Correos ha abierto expediente a la empresa subcontrata responsable de la calificación y escaneo de la correspondencia y ha solicitado la "retirada inmediata" del servicio del vigilante de seguridad después de que este no detectase la munición de diferente calibre incluida en las cartas con amenazas dirigidas al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska; a la directora de la Guardia Civil, María Gámez; y al candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias.

En el escrito al que ha tenido acceso Vozpópuli, la compañía asegura que ha recuperado las imágenes grabadas en los equipos de inspección, instalados en el Centro de Tratamiento Automatizado de Madrid (Vallecas), y que se ha comprobado que los tres sobres fueron matasellados e inspeccionados el día 19 a las 17.48 horas sin que el vigilante los detectase..

Ante una circunstancia que se encuentra tipificada como un "incumplimiento muy grave", Correos ha decidido abrir un expediente a la empresa encargada de escanear la correspondencia y el apercibimiento "más severo" por el incumplimiento en el que se ha incurrido y por "el daño a la imagen, al prestigio y al buen nombre" de Correos.

Retirada "inmediata" del servicio del vigilante

Asimismo, ha solicitado la retirada "inmediata" del servicio de Correos del vigilante de seguridad por ser la persona que operaba el equipo reseñado, en el momento en el que las tres misivas pasaron por la inspección radiológica que determinan los procedimientos de seguridad de Correos, "sin que fuera capaz de identificar los proyectiles que portaban".