El ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa ha especificado en su declaración celebrada este miércoles en el juicio de la rama valenciana del ‘caso Gürtel’ que los gastos electorales en las municipales de 2007 de los senadores Alberto Fabra (Castellón) y Adela Pedrosa (Elda), y también de la exalcaldesa de Alicante Sonia Castedo fueron abonados en parte por empresarios con “aportaciones directas”.

Costa, que ha destacado que la gestión de las cuentas de las elecciones municipales de 2007 y de las generales de 2008 eran “competencia exclusiva del partido, que hace transferencias a las sedes provinciales”, ha destacado que ni el PP valenciano ni la gerente de esta formación autonómica intervinieron en las cuentas de estos comicios, que eran responsabilidad, según esta versión, de las direcciones provinciales y locales.

El imputado ha especificado que diferentes actos en varios municipios fueron pagados por empresarios y con aportaciones directas. Y como ejemplos de estos pagos opacos ha destacado los realizados para las campañas de los alcaldes del PP de Castellón, Alicante y Elda.

En el caso de Sonia Castedo (Alicante) los empresarios abonaron los gastos de Orange Market, la marca de Correa en la Comunidad Valenciana. Y también ha señalado otros gastos irregulares: “La facturación que se hizo a la empresa Piaf para las campañas de las elecciones de Castellón ciudad y la campaña municipal en Elda a Adela Pedrosa”.

Costa ha ahondado en los abonos irregulares para la campaña de la senadora Pedrosa en la alcaldía de Elda: “A mí la secretaria general me citó en una comida en Elda, en marzo o abril de 2007. Estaban su jefe de campaña y Álvaro Pérez, que había hecho los bocetos de los carteles y una estructura de cómo debía ser la campaña. Y Pedrosa me pidió que el PP de la Comunidad Valenciana le pagara su campaña”, ha declarado.

Sin embargo, Costa lo rechazó, según el testimonio ante el tribunal, que las instrucciones que había dado a Álvaro Pérez eran que las campañas las pagaban los candidatos y que si quería que lo pagara el partido tenía que hablar con Víctor Campos: “Y me confió que los actos fueron pagados con dinero en efectivo aportado por empresarios”.

Al igual que en otras partes de su declaración, Costa ha pedido perdón y ha reconocido que conocía los hechos y que omitió su deber de denunciar: “Estoy dispuesto a asumir mis responsabilidades”, ha concluido el ex secretario general del PP valenciano.