El Congreso de los Diputados gastó más de 800.000 euros en abonar desplazamientos en taxi y ayudas por kilometraje por uso de vehículo privado durante 2020, un año marcado por el estado de alarma y las restricciones derivadas del coronavirus.

La Cámara Baja ofrece a cada uno de sus 350 diputados una tarjeta con 3.000 euros anuales para gastar en desplazamientos en taxi dentro de la Comunidad de Madrid, pero no es una cantidad fija, sino finalista, es decir, sólo costea aquellos viajes que el parlamentario realmente haya realizado.

Y si usan su propio automóvil para el cumplimiento de sus funciones parlamentarias, el Congreso también ayuda a sus señorías abonándoles 25 céntimos por kilómetro así como, en su caso, los importes de los peajes de autopistas, siempre con la debida justificación.

En concreto, según los datos del Congreso, a los que ha tenido acceso Europa Press, la Cámara destinó un total de 371.783,83 euros para pagar los viajes en taxi a diputados y otros 431.347 euros para abonar los gastos derivados del uso de coche particular.

Plenos con la mitad de diputados

En suma, el Congreso dedicó 803.030,03 euros a este concepto en 2020, que no fue un año normal porque al parón de los meses de verano, que están fuera del periodo ordinario de sesiones, hay que sumarle las semanas de suspensión de la actividad parlamentaria tras decretarse el estado de alarma en marzo, así como la reducción de la presencia de los diputados en los plenos.

Esos más de 800.000 euros suponen un 45% más de lo que la Cámara pagó en taxis y kilometraje de sus señorías en 2019 (553.927,55: 330.817,4 euros en taxis y 223.110.15 en kilometraje). Sin embargo, 2019 tampoco fue normal en términos parlamentarios pues hubo varios meses en los que las Cortes Generales estuvieron disueltas con motivo de las elecciones generales del 28 de abril y la repetición del 10 de noviembre.

En el 2018, un año estrictamente ordinario, la Cámara destinó a esta partida un total de 946.090,56 euros (510.302,81 euros en taxis y 436.696,75 euros en kilometraje), un 18% más que todo el año pasado.

Según los datos facilitados por el Congreso, el año pasado 318 de los 350 diputados que conforman el arco parlamentario hicieron uso de la tarjeta de taxi, a la que sólo renunciaron 32 de sus señorías, o lo que es lo mismo, un 9% del hemiciclo.

De esos 318 parlamentario, 108 eran del PSOE, 85 del PP, 49 de Vox, 20 de Unidas Podemos y todos los diputados del resto de grupos. Ello supone que la mayoría de los que han renunciado a la tarjeta son miembros del PSOE y Podemos, los partidos que componen el Gobierno.

Además, fueron 192 las señorías que reclamaron el pago del kilometraje, de los que 77 fueron del PSOE, 50 del PP, 25 de Vox, 10 del Grupo Plural, 9 de Unidas Podemos, 6 de ERC, 5 de Bildu y otros 5 del PNV, 4 del Grupo Mixto y 1 de Ciudadanos.

Durante 2019, un total de 571 parlamentarios de las tres legislaturas que coincidieron en ese año electoral hicieron uso de la tarjeta de taxi, y 404 los que solicitaron ayuda por kilometraje, mientras que en 2018 fueron 280 diputados los que utilizaron su tarjeta para poder desplazarse por taxi y 190 reclamaron el abono del kilometraje.

2,6 millones en aviones, trenes y autobuses

A estas cantidades en transporte hay que sumar los más de 2,6 millones de euros en billetes de autobús, tren y avión que el Congreso gastó el pasado año en viajes nacionales de los diputados, una cifra inferior a los 2,8 millones de 2019 y los más de 5 millones de euros de 2018, el último ejercicio ordinario.

Así las cosas, en 2020 la Cámara se ahorró más de 2,41 millones de euros en viajes dentro de España respecto a un año en el que la actividad parlamentaria es la habitual, como lo fue en 2018, lo que supone un 48,09% menos.

En concreto, según los datos desglosados, recogidos por Europa Press, de los 2,60 millones euros facturados en 2020, 1.783.522,89 euros se invirtieron en viajes realizados por los diputados entre Madrid y sus respectivas circunscripciones, los denominados desplazamientos para la 'actividad parlamentaria'.

El resto son 219.971,28 euros destinados a sufragar viajes de diputados para acudir a actos políticos, con permiso de la dirección de su grupo parlamentario, y otros 520,34 euros para viajes oficiales de representación institucional de la Cámara.