La epidemia avanza descontrolada en Cataluña, donde todos los indicadores epidémicos ya apuntan a una posible quinta ola que afecta sobre todo a los jóvenes, con 5.304 nuevos diagnosticados en las últimas 24 horas, con una media de edad que baja a 27,4 años, aunque los hospitales aún no notan este crecimiento.

El riesgo de rebrote (EPG) se ha disparado de los 199 puntos de este jueves a los 282 de este viernes, 83 más, mientras que la velocidad de propagación del virus (rt) no frena y ya es de 1,71, dieciséis centésimas más que la víspera, es decir, que cada 100 infectados contagian a una media de 171 personas, una transmisión comunitaria sin control.

Este aumento explosivo de contagios entre los jóvenes sin vacunar, que los expertos atribuyen a la nueva variante delta, más contagiosa, y a los efectos de la pasada verbena de San Juan, la apertura del ocio nocturno y la relajación de las restricciones, está provocando un aluvión de consultas en los ambulatorios, que no dan abasto para hacer PCR y test de antígenos.

Según los datos actualizados por el Departamento de Salud, en Cataluña hay 475 personas hospitalizadas con covid, dos más que el día anterior, de las que 115 están graves en la UCI, cuatro menos que la víspera y una cifra que no se daba desde el 8 de agosto de 2020.