La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha mejorado la imagen pública del Ministerio de Sanidad con respecto a como la dejó su antecesor, Salvador Illa. Sin embargo, sigue sin obtener el aprobado en 'confianza'. Así lo demuestra la última ronda del estudio Cosmo-Spain que elabora el Instituto de Salud Carlos III. Según el mismo, el Ministerio de Sanidad solo genera una confianza contra la covid de 2,88 sobre 5 (la puntuación mínima es un 1).

Se trata de una de las instituciones peor valoradas, aunque hay algunas con una nota más baja todavía. El Gobierno central obtiene un 2,42, seguido por la prensa, con un 2,35 y el transporte público, con 2,07. Las comunidades autónomas rozan el aprobado pero no lo alcanzan, sacando un 2,9.

Las instituciones que sí aprueban por su manera de abordar la pandemia son los centros de trabajo (3,1), los centros educativos (3,1), los centros de salud (3,42), hospitales (3,59) y científicos (3,84). Estos últimos, no obstante, reflejan su peor valoración desde que empezó la pandemia.

Fracaso de la App Radar Covid

El estudio del ISCIII, en el que han participado 1.002 personas, constata también el fracaso definitivo de la App Radar Covid. De todas las medidas de prevención recogidas, es la menos utilizada con diferencia, con una puntuación de 1,97 sobre 5 en frecuencia de uso.

El resto de medidas están más implantadas, siendo las más aplicadas utilizar la mascarilla (4,7), el gel hidroalcohólico (4,6), no visitar familiares o amigos en cuarentena (4,31) y ventilar los espacios cerrados (4,43).

El 45% valora negativamente la gestión de la pandemia

El 45 por ciento de los españoles estaría "nada de acuerdo" con las decisiones que se han tomado en España para reducir la propagación del coronavirus. Solo el 23 por ciento considera que se ha hecho todo lo correcto.

Sin embargo, en cuanto a la Semana Santa, una mayoría apoya las medidas tomadas (44%) frente a un 26% que las considera inadecuadas. De las medidas tomadas en la pandemia, la que más apoyo suscita es el uso de la mascarilla (4,46), mientras la que meno es que haya libertad de movimiento entre países (2,01).

El toque de queda nocturno pierde apoyo entre la población y consigue una valoración de 3,76. Aun así, está por encima de que se impida viajar entre las comunidades autónomas (3,42) o que sean las comunidades autónomas las que decidan las medidas motu propio (3,07).