España

Cs fulmina a Roldán y propone a Carrizosa como candidato a la Generalitat para allanar la coalición con el PP

El relevo supone una nueva ruptura de Inés Arrimadas con la herencia de Albert Rivera. Carrizosa tiene un perfil público más conocido en Cataluña por su papel durante los llamados plenos de la desconexión 

El presidente de Ciudadanos en el Parlament, Carlos Carrizosa y la portavoz de Ciudadanos en el Parlament, Lorena Roldán
El presidente de Ciudadanos en el Parlament, Carlos Carrizosa y la portavoz de Ciudadanos en el Parlament, Lorena Roldán Europa Press

Movimiento sorpresa en Ciudadanos. La formación naranja ha fulminado este miércoles a Lorena Roldán como candidata de Ciudadanos a la Generalitat de Cataluña, y ha propuesto en su lugar a Carlos Carrizosa. El objetivo es allanar la coalición electoral con el PP en los próximos comicios autonómicos, que Quim Torra adelantará previsiblemente al otoño.

El partido naranja ha emitido un comunicado a última hora de la noche en el que señala que "la unión de los constitucionalistas es más necesaria que nunca". Por eso, dice, la dirección ha acordado que el candidato tenga exclusivamente cargo en Cataluña, un requisito que Roldán no cumple al ocupar la portavocía de Ciudadanos en el Senado. Roldán, sin embargo, había ganado unas primarias.

Este relevo a las puertas de la cita electoral supone una nueva ruptura de Inés Arrimadas con la herencia que recibió de Albert Rivera. Roldán fue la apuesta de la anterior dirección a pesar de no contar con mucho predicamento entre los afiliados naranjas en Cataluña. Uno de los objetivos que persigue Arrimadas es facilitar el acuerdo electoral con el PP catalán, del que su líder Alejandro Fernández recela.

Carrizosa, el portavoz de la 'desconexión'

Según ha sabido Vozpópuli, la decisión se ha comunicado al grupo parlamentario de Ciudadanos en Cataluña poco antes de hacerse público a los medios de comunicación. Roldán ha enviado un mensaje a todos sus compañeros agradeciendo el trabajo y el apoyo de estos años. La excandidata y senadora asumió el liderazgo del partido en esta comunidad tras la marcha de Arrimadas al Congreso.

Carlos Carrizosa (Barcelona, 1964) es un candidato de la máxima confianza de Arrimadas. Ha controlado la formación catalana con mano de hierro. Y su perfil público es más conocido en Cataluña por su larga trayectoria en la oposición al nacionalismo y sobre todo por su papel muy relevante durante los llamados plenos de la desconexión previos al golpe separatista en Cataluña del 2017. 

Fuentes de Ciudadanos en Cataluña sostienen que el cambio de Roldán "se venía venir". "No ha sabido construir su liderazgo", dicen. Roldán encontró siempre el apoyo de Rivera y la anterior cúpula naranja, pero no ha tenido ahora el de Arrimadas.

Ciudadanos había dado pistas de que el relevo en la candidatura era una opción en las últimas semanas. Carrizosa asumió la función de portavoz durante el pleno monográfico sobre la monarquía en el Parlament. También fue protagonista de una entrevista en profundidad en TV3, en la que fue presentado como líder de la oposición

PP: juntos pero solo en Lérida y Gerona

Las claves de este cambio no están solo en las expectativas electorales de Ciudadanos, que también, sino en el acuerdo con el PP. Ciudadanos ganó las anteriores elecciones, pero todas las encuestas vaticinan una fuerte caída con respecto a su anterior resultado.

El partido defiende una candidatura de unidad constitucionalista. El objetivo de Arrimadas es que esa lista la lidere Ciudadanos y no el PP, a diferencia de lo que ocurrió en el País Vasco. La candidatura podría aglutinar a otras fuerzas políticas, como la de Manuel Valls. Y también a sectores de la socialdemocracia desencantados con el PSC. También al propio PSC, aunque esta opción está descartada por completo.

El PP catalán recela de este acuerdo. Fernández no descarta la lista conjunta, pero tampoco descarta encabezarla él mismo. Tal y como ha adelantó este diario, el partido de Pablo Casado ha planteado en las últimas semanas una fórmula intermedia, en la que Partido Popular y Ciudadanos irían de la mano en aquellas provincias en las que el constitucionalismo siempre ha sido más débil históricamente -Lérida y Gerona-. En Barcelona y Tarragona, cada partido tendría su propia papeleta.

En el PP ven inviable además el tripartito constitucionalista con el PSC que defiende Ciudadanos. Los populares sostienen que los socialistas catalanes son aliados del soberanismo en un buen número de ayuntamientos y defienden un programa en el que, por ejemplo, se habla de Cataluña como nación, algo que es inasumible para la formación de Casado.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba