Ni los pasos, ni los viajes, ni las reuniones familiares tendrán cabida esta Semana Santa. Las comunidades autónomas han decidido restringir la movilidad entre regiones de cara al próximo puente de San José y las fiestas religiosas. La decisión ha contado con el respaldo de casi todas las comunidades, aunque Madrid se han mostrado contraria a la decisión consensuada este miércoles en el Consejo Interterritorial de Salud, según ha sabido Vozpópuli de fuentes conocedoras de lo ocurrido en la reunión.

El consejero madrileño de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha asegurado que la comunidad no va a cerrar perimetralmente ni en el puente de San José ni en Semana Santa, según ha informado la agencia Efe.

Canarias y Baleares quedan al margen de la restricción de movilidad, aunque los movimientos entre islas están permitidos y los residentes pueden regresar. Ahora bien, el resto de españoles no podrán ir de vacaciones a estos territorios.

Las reuniones en domicilios también estarán vetadas y limitadas a los convivientes. En los espacios públicos solo podrán juntarse entre cuatro personas en espacios cerrados y seis personas en los públicos al aire libre y la movilidad nocturna deberá ser limitada en la franja horaria que va desde las 23:00 a las 06:00, aunque las comunidades podrán ampliarlo. Carolina Darias, ministra de Sanidad, también ha llamado a la prudencia y ha insistido en la importancia de cumplir con las normas en la rueda de prensa posterior al Consejo Interterritorial. "El descenso de la incidencia ha sido muy importante, pero aún tenemos que llegar a 25 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días", ha asegurado.

El Ministerio de Sanidad no quiere repetir el caos de Navidad y para los próximos festivos ha abogado por unas normas comunes para todo el territorio y también por mantener la prudencia. "Quiero agradecer el esfuerzo a todos los consejeros de Sanidad de las comunidades. Hemos llegado a un gran acuerdo que nos permitirá seguir salvando vidas, no ninguna otra festividad", ha afirmado Darias.

Entre el 26 de marzo y el 9 de abril, se tendrán que "evitar todos aquellos viajes que no sean necesarios. La movilidad estará limitada por el cierre perimetral de todas las comunidades autónomas y sujeta a ciertas excepciones reguladas por el estado de alarma mediante el Real Decreto 926/2020. Se recomienda que en los casos sujetos a estas excepciones se realice una PDIA antes del viaje".

En el caso de los territorios en los que sea festivos el día 19, del 17 y el 21 de marzo también estarán en vigor las restricciones de movilidad anunciadas.

Sin celebraciones

En las dos semanas previas a Semana Santa habrá el mismo nivel de alerta que en las fiestas, incluso si los indicadores mejoran. También propone que no se celebren "eventos masivos de cualquier índole que impliquen aglomeración o concentración de personas". Solo podrán celebrarse en espacios cerrados aquellos actos que respeten del nivel de alerta que tenga cada comunidad. Las reuniones se limitarán a convivientes en espacios privados

Viajeros extranjeros

Darias ha aclarado a preguntas de los periodistas que los viajes procedentes del extranjero están limitados a aquellos que sean esenciales en el caso de terceros países, es decir, aquellos que no pertenecen a la Unión Europea. La ministra también ha aclarado que por ello se han reforzado los controles para vigilar que todos las personas que entrar por un aeropuertos se han realizado una PCR y es negativa. "Los que vengan a España también estarán sometidos a los cierres perimetrales, al igual que el resto de los españoles", ha indicado.