La portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Barcelona, Mari Luz Guilarte, ha cesado este lunes a dos de sus consejeros de distrito en el barrio de Sarriá-Sant Gervasi, Pedro Miret y Jordi Obón, con el fin de que sus puestos lo ocupen diputados autonómicos afines que se han quedado sin escaño tras la debacle del 14-F, según supo Vozpópuli de fuentes de la formación naranja.

Las dos destituciones, que el sector crítico de Ciudadanos en Cataluña tilda de "inicio de una purga", se producen una semana después de los comicios regionales. Por el momento se desconoce quiénes ocuparán sus puestos.

Miret es una figura importante dentro del grupo Renovadores Cs, ya que se postuló en nombre de los críticos a las primarias internas contra Carlos Carrizosa, aunque la dirección nacional no atendió su solicitud.

El candidato a la presidencia de la Generalitat por Ciudadanos Carlos Carrizosa y la presidenta del partido Inés Arrimadas.

Este concejal escribió una carta a Inés Arrimadas a principios de diciembre en la que le pedía reconsiderar la decisión del Comité Ejecutivo de no celebrar primarias en Cataluña y le anunciaba que quería presentarse a unos comicios internos contra Carrizosa.

La misiva contó con el respaldo del sector crítico en Cs Cataluña, formado por varios diputados autonómicos en la última legislatura y que ha cristalizado en el grupo Renovadores Cs. Estos últimos batallaron durante meses ante el Comité de Garantías para que hubiera primarias en esta comunidad autónoma después de la renuncia de la que hasta agosto era candidata del partido, Lorena Roldán, por el citado Carrizosa. La misiva de Miret a Arrimadas no tuvo respuesta.

"Todavía esperamos autocrítica"

"He sido cesado simplemente por ser crítico con la deriva del Partido y por promover su necesaria renovación. Asumo totalmente este cese, aunque no lo comparto y, en todo caso, al margen del Grupo Municipal de Ciudadanos, voy a seguir trabajando con arreglo a los mismos valores y con la misma fuerza que en estos últimos cinco años para mejorar la calidad de vida de los barceloneses, y a su vez, para seguir contribuyendo activamente a mejorar la calidad democrática de Ciudadanos, mi Partido", ha indicado Miret en un comunicado.

A juicio del ya exconcejal de Sarriá, "resulta irónico que se apele a la pérdida de confianza para justificar mi cese y en cambio, que aquellos que han perdido la confianza de sus votantes no asuman en absoluto
ningún tipo de responsabilidad
", prosigue en alusión al 14-F.

Miret recuerda que cerca del 90% de los votantes naranjas de diciembre de 2017 han dejado de votar a Ciudadanos en los últimos comicios. Y un 50% de los afiliados se han dado de baja en el último año. "Todavía estamos esperando que se haga algo de autocrítica. ¿Cómo es posible que la única razón o la única conclusión a la que se ha llegado por los malos resultados sean exclusivamente achacables a la baja participación y a la herencia, que ya no es herencia sino “mala herencia”, de la época de Albert Rivera? ¿No son los mismos que están ahora los mismos que ayer defendían a muerte a Albert Rivera y que decían que todo iba bien y todo se hacía bien?", se pregunta.

"No he sido el único al que han cesado, pero si el último, de momento", admite este representante de Renovadores Cs. "No hay que tener miedo al cese, la dignidad personal está por encima, la vida continúa, pero sobre todo no hay nada como poder levantarse cada mañana con la cabeza bien alta y con la sonrisa en la cara de saber que has hecho, o al menos de estar convencido de que has hecho, lo correcto", concluye.

Próximo a Hervías en Ciudadanos

Obón, por su parte, es una persona cercana al exsecretario de Organización con Albert Rivera, Fran Hervías. La pasada semana publicó un tuit en el que pedía "autocrítica" tras los resultados del 14-F para hacer un Ciudadanos "más fuerte y unido".

Obón no está adscrito a Renovadores Cs. Es más, en las primarias internas de Ciudadanos de hace un año defendió la candidatura de Inés Arrimadas mientras que Miret estuvo al frente de la candidatura de Francisco Igea en dicho barrio de Sarriá-Sant Gervasi, que tiene la agrupación naranja más numerosa de Cataluña y la segunda de España.

Las citadas fuentes creen que Carrizosa, Guilarte y, por extensión, la dirección nacional tienen en el punto de mira tanto al sector crítico de Renovadores como a los que siguen fieles al riverismo. "No te puedes buscar enemigos en todos los lados", avisan.