Colombia, por boca de su ministro de Salud y Protección Social del país, Fernando Ruíz, ha mostrado su rechazo frontal a la denominación de cepa colombiana, término que se ha acuñado desde la Comunidad de Madrid este viernes para nombrar a una nueva variante detectada de la covid al hacer balance de la evolución de la pandemia.

Ruíz, en un tuit en el que menciona al Viceconsejero Salud Publica de la región, Antonio Zapatero, ha señalado que "imprecisiones" como la denominación de cepa colombiana "alimentan la xenofobia" y ha remarcado que "la precisión es importante desde un ente técnico" y que "un país reporte una cepa no lo define como lugar de origen".

Unas palabras que responden a la alusión de la Comunidad de Madrid, que continúa inmersa una semana más "en una clara tendencia descendente tanto en el número de casos de coronavirus como en la asistencia en los hospitales" y que ha alertado de la "preocupante" detección de un aumento progresivo de la variante colombiana, añadiendo que puede "generar problemas con las vacunas".

Zapatero ha mostrado preocupación por la citada variante, que asegura, posee una composición que podría suponer "algún problema con las vacunas" contra el virus. "Estamos detectando un aumento progresivo y nos preocupa", ha señalado.

En este sentido, el Ejecutivo madrileño ha insistido en la necesidad de "control y vigilancia" en lugares como aeropuertos y estaciones. "Vuelve a tomar sentido preguntar por qué los pacientes que entran en Barajas" sin control, ha señalado.