Sin acuerdo. Así ha terminado la reunión considerada definitiva entre Junts pel Sí y la CUP para desencallar la investidura del presidente de la Generalitat catalana. La candidatura electoral de Artur Mas y Oriol Junqueras y la formación antisistema han vuelto a fracasar en su intento de alcanzar un acuerdo, por lo que, salvo sorpresa de última hora, Mas tendrá que convocar elecciones el lunes. 

El presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, ha manifestado que pese a no haber acuerdo aún queda un "hilo de esperanza". Sánchez ha afirmado que los negociadores, ANC, Ómnium y la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) han ejercido como mediadores en una reunión de menos de una hora de duración en la sede de la Asamblea con la presencia de los negociadores de la CUP Eulàlia Reguant, Gabriela Serra y Hugo Alvira, los de JxSí Jordi Turull, Josep Rull, Raül Romeva y Marta Rovira, "no han llegado a un acuerdo" ni han admitido las propuestas que planteaba la ANC, aunque ha asegurado que JxSí y CUP seguirán trabajando, pero a partir de ahora sin la mediación de las entidades.

"Aún queda un hilo de esperanza", ha asegurado el presidente de la Asamblea Nacional Catalana

"Hemos finalizado la tarea que nos tocaba", ha añadido, tal y como recoge la agencia Efe. El presidente de la ANC ha constatado tras la reunión que "el clima de diálogo existe" entre Junts pel Sí y CUP, que ha dicho que seguirán dialogando por su cuenta aunque ha admitido que no tienen "un escenario concreto" sobre el que construir un acuerdo. 

En este sentido, Sánchez ha admitido que, en estos momentos, el escenario político catalán está "más cerca" de unas nuevas elecciones en marzo que de un acuerdo entre las partes, aunque ha exigido a Junts pel Sí y a la CUP que trabajen "hasta el último minuto" para dar cumplimiento al mandato de las catalanas del 27S, porque no se puede "dar por cerrado el desacuerdo". 

"Somos conscientes de que el acuerdo es muy difícil, pero pedimos que hagan último esfuerzo por los cientos de miles de personas que han hecho la revuelta más importante de España y Europa y por respeto al futuro del país", ha reclamado el presidente de la entidad independentista. "Les hemos emplazado de forma inequívoca y ellos se han comprometido a tener una línea directa abierta permanente" en favor del diálogo, ha asegurado. 

Sea cual sea el escenario a partir del lunes, tanto si hay investidura como si se convocan nuevas elecciones en marzo, Sánchez ha reconocido que habrá que hacer autocrítica ante los miles de catalanes "decepcionados", una autocrítica que en "ningún caso" supondrá "renunciar" al proyecto independentista.