El consulado español en Houston (Estados Unidos) tiene desde el mes de octubre un nuevo trabajador: Juan Ignacio Avello Soria, a la sazón esposo de la propia cónsul general, Julia Alicia Olmo y Romero. Todo ello gracias a la convocatoria de una plaza "temporal" dentro del consulado, con categoría de auxiliar, en la que él fue el único en presentarse, según la documentación a la que ha tenido acceso Vozpópuli.

Este medio preguntó a la Oficina de Información Diplomática (OID) por los motivos que han llevado al consulado en Houston a adjudicar dicha plaza al marido de la cónsul, así como el inicio de la citada contratación y el sueldo que se le ha asignado a Avello. La respuesta del departamento de Arancha González Laya fue la siguiente: "La contratación está dentro de la ley, habiendo seguido todos los procedimientos previstos al efecto y con todos los mecanismos de control".

La convocatoria de esta plaza se hizo el 29 de septiembre del año pasado y se resolvió provisionalmente el 19 de octubre. Tras el preceptivo periodo de alegaciones durante cinco días hábiles, la resolución de dicho concurso se anunció el 27 de octubre. Los dos documentos fueron avalados por el tribunal creado al efecto.

El presidente del mismo fue el canciller del consulado, José Luis Alonso Martínez de Compañón. En los documentos aparecen a su lado los nombres de la secretaria y la vocal del citado tribunal. Los tres son empleados de la legación diplomática, según fuentes diplomáticas consultadas por este medio, y por tanto trabajan a las órdenes de la cónsul.

La oferta no aparece en la web

Lo más llamativo de esta convocatoria es que no hay ninguna reseña en la web del consulado que dirige Julia Olmo. Es una oferta 'fantasma'. A diferencia del resto de consulados españoles en Estados Unidos -nueve en total-, el de Houston es el único que no cuenta en su página oficial con pestañas del tipo 'ofertas de empleo y prácticas', 'tablón de anuncios' o 'avisos del consulado'. Tampoco se hizo ninguna mención de la resolución de esta plaza en la cuenta del consulado en Twitter.

Con lo cual, nadie ajeno al propio consulado de Houston se pudo enterar de la convocatoria de este puesto laboral, subrayan las citadas fuentes, cuando existe la obligación de dar publicidad de ello. El propio Ministerio de Asuntos Exteriores tiene unas instrucciones para las convocatorias de puestos laborales con categoría de subalterno y similares.

En el punto 1 se indica que "las bases de la convocatoria deberán publicarse completas en los tablones de anuncios del Centro de trabajo donde radiquen los puestos convocados, en las Oficinas del Estado español en la demarcación y en los Centros y Asociaciones de la colectividad española y en cuantos medios de comunicación sea posible y permitan la mayor difusión de la convocatoria".

Si la convocatoria se colgó en el tablón de anuncios dentro de la sede diplomática, muy pocas personas lo pudieron ver ya que el propio consulado emitió un comunicado el 20 de marzo del año pasado en su web, en el que anunciaba que la atención al público en ventanilla se restringía a "casos urgentes o derivados de situaciones de emergencia" por culpa de la covid-19.

Exteriores subraya igualmente en sus instrucciones que las bases de cada convocatoria "también se publicarán en la página 'web' de la Representación", un hecho que no sucedió en este caso. En convocatorias de otros consulados españoles en EEUU se han presentado una media de entre 10 y 15 candidaturas para puestos de auxiliar administrativo, según ha comprobado Vozpópuli. Pero en Houston solo hubo un candidato: el marido de la cónsul.

Embajadora contra las 'fake news'

Olmo fue nombrada cónsul en Houston en abril de 2019 y tomó posesión del cargo en agosto de ese año ya con González Laya al frente del Ministerio. Previamente, el Gobierno de Mariano Rajoy la eligió en marzo de 2018 como embajadora en misión especial para las Amenazas Híbridas y la Ciberseguridad.

Por tanto, fue la primera responsable gubernamental al frente de la lucha contra organizaciones dedicadas a difundir noticias falsas aprovechando la viralidad que brindan las redes sociales. Ello se pudo constatar con motivo del desafío independentista en Cataluña en el otoño de 2017, cuando el Ejecutivo de Rajoy acreditó la injerencia de hackers rusos, tal y como recordó El Independiente en el momento del cese de Olmo.

Antes de ser embajadora contra las 'fake news', estuvo destinada como embajadora en Angola entre 2012 y 2017. El Confidencial desveló en 2015 que Exteriores había concedido a Olmo el alquiler de una vivienda en Luanda, por la que se pagaba más de 25.000 euros al mes, ya que el estado de la residencia oficial no era de su agrado.

Rectificación del Ministerio de Exteriores

https://www.vozpopuli.com/actualidad/el-ministerio-de-asuntos-exteriores-manifiesta.html