Nacional

Navarra reabre la guerra de banderas: la ikurriña podrá desplazar a su propia enseña

El cuatripartito navarro, formado por Geroa Bai, Podemos, Bildu e I-E, ha derogado la Ley de Símbolos de la Comunidad foral de 2003, que establecía que la enseña oficial de la región era la bandera y el escudo tradicional. 

El cuatripartito navarro deroga la Ley de Símbolos: la ikurriña podrá ondear en los ayuntamientos
El cuatripartito navarro deroga la Ley de Símbolos: la ikurriña podrá ondear en los ayuntamientos EFE

A partir de hoy, colocar la bandera del País Vasco en los ayuntamientos navarros será legal. El Parlamento foral ha derogado este viernes la Ley de Símbolos de la Comunidad foral, lo que en la práctica implica que la ikurriña podrá ondear en las instituciones locales de otra comunidad autónoma. Así lo ha dictaminado la Cámara autonómica gracias al voto favorable del cuatripartito (Geroa Bai, Podemos, Bildu e I-E) al frente del Gobierno de Navarra desde 2015. 

Esta norma, creada en 2003, señalaba que la bandera y el escudo de la Comunidad foral eran sus enseñas oficiales, algo que EH Bildu, socio del gobierno presidido por Uxue Barkos (Geroa Bai), considera que no refleja "la Navarra plural". Tras un tenso debate en el que los parlamentarios de UPN y PPN han exhibido banderas de Navarra que la presidenta de la Cámara, Ainhoa Aznárez (Podemos), ha instado a retirar -suspendiéndose temporalmente la sesión por la negativa de éstos-, la Cámara ha dado luz verde a un texto en el que la tradicional bandera del escudo navarro sobre fondo rojo deja de ser la enseña oficial, aunque se mantiene como himno de la región el denominado Himno de las Cortes.

En la exposición de motivos se arguye que el "camino de la exclusión y la prohibición" emprendido al amparo de la Ley Foral 24/2003 (la que ha quedado derogada) ha conducido a una "espiral de enfrentamiento y restricción en el empleo de símbolos mayoritariamente aceptados por distintas entidades locales".

Se recuerda también que dicha norma, concebida para "predicar la nulidad de pleno derecho de otras banderas", no ha servido para resolver el problema de fondo, más allá de la acumulación de demandas por infracción generada a lo largo de más de una década.

Koldo Martinez (Geroa Bai) y Mikel Buil (Podemos) han coincidido en pedir "tranquilidad" porque con la derogación de esta "ley excluyente" Navarra no pierde sus símbolos. José Miguel Nuin (I-E) ha subrayado el deseo de acoger la "pluralidad".

En el turno en contra, Javier Esparza (UPN) ha alertado de que el hecho de que Araiz haya usado el turno de defensa de la iniciativa en la Cámara demuestra "quién manda en esta Comunidad", donde hoy se da "un paso más en el proyecto político, nacionalista y partidista" en favor de la Euskal Herria "inventada", ha dicho. "Hoy es un día triste para miles de navarros", ha incidido.

María Chivite (PSN-PSOE) ha afirmado que este asunto "no es prioritario para la ciudadanía navarra, pero sí es importante y prioritario para el proyecto nacionalista vasco", al tiempo que Ana Beltrán (PPN) ha augurado que este asunto "va a provocar altercados".

"Incertidumbre jurídica"

El debate de la derogación en el Parlamento se ha celebrado la misma semana en que el Consejo de Navarra ha emitido un informe en el que se señala que, "desde el plano constitucional, nada impide la derogación de la ley", aunque se advierte de que con su aprobación se puede crear una situación de "incertidumbre jurídica".

La presidenta navarra ha expresado a los periodistas su "enorme preocupación" al comprobar cómo "algunos, no toda la oposición -ha dicho-, quieren reeditar la guerra de banderas", tras lo ocurrido en el hemiciclo.

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN), Joaquín Galve, por su parte, señaló hace unos días en una entrevista con Efe que, tras la derogación, no habrá "vacío legal" para el resto de símbolos, porque seguirá vigente lo dispuesto en la Constitución, la ley de 1981 sobre el uso de banderas oficiales y el Amejoramiento del Fuero.

El TSJN sentenció el pasado verano que, para la colocación de la ikurriña durante las fiestas locales en los ayuntamientos de Pamplona, Tafalla, Berriozar, Estella, Lakuntza, Etxarri Aranatz y Leitza, los consistorios incurrieron en "fraude de ley" y "desviación de poder".

La derogación no ha sido interpretada de forma unánime, ya que la Delegación del Gobierno en Navarra ha afirmado que la ausencia de esta ley "no permite en ningún caso y de ninguna manera" que se puedan colocar en edificios públicos otras banderas.

Por el contrario, el alcalde de Pamplona, Joseba Asiron (EH Bildu) ha valorado la "libertad" para que "la mayoría social y política de cada ayuntamiento decida cuáles son las banderas que les representan". 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba