La Comisión Mixta (Congreso-Senado) para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas, ha aprobado este jueves, con el voto en contra del PSOE, una propuesta de resolución de Vox que insta al órgano que preside María José de Fuente a fiscalizar anualmente al Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

En concreto, el Parlamento ha instado al Tribunal de Cuentas a realizar una "fiscalización recurrente y sistemática" del centro que preside el socialista José Félix Tezanos dentro de los planes anuales de fiscalización de este órgano, al que también instan hacer un seguimiento de las recomendaciones que hizo al CIS en su informe correspondiente a los ejercicios 2016 y anteriores.

Por contra, no ha salido adelante otra propuesta de Vox que planteaba la imposición de sanciones a los responsables de los organismos fiscalizados por el Tribunal de Cuentas que incumplan reiteradamente las recomendaciones del fiscalizador.

Los de Santiago Abascal sólo han encontrado el apoyo del PP para esta iniciativa que buscaba que la actitud de desoír al Tribunal de Cuentas no quede impune, sino que tenga consecuencias, y "derive en una responsabilidad real sobre quienes deliberadamente gestionan los fondos públicos sin el rigor y la diligencia adecuada".

El resto de propuestas de resolución registradas por los grupos al informe de fiscalización relativo a la gestión del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en 2016 y precedentes sí han sido aprobadas con amplía mayoría.

Más control interno 

Así, a propuesta del PSOE se insta a la Administración General del Estado a tomar las medidas regulatorias y organizativas necesarias para proceder a la "laboralización de la red de campo de CIS" y que se emplace al propio centro a reforzar su sistema de control interno y a establecer procedimientos adecuados en la gestión de su red de campo también con vistas a su laboralización.

Siguiendo las recomendaciones del propio Tribunal de Cuentas, la comisión mixta también ha pedido al Gobierno que "adecue la capacidad operativa del CIS en cuanto medio propio y servicio técnico de la Administración General del Estado con capacidad suficiente para actuar".

Vox y el PP también plantearon y consiguieron ver aprobadas propuestas para emplazar al CIS a reforzar su sistema de control interno y superar las deficiencias de gestión observadas, y en particular, elaborar manuales de procedimiento en materia de becas y ayudas, convocatoria y celebración de cursos, venta de publicaciones y gestión de la red de campo y, en este sentido, plantean que revise su sistema de distribución de funciones en la tramitación de becas y otras transferencias.

Además, a instancias de Vox se reclama que garantice "un procedimiento adecuado de selección de los adjudicatarios" y que se formalicen por escrito los contratos en los supuestos procedentes, "definiendo adecuadamente el objeto, las obligaciones de las partes, el precio o la duración" de los mismos, "a fin de ajustar la gestión de los trabajos encargados al personal de la red de campo a su configuración legal de contratos de servicios sujetos a la legislación de los contratos del Estado".

Asimismo, a propuesta de PSOE, PP y Vox se demanda al centro que preside Tezanos a tomar medidas para superar la situación de desequilibrio financiero detectada por el Tribunal de Cuentas en el ejercicio 2016.