El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha afirmado este miércoles que la multa de casi 19 millones de euros que Bruselas propone para España por manipular el déficit de la Comunidad Valenciana "no la va a pagar el Estado", sino que será el organismo autonómico quien se hará cargo de la cuantía. "La tiene que pagar quien la tiene que pagar", ha subrayado.

La sanción procedente de la Comisión Europea debe aprobarse formalmente este mismo jueves. Su importe es prácticamente simbólico, ya que se sitúa por debajo del máximo previsto en la legislación comunitaria, que ascendería a 2.000 millones de euros en el caso de España, el 0,2% del PIB. Tras su ratificación, el recargo tendrá que ser corroborado por los ministros de Economía de la Unión Europea en el Ecofin.

La legislación comunitaria se aprobó en 2011 a raíz de la manipulación de las estadísticas de Grecia, cuyo descubrimiento marcó el origen de la crisis de la deuda

De Guindos, en declaraciones a la Cope, ha explicado que el asunto del déficit de la Comunidad Valenciana procede de una revisión de datos anterior a 2011. "Los datos posteriormente se corrigieron", ha añadido.

Primera sanción

Se trata de la primera vez que Bruselas utiliza sus nuevos poderes para investigar una posible manipulación estadística en un Estado miembro y sancionar a los responsables. Esta legislación se aprobó en 2011 a raíz de la manipulación de las estadísticas de Grecia, cuyo descubrimiento marcó el origen de la crisis de la deuda.

La máxima entidad europea comenzó en 2014 una investigación formal sobre la posible manipulación de las estadísticas de la Comunidad Valenciana. El objetivo era determinar si por causa de unas declaraciones incorrectas de los gastos habidos en esta región se tergiversaron los datos sobre el déficit del Estado español a lo largo de varios años y averiguar quiénes fueron los responsables. Las pesquisas se han concentrado en los gastos sanitarios no reconocidos, las denominadas facturas en los cajones, durante el periodo 1988-2011.