En el siglo de la inmediatez y los paquetes de Amazon en 24 horas, un virus nos ha venido a recordar que las cosas, en la naturaleza, van a otro ritmo. Llevamos un año y cinco meses de pandemia y muchos pensaban que, dado el avance de la vacunación contra la covid, este verano volvería a ser muy parecido a los que recordábamos antes de 2020. Sin embargo, nos encontramos con unas restricciones más duras todavía de las que había en los meses de julio y agosto de 2020.

El coronavirus no está derrotado, aunque no es raro encontrarse el mensaje contrario en redes sociales y ciertos líderes de opinión. Es más, los especialistas auguran que se generará una variante covid "potente" cada cuatro meses. Así lo manifiesta, por ejemplo, Pablo Aldaz, portavoz de vacunas de la Sociedad Española de Medicina de Familia (Semfyc).

"Va a haber una nueva variante dentro de poquito. Es el ciclo de este virus. Hasta ahora, el foco de las nuevas variantes estaba siendo Asia. Pero ojo con Sudamérica y África. Estamos hablando de zonas donde la vacunación está muy poco avanzada y la transmisión hará que surjan nuevas cepas. A este paso, pronto nos vamos a quedar sin letras del alfabeto para nombrarlas", explica.

Aldaz señala que hasta la fecha se han detectado cientos de variantes en todo el mundo. "Cada tres o cuatro meses surge una variante potente, es decir, una variante considerada de interés o preocupación": Ante esta situación, este especialista denuncia que hay comunidades autónomas que no han llevado a cabo una sola secuenciación del virus.

Las próximas variantes covid

En estos momentos son cuatro las variantes preocupantes según la Organización Mundial de la Salud (OMS): Alfa (procedente de Reino Unido), Beta (procedente de Sudáfrica), Gamma (procedente de Brasil) y Delta (procedente de India).

Por debajo de esta categoría se encuentran las variantes de interés. Las variantes de este grupo llevan bastante tiempo en circulación, por lo que sería raro que se convirtieran en dominantes.

Finalmente, nos encontramos las "alertas actuales de vigilancia reforzada", según la denominación de la OMS. De este grupo forma parte cualquier variante del SARS-CoV-2 que presente modificaciones en el genoma que, según se sospeche, "puedan afectar a las características del virus y parezcan indicar que la variante puede entrañar riesgos en el futuro, a pesar de que no se disponga de pruebas claras de los cambios que pueda causar en el fenotipo o en las características epidemiológicas del virus y sea necesario mantener el seguimiento y continuar estudiándola hasta que no se disponga de más información".

Aquí aparecen hasta 12 variantes de coronavirus, algunas de reciente hallazgo. Fueron encontradas en 2021 la variante AV.1, documentada en marzo de este año en Reino Unido (la más reciente de todas), Theta, hallada en Filipinas, la B.1.621, en Colombia, la AT.1, en Rusia y las variantes R1/R2, C.36.3/C.36.3.1, B.1.1.318, sin un origen concreto.

Hasta el momento, las vacunas funcionan con las diferentes variantes, pero su efectividad se ha reducido con variantes como la Delta o la Gamma. Mientras siga habiendo población sin vacunar a nivel mundial, el virus seguirá mutando. Por cierto, a más transmisión, más probabilidad de que el virus mute.

¿Cuándo diremos adiós a la covid?

Semejante panorama pudiera hacer pensar que esto no tiene fecha de caducidad. Pero no hay que olvidar, como apuntan desde Semfyc, que "los virus se comportan así. Cuando nuevos virus atacan al hombre, pasan varios años hasta que la inmunidad los controla. Pasarán tres o cuatro años para que la covid sea algo parecido a la gripe o el rinovirus".

Sin vacunas, el proceso hubiera sido peor, como señalan los expertos: "Nos hubiese pasado como con otras pandemias. La gente se hubiera inmunizado porque lo hubiera pasado. Habría habido miles y miles de muertos. Muchos más que hasta ahora".

La deficiente secuenciación española

Mientras tanto, la búsqueda de nuevas variantes sigue siendo insuficiente en nuestro país. Si acudimos al símil de los detectives, Reino Unido tendría a Sherlock Holmes, y España a Mortadelo y Filemón para encontrar las variantes del coronavirus. Es decir, España secuencia el 1% de los casos covid frente al 10% del Reino Unido (según Gisaid).

Este genera una gran disparidad en los datos que ofrece nuestro país sobre variantes de coronavirus, hasta el punto de que, por ejemplo, la variante Delta solo representa en Castilla y León un 0,5% de los casos y en Navarra el 86,4%, de acuerdo con el último informe del Ministerio de Sanidad.