'Caso Alsasua'

El Supremo rebaja las condenas de Alsasua: ser Guardia Civil "no es una ideología"

Frente a las penas de entre dos y 13 años que había fijado la Audiencia Nacional, el Supremo ha dictado condenas de entre 1 año y seis meses de prisión y nueve años y seis meses

  • La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo revisa en vista pública la sentencia del caso Alsasua.
    La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo revisa en vista pública la sentencia del caso Alsasua. EFE
  • El Supremo rebaja las condenas de Alsasua: ser Guardia Civil "no es una ideología"
    El Supremo rebaja las condenas de Alsasua: ser Guardia Civil "no es una ideología"

"No puede considerarse que el hecho de pertenecer a un instituto policial sea una ideología". Bajo este argumento el Tribunal Supremo ha rebajado las condenas a los ocho acusados de agredir en 2016 a dos agentes y a sus parejas en el bar Koxka en la localidad de Alsasua. En concreto, la reducción de penas se debe a la no aplicación de la agravante de discriminación y a la desestimación del agravante de abuso de superioridad en el caso del delito de atentado a la autoridad. También se ha acordado la supresión a dos acusados de alguno de los delitos de lesiones por falta de pruebas. 

Según han explicado los magistrados en su sentencia de 449 folios, en esta causa "no se describe una situación de discriminación, no se describe la ideología, tampoco se establece una comparación entre situaciones desiguales sobre las cuales fundar la discriminación, ni hecho probado contiene una definición ni expresión de la situación objetiva de desigualdad derivada de una ideología del sujeto pasivo del hecho delictivo".

En este sentido, los jueces han subrayado que "no puede considerarse que el hecho de pertenecer a un instituto policial sea una ideología", por lo que la agresión de 2016 "no permite la aplicación de la circunstancia de agravación".

Aún así, el Supremo ha considerado probado que todos los acusados sabían que el teniente y el sargento, "aún estando fuera de servicio el día en que ocurrieron los hechos, pertenecían a la Guardia Civil y destinados en el Puesto de Alsasua".

Reducción de hasta cuatro años

Frente a las penas de entre dos y 13 años que había fijado la Audiencia Nacional, el Supremo ha dictado condenas de entre 1 año y seis meses de prisión y nueve años y seis meses. En esta ocasión, se han considerado probados los delitos de atentado a agentes de la autoridad, lesiones, desórdenes públicos y/o amenazas

Fuentes jurídicas han asegurado a Vozpópuli que los ocho condenados -siete de ellos ya en prisión- deberán cumplir la condena, incluidos aquellos con penas inferiores a 24 meses, y que ninguno cumplirá más de siete años y medio de cárcel.

Con el fallo se ha desestimado la sentencia dictada en junio de 2018 en la que se establecieron penas de entre dos y 13 años de prisión para Jokin UnamunoOhian ArnanzAdur RamírezJulen GoikoetxeaJon Ander CobIñaki AbadAratz Urrizola y Ainara Urquijo. A todos se les condenó en primera instancia por delitos de atentado a agentes de la autoridad, lesiones, desórdenes públicos y amenazas. Y fueron absueltos del delito de terrorismo presentado por la Fiscalía, que renunció a su petición en el recurso de casación.

Voto particular

La resolución cuenta con un voto particular favorable a haber mantenido la agravante de discriminación firmado por dos de los magistrados. "Hay que dejar sentado que la discrepancia con la sentencia versa única y exclusivamente sobre la apreciación de la agravante de obrar por motivos de discriminación", han advertido los jueces Vicente Magro y Antonio del Moral.

La decisión tiene lugar después de que el pasado 19 de septiembre la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo se reunió en vista pública para revisar las condenas. Aquel día, las defensas enfocaron su estrategia en desacreditar a la juez de la Audiencia Nacional Concepción Espejel, a quien criticaron por su matrimonio con un agente del Instituto Armado y por un premio que recibió del Cuerpo; y reprocharon el hecho de que la propia Guardia Civil participara como Policía Judicial en el caso en el que las víctimas son dos de sus agentes y sus respectivas parejas. 

La Fiscalía rebatió todas las líneas de defensa de los letrados y ante la polémica de si hubo o no motivación ideológica en la agresión aseguró: "Lo fundamental es que los hechos probados nos afirman que el ataque se produjo en tanto y en cuanto las víctimas eran guardias civiles". 

El fiscal Álvaro Redondo insistió en que los motivos del ataque tienen su origen en que las víctimas pertenecían a la Guardia Civil. "No es una asociación de amigos que se reúne para comer un asado. Es una institución fiel a España, al rey y al pueblo español. Pueden por tanto ser objeto de un ataque ideológico", dijo.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba