La diputada de Compromís Belén Bachero ha exigido a la presidenta del PP, Isabel Bonig, y al presidente del PP provincial, Miguel Barrachina, que tomen "medidas inmediatas y urgentes después de conocerse que el alcalde de Villahermosa del Río, Luis Rubio, se ha saltado las prioridades de vacunación contra la covid aprovechando su cargo de gerente de la residencia municipal del municipio".

Bachero ha pedido la dimisión del primer edil y que se investiguen los hechos por parte de la Conselleria de Sanidad. El alcalde de la localidad, Luis Rubio, por su parte, ha señalado que se vacunó porque contaba con la autorización de Salud Pública.

Según Bachero, el alcalde de Villahermosa "aprovechó su cargo para vacunarse porque las prioridades de vacunación incluían a personal sanitario y sociosanitario, además de personal que realice funciones distintas a la prestación de servicios sanitarios".

No obstante, ha añadido que "la responsabilidad política por ser una residencia municipal no supone el desempeño de labores con los residentes ni supone ser parte de la plantilla". "Un cargo político no es un trabajador de la residencia, por lo que Rubio deberá explicar también por qué incluyó su nombre entre los trabajadores de la residencia, cuando no lo es".

Con la autorización de Salud Pública

Por su lado, el alcalde de Villahermosa del Río, Luis Rubio, ha señalado a Europa Press que él se vacunó porque contaba con la autorización de Salud Pública y cumplió con el decreto del Ministerio de Sanidad.

Ha explicado que él es el administrador de la residencia de Villahermosa, donde va de forma habitual e, incluso, durante Semana Santa del pasado año estuvo durante 30 días realizando tareas "para atender a los residentes con dignidad, puesto que sólo trabajaba una tercera parte de la plantilla, ya que el resto estaba de baja por la covid-19".