Tras las cuentas suizas, es el momento de Andorra. Según han descubierto los encargados de investigar en Suiza la presunta fortuna ilegal del rey Juan Carlos I, el Emérito habría tenido una cuenta vinculada a su estructura financiera en el Principado.

Tal y como adelanta este martes El Confidencial, el deposito llegó a estar activo durante más de una década en el banco Andbank. La información publicada incluso desvela el número de cuenta que podría haber pertenecido a Juan Carlos I: AD79 0001 0000 4029 2980 0100.

Así, el Emérito habría controlado dicho deposito a través de Stream SA, una sociedad instrumental dirigida por testaferros y que fue disuelta hace poco más de un mes, el pasado 4 de mayo. Por ello, tal y como señala El Confidencial, este nuevo hallazgo, de confirmarse, dejaría en entredicho las regularizaciones fiscales realizadas por Juan Carlos I.

La aparición de esta cuenta supone el primer vínculo de la investigación que encabeza el fiscal de Ginebra Yves Bertossa con Andorra, ya que hasta ahora los movimientos investigados se limitaban al territorio suizo. Pero ha sido una transferencia de la Fundación Zagatka lo que ha llevado hasta la cuenta en el Principado.

Una transferencia de 150.000 euros

En concreto se trata de una transferencia realizada el pasado 19 de mayo de 2008. Entonces se produjo un movimiento de 150.012,28 euros desde la citada cuenta de Zagatka en el Credit Suisse a Stream SA, una sociedad panameña de 2004 creada por la firma de abogados del país centroamericano Alemán, Cordero, Galindo & Lee.

Pero un documento incorporado al sumario ha desvelado que dicha transferencia no se realizó a Panamá y sí a una cuenta en Andorra. Fue Arturo Fasana, gestor y uno de los testaferros de Juan Carlos I, el que dio la orden para transferir esos 150.000 euros a una cuenta que Stream SA tenía en el principado, la misma cuenta de Andbank relacionada con el Emérito.

Puede leer la información completa en El Confidencial.