España

El coronavirus fuerza a dejar en libertad a inmigrantes ante la imposibilidad de repatriar

Desde que se decretó el estado de alarma ha bajado la tasa de ocupación de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) hasta el 10%; Interior estudia caso por caso y varios jueces han ordenado ya desalojos

Imagen de archivo del CIE de Las Palmas de Gran Canaria.
Imagen de archivo del CIE de Las Palmas de Gran Canaria. EFE

Desde que se decretara el estado de alarma por el coronavirus, la tasa de ocupación de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) ha caído del 59% al 10%, según han informado a Vozpópuli fuentes del Ministerio de Interior. El departamento de Fernando Grande-Marlaska y varios jueces han acordado dejar en libertad a cientos de personas ante la imposibilidad de tramitar la devolución a sus países de origen por el cierre de fronteras. 

Ante la ausencia de internos, los CIE de Barcelona y Tarifaya han sido cerrados. Esta misma semana se ha acordado liberar otros tres centros: Gran Canaria, Madrid y Murcia. El juez que supervisa el centro de Las Palmas ha ordenado su desalojo; Interior ha procedido a vaciar las instalaciones de Aluche; y la juez que tiene asignado el control jurisdiccional del centro de Sangonera ha acordado que se libere de forma paulatina a los inmigrantes albergados en el edificio.

Hasta ahora, permanecen operativos los CIE de Valencia y de Algeciras, pero con menos población de la habitual. Aunque fuentes del Ministerio destacan el porcentaje de ocupación media, que se ha quedado en un 10%, no precisan la cifra exacta de internos ni antes ni después del estado de alarma. Desde la Asociación de Abogados Extranjeristas y la organización Convivir Sin Racismo han reclamado desde el pasado 16 de marzo el cierre de todos los centros "debido a la pérdida de su función y sentido, al devenir imposible la ejecución de las órdenes de expulsión a las que supuestamente se deben los internamientos".

Cierre de fronteras

La resolución que contempla el desalojo del CIE de Murcia responde a una petición formal de Convivir Sin Racismo realizada el pasado 21 de marzo. En el auto, recogido por Vozpópuli, la magistrada Olga Reverte admite que en el marco la pandemia y sus consecuencias sobre el cierre de fronteras, es pertinente "continuar el procedimiento de liberación paulatina de los internos del CIE cuya expulsión no sea posible materializar".

El juez Arcadio Díaz Tejera, a cargo del CIE de Las Palmas, también recuerda en su auto que actualmente no se pueden realizar las órdenes de expulsión dadas las restricciones que impone el decreto de estado de alarma y la "prohibición" de vuelos al extranjero. A ello se suma que países como Marruecos, Argelia y Senegal han blindado sus fronteras ante la crisis de la Covid-19.

Ambos magistrados hacen hincapié en que los centros de internamiento son "establecimientos de carácter público no penitenciario donde se ingresa a ciudadanos extranjeros pendientes de la tramitación o ejecución de su expulsión o devolución". La normativa establece que el internamiento de los inmigrantes se mantendrá por un máximo de 60 días; hace ya 18 que el Ejecutivo acordó el estado de alarma y aunque de momento se ha firmado hasta el 11 de abril, ya se maneja su ampliación hasta al menos el 26 de abril.

Contagios por "hacinamiento"

En el caso del centro de Las Palmas de Gran Canaria, el juez ha ordenado su desalojo después de que se conocieran dos casos de coronavirus entre los internos y se detectara que los contagios se estaban extendiendo, en parte, por el "hacinamiento" dentro del CIE. Según adelantó EFE, la decisión del magistrado tuvo lugar después de que el jefe de epidemiología del centro advirtiera de que las condiciones en dicha instalación eran un "factor favorable para la expansión de la infección entre las personas hacinadas, por lo que lo ideal es disponer de espacios que eviten esa situación".

El magistrado admite en su auto que la "inexistencia de las condiciones adecuadas para garantizar el debido aislamiento de los internos con síntomas o que han dado positivo por contagio de la Covid-19" ha derivado en la decisión de desocupar el CIE. En este sentido, alega "estrictas razones de salud y orden público" para acordar la liberación de los inmigrantes e insiste en que por ahora es "imposible" su "expulsión del territorio nacional por causa de fuerza mayor".

Según la normativa, el ingreso de extranjeros a los centros de internamiento tiene lugar en medio de la tramitación del expediente para la repatriación. De ahí que fuentes de Interior aseguren a Vozpópuli que ante la incapacidad de devolución, no se prevé la entrada de nuevos inmigrantes en los CIE.

Futuro de los internos

Ante las decisiones de desalojar las instalaciones y tras la orden nacional de confinamiento, los internos tienen ahora dos posibles escenarios: ir a casa de un familiar o pasar a disposición de los servicios sociales. Aunque los extranjeros en libertad quedarán en situación irregular, no podrá acordarse un nuevo internamiento. 

Desde la organización Convivir Sin Racismo han pedido a las autoridades que las personas que no cuenten con familia a la que acudir puedan ser "trasladadas a lugares habilitados para que puedan pasar la cuarentena en condiciones dignas". Fuentes de Interior sostienen que servicios sociales está trabajando en brindar apoyo a los inmigrantes que lo necesiten. 

Según ha adelantado EFE, los inmigrantes del CIE de Las Palmas de Gran Canaria han sido trasladados la noche de este jueves a una residencia educativa. Para entonces solo ocho personas permanecían en las instalaciones de Barranco Seco: cuatro que fueron aislados tras dar positivo en coronavirus y otros cuatro que estaban pendiente de conocer sus resultados. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba