Una de las acusadas en el caso Máster de la expresidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes ha relatado ante el tribunal las presiones que sufrió para falsificar el acta que acreditase que la dirigente popular había realizado su Trabajo de Fin de Máster (TFM). Se trata de la profesora de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC) Cecilia Rosado, que ha narrado las llamadas que recibió de la asesora del Gobierno regional María Teresa Feito. En una de ellas, le llegó a decir que si no accedía a lo que le decían, Cifuentes les iba “a matar”. "Yo sentí que me iban a hacer la vida imposible", ha añadido.

Según ha dicho, recibió múltiples llamadas de Feito, quien le instó a confeccionar a la carrera el trabajo de Cifuentes: “Me dijeron que hay que hacer el trabajo y que le buscase bibliografía”. Rosado ha declarado que inicialmente se negó y fue ahí cuando le trasladaron la amenaza: “Si no me la envías, Cifuentes os va a matar”. La Fiscalía pide para esta profesora 21 meses de prisión y una multa de 1.200 euros como autora de la falsificación, esto es una pena inferior a la de la expresidenta madrileña porque reconoció los hechos y colaboró en la investigación. 

Rosado ha narrado también que recibió hasta 24 llamadas del que era catedrático de Derecho Constitucional de la universidad, también fue investigado por estos hechos hasta su muerte en 2019, Enrique Álvarez Conde. Ha recordado cómo le dijo que “esto hay que arreglarlo, no se puede quedar así”. “Si no lo arreglamos, vamos a tener consecuencias graves a nivel laboral y hay que hacer lo que sea para arreglar la cuestión”, le dijo.

Cecilia Rosado en el juicio de Cifuentes por el 'caso máster'

Las indicaciones que recibió de este catedrático era confeccionar un tribunal ficticio en el que tenía que figurar ella y otras dos profesoras, Alicia Pérez de los Mozos y Clara Souto. El objetivo era tratar de dar apariencia de que Cifuentes había realizado el TFM. Estas presiones, según su versión, se produjeron después de que eldiario.es que destapó el caso publicase su primera información sobre las irregularidades académicas de la entonces presidenta madrileña, que terminó dimitiendo días después.  

La expresidenta regional Cristina Cifuentes se sienta desde este lunes en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Madrid por un delito de falsedad documental en relación al acta que acreditaba la defensa de su Trabajo de Fin de Máster de los estudios de postgrado que realizó en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC), un juicio que llega casi tres años después de su dimisión y que se seguirá por streaming ante la alta incidencia de casos del Covid-19.

Tres años de cárcel

Por estos hechos también se juzga a la entonces profesora de la URJC Cecilia Rosado y a la exasesora de la Consejería de Educación, María Teresa Feito. La Fiscalía pide para Cifuentes tres años de cárcel y una multa de 30.000 euros. Para Feito, el ministerio público solicita una multa de 4.500 euros. El fiscal considera a Cifuentes inductora de la falsificación de un acta "a sabiendas" de que acreditaba una defensa de Trabajo de Fin de Máster (TFM) "que jamás se produjo" y que exhibió en varios medios y redes sociales "para evitar las nefastas consecuencias políticas a las que debería enfrentarse". 

Este caso partió de una información publicada en marzo de 2018 en el periódico digital eldiario.es en la que se hacía constar que la alumna Cristina Cifuentes no tenía aprobadas todas las asignaturas así como el Trabajo Fin de Master (TFM) del Master Universitario en Derecho Público del Estado Autonómico del Instituto de Derecho Público de la Universidad Juan Carlos de Madrid del año 2011/2012.

Tras la publicación de esa información, Cifuentes recurrió a María Teresa Feito. Tenía una buena relación con muchos profesores, el rector de la universidad y con Enrique Álvarez Conde, ya fallecido. Cifuentes pidió que hiciera “las gestiones oportunas con la finalidad de resolver la crisis que la noticia había provocado", añade el escrito de acusación de la Fiscalía.

Según el ministerio público, Feito accedió a lo solicitado por la ex presidenta madrileña y de acuerdo con Álvarez Conde, "y a sabiendas de que Cristina Cifuentes, no había superado todas las asignaturas, no había hecho el Trabajo Fin de Master y no había procedido a su defensa", decidieron que se confeccionaría un acta. Al acta se le daría "apariencia de verosimilitud" para acreditar de cara a los medios de comunicación, que la ex presidenta de la Comunidad de Madrid había cursado el master con normalidad y superado todos los trámites necesarios para la obtención del título académico correspondiente.