Ciudadanos ha vuelto a exigir que haya clases presenciales a diario este curso y de lo contrario amenaza con proponer una reestructuración de competencias al socio mayoritario del Gobierno murciano, que afecte a una de las consejerías del PP, la de Educación, cuya titular, Esperanza Moreno, no las contempla hasta el próximo curso.

La consejera desoye también el mandato de la Asamblea Regional de Murcia, que el pasado noviembre aprobó una moción a propuesta por el PSOE que instaba al Gobierno murciano a que no hubiera ningún día lectivo sin clases en las aulas para todos sus alumnos en infantil, primaria y primero y segundo de secundaria, que hoy han de faltar obligatoriamente días alternos para evitar contagios de coronavirus.

La coordinadora autonómica naranja y portavoz del Gobierno de coalición en la única comunidad española que sigue ese sistema, Ana Martínez Vidal, ha recordado a su socio que en el acuerdo de presupuestos para 2021, aún no presentados, se contempla esa total presencialidad, también "demanda de gran parte de la comunidad educativa", dado que la semipresencialidad actual produce "una merma en la calidad educativa".

Reestructuración de competencias

"No aceptamos que se dé por hecho que este curso no la habrá cuando se desconoce cómo evolucionarán los parámetros epidemiológicos y asistenciales", ha reprochado Vidal, que añade en un comunicado que "es necesario establecer los umbrales a partir de los cuales se restablezca la presencialidad" completa.

Si no se fijan, plantearán "una reestructuración de competencias que afectaría a la Consejería de Educación en el marco de una próxima remodelación de Gobierno", advierte.