo que "contemplen la autodeterminación o la amnistía".

La candidata del PDeCAT, Àngels Chacón, ha pedido "realismo" a Laura Borràs al sostener que la independencia a corto plazo no es política. Y cuando Garriga ha pedido restablecer "la ley y el orden en Cataluña", Illa le ha replicado que la legalidad ya está establecida en Cataluña.

En este punto, también Carrizosa ha centrado sus críticas a Vox: "Yo me metí en política con esto [el procés], cuando el señor Garriga estaba vegetando en el PP". La candidata de la CUP, Dolors Sabaté, ha instado a "plantar cara" ante el Tribunal Constitucional ante las sentencias contrarias contra el movimiento independentista y la soberanía del Parlament. Mientras la cupaire se ha dirigido básicamente a su parroquia, la elevada fragmentación que reflejan los sondeos ha obligado al resto a confrontarse. Acabando, incluso, con las viejas alianzas entre bloques.