Araceli, Mónica, Josefa, Batiste, Vicente, Nicanor... Personas mayores y profesionales sanitarios de todo el país han dado este domingo el pistoletazo de salida a la campaña de vacunación contra la covid-19, un punto de inflexión en la pandemia, a la que, sin embargo, aún le quedan largos meses por delante.

Eran las 9 de la mañana cuando Araceli Hidalgo, de 96 años y la residente de mayor edad del centro Los Olmos de Guadalajara, se ha sentado en una silla, se ha santiguado y ha recibido la ansiada primera inyección contra el coronavirus. "Muy bien, muchas gracias", ha dicho tras el pinchazo, del que apenas ha sentido un "poquitillo" de picor.

Así se lo ha comunicado a Carmen Carboné, la enfermera que le ha suministrado el preparado en su brazo izquierdo. "Pues ya está todo, Araceli, ha sido usted la primera", le informaba, cariñosa, la sanitaria. "Gracias a Dios", contestaba la mujer.

Después de ella, Mónica Tapias, una auxiliar de enfermería y la trabajadora más joven de la residencia, que se ha mostrado orgullosa de que haya llegado la vacuna a España y ha animado a la población a recibirla. "Que se vacune la mayoría, hay mucha gente que no ha podido llegar a tiempo".

Las tres mujeres han inaugurado la campaña de vacunación contra el coronavirus que ha empezado este 27 de diciembre con el primer fármaco aprobado en Europa hace tan solo unos días, el de Pfizer/BioNTech, del que España ha recibido una primera remesa de 9.750 dosis.

Los primeros vacunados en cada comunidad autónoma

Como la de Araceli, la imagen de la esperanza se ha ido repitiendo por todas las comunidades que han iniciado a la vez el proceso: Consuelo, Begoña y Bernardina la han puesto en Euskadi; Nicanor, de 72 años, en Madrid; Antonio y Pilar, en Andalucía; Josefa, en Cataluña; Batiste, en la Comunidad Valenciana; Vicente y María Petra en Extremadura...

Ellos, los más azotados y vulnerables al virus, forman parte de los cuatro grupos prioritarios -internos y trabajadores de residencias de mayores y centros de personas con discapacidad, personal sanitario y grandes dependientes no institucionalizados- a los que se irá administrando gradualmente las primeras vacunas según vayan llegando.

Cominarty, como se llama la vacuna de Pfizer y BioNTech, necesita dos dosis, separadas por 21 días, para generar respuesta inmune y se va a inocular de forma simultánea y gratuita en todas las comunidades autónomas gracias a la colaboración de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y el Ejército, que se han encargado de distribuir los tratamientos por todo el territorio nacional.

Casi 10.000 dosis en la primera entrega

Tras este primer lote anticipado de casi 10.000 unidades que llegó ayer desde Bélgica a los almacenes que Pfizer tiene en Guadalajara, le seguirá mañana otra de 350.000. Este envío se repetirá todos los lunes de las próximas 12 semanas hasta llegar a las 4.591.275 vacunas compradas a este laboratorio, con las que se inmunizará a 2.295.638 ciudadanos.

Las dosis se repartirán de forma equitativa entre las comunidades en función de su población de riesgo, y se irá compensando de forma escalonada con las nuevas entregas de este fármaco, al que muy pronto se puede unir el de Moderna, que será evaluado por la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) el próximo 6 de enero.

"Es el principio del fin, pero quedan meses por delante que no van a ser sencillos", ha advertido el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en una comparecencia en la que ha avisado de que el proceso de vacunación va a ser "complejo y durará unos meses"; su previsión es que en mayo o junio puedan estar inmunizados entre 15 y 20 millones de ciudadanos.

Datos preocupantes de contagios

Mientras tanto, y aunque hoy es un "día de esperanza" que marca un "punto de inflexión" en la pandemia, el ministro ha insistido en la necesidad de no relajarse ni bajar la guardia sobre todo en estas fechas navideñas, ya que "los datos son preocupantes".

No en vano, la incidencia, que rompió hace unos días con varias semanas de descenso continuado, continúa al alza este domingo en varias autonomías.

Así por ejemplo, la situación epidemiológica ha empeorado en Cataluña, que sumado 1.048 nuevos contagios y 25 fallecidos en las últimas 24 horas y, con ello, la velocidad de propagación del coronavirus (Rt) y el riesgo de rebrote han aumentado.

En Euskadi, ayer se diagnosticaron 226 positivos y la tasa de positividad sigue por tercer día consecutivo por encima del 5 %; Andalucía, por su parte, ha sumado 682 nuevos casos y 17 fallecimientos en las últimas 24 horas, mientras que Castilla y León ha contabilizado 176 infecciones más, casi el doble que ayer.

Por el contrario, en Navarra los nuevos casos han descendido hasta 72, lo que confirma una cierta estabilidad tras sumar 82 el día anterior, si bien hay dos personas fallecidas. Y los hospitales de La Rioja han registrado un ligero descenso de la presión asistencial, con cuatro ingresos menos y ningún fallecimiento, pero los casos activos han aumentado en 13.

Ante estos datos, Illa ha emplazado una vez más a "seguir al pie de la letra" las indicaciones. "Que las alegrías de estos días no sean lloros cuando pase el día de Reyes", ha concluido.