El empresario Luis Gálvez, propietario de la constructora Ploder, que declaraba en calidad de investigado este jueves ante el juez instructor del 'caso Púnica', ha negado tajantemente que entregara 60.000 euros en metálico en la sede del PP de Génova ni al extesorero del PP Álvaro Lapuerta ni al entonces gerente Luis Bárcenas para la campaña electoral de la expresidenta del PP madrileño Esperanza Aguirre.

Fuentes jurídicas consultadas por Europa Press, que han asistido al interrogatorio, señalan que el empresario también ha negado haber estado en la sede de la calle Génova.

Acusación de Bárcenas

Su imputación se produjo después de que el pasado 24 de febrero Bárcenas indicara ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 que Gálvez entregó esas cantidades para la campaña electoral de Aguirre en 2007.