La presidenta de Nuevas Generaciones del Partido Popular en Cataluña, Irene Pardo, ha denunciado este lunes a su expareja, el vicesecretario de Comunicación y Electoral del PP catalán, Alberto Fernández Saltiveri, por un presunto delito de lesiones en el ámbito de la violencia de género y otro de maltrato habitual, según supo Vozpópuli de fuentes próximas a la dirigente catalana. Este hecho ha abierto una crisis interna en la formación regional.

La denuncia de Pardo contra Saltiveri del pasado 1 de marzo provocó la inmediata reacción del alcalde de Badalona, Xavier García Albiol, quien cesó esta semana de forma fulminante al 'número cuatro' del PP catalán del puesto de asesor del grupo popular en la Diputación de Barcelona. Se trataba de un puesto de libre designación y este viernes se anunció su sustituto.

La decisión de Albiol se anticipó a la que posiblemente adopte el presidente de los 'populares' catalanes, Alejandro Fernández, quien fue informado igualmente de la demanda de la dirigente de NNGG Cataluña contra uno de sus hombres de confianza.

A raíz de la denuncia, Saltiveri se negó a dimitir. Tras ello, el PP catalán le abrió un expediente informativo y trasladó el caso al Comité de Derechos y Garantías, que aún no ha adoptado una decisión al respecto. Fuentes de la dirección del PP catalán creen que desde Génova se notificará "en unos días" la suspensión de militancia de Saltiveri y del cargo que ocupa en la actualidad.

Temor en el PP a quedar fuera del Parlament por primera vez en democracia
Pablo Casado y Alejandro Fernández en el inicio de la campaña electoral del 14-F. PP

Cuando el Comité de Derechos y Garantías comunique la decisión a Barcelona, Fernández procederá a la convocatoria de una reunión extraordinaria del Comité Ejecutivo del PP catalán en la que se expondrá el caso y, llegado el caso, se votará lo que determine Génova.

Las citadas fuentes del PP catalán creen que la resolución de Madrid se conocerá "en breve", al ser un caso tan sensible y que puede hacer daño a la imagen del PP. La duda es si se esperará a una imputación judicial, que posiblemente tarde en llegar unas semanas, o si se tomará una decisión en base al contenido de la denuncia y a los precedentes de este caso.

Saltiveri estuvo el pasado miércoles en una entrevista en TeveCAT cuando su partido ya tenía conocimiento, desde dos días antes, de la presentación de una denuncia por presuntos malos tratos de Pardo contra él. Preguntado por Vozpópuli sobre este caso, dijo desconocer la existencia de la demanda y declinó hacer comentarios sobre ello. Incluso, no quiso confirmar su cese como asesor de Albiol.

Precisamente, desde Génova se observa con mucha preocupación esta denuncia por malos tratos entre dos de sus dirigentes porque se une a la investigación judicial que se conoció en enero contra Daniel Serrano, hasta entonces 'mano derecha' de Alejando Fernández, por una presunta agresión sexual también contra una compañera del partido.

La investigación contra Serrano, desvelada por El Periódico, había arrancado en noviembre y saltó unos días antes de la campaña electoral. Este hecho obligó a Génova a tener que reaccionar con rapidez anunciando la dimisión de Serrano de todos sus cargos dentro del PP catalán. Pero no pudo sacarle de las listas del 14-F al ser demasiado tarde.

Así que a Génova no le quedó más remedio que anunciar el compromiso del secretario general de los 'populares' catalanes de no recoger el acta si salía elegido, extremo que finalmente no ocurrió ya que Serrano iba de número cuatro por Barcelona y el PP sólo obtuvo tres escaños.

El PP catalán conocía los hechos

Saltiveri y Pardo estuvieron casados unos meses entre 2017 y 2018. La denuncia que ahora presenta la presidenta de NNGG en Cataluña contra el vicesecretario de Comunicación consta de 31 páginas y aporta pruebas recabadas a lo largo de 2018, 2019 y 2020, entre las que se incluye el parte médico de una presunta agresión ocurrida en la que ella acabó con una fisura en la nariz.

Pardo alega en su demanda que aquel día Saltiveri la arrastró del pelo por el suelo mientras la insultaba y acusaba de ser la causante de la separación entre ambos. Las fuentes próximas a la dirigente catalana subrayan a este periódico que ella informó hasta mediados de 2020 de estos graves hechos a personas de la máxima confianza de Alejandro Fernández, a las que enseñó mensajes que recibía del 'número cuatro' del PP catalán y que supuestamente demostrarían la autoría de estos hechos.

Irene Pardo, presidenta de Nuevas Generaciones del PP en Cataluña.

La presidenta de NNGG de Cataluña ha reclamado en varias ocasiones a la cúpula del PP catalán que cesase a Saltiveri de sus puestos orgánicos e institucionales, pero sus peticiones no fueron atendidas. "Han tenido cero consideración hacia ella", subrayan las fuentes próximas a la dirigente catalana. Desde la dirección del PP catalán no se ha querido valorar este hecho, al estar el caso sub júdice, y se recuerda que hasta hace unos días no había denuncia de por medio.

Fernández no le destituye

Sin embargo, Vozpópuli ha tenido acceso a mensajes internos del PP catalán en los que se acredita que tanto Fernández como su jefe de Gabinete, Eduardo Bolaños, conocían los detalles de este caso antes de que se presentase la demanda.

Por ejemplo, el 25 de febrero hubo una reunión entre Bolaños y Saltiveri en la que el primero le indicó que debía presentar su dimisión de forma "inmediata". El vicesecretario de Comunicación se negó a ello porque consideraba que las manifestaciones de Pardo eran "falsas". Al día siguiente se produjo otra reunión entre Bolaños y Saltiveri en la que el jefe de Gabinete de Fernández le volvió a pedir que dimitiese "inmediatamente" o, en caso contrario, se procedería a su cese "de forma inmediata". Pero esto último no ocurrió, algo que Génova reprocha ahora a su líder en Cataluña.

Tras la demanda, y ante la evidencia de que Saltiveri continúa como vicesecretario de Comunicación del PP catalán, la propia Pardo medita la posibilidad de dimitir de su cargo en Nuevas Generaciones y darse de baja como afiliada de la formación de Pablo Casado, según las fuentes próximas a la dirigente catalana.