Las convocatorias 'fash' del Ministerio de Ciencia dirigido por Pedro Duque traen de cabeza a los científicos e investigadores españoles. La Agencia Estatal de Investigación (AEI) publicó la semana pasada un llamamiento para dar ayudas valoradas en 40 millones de euros a proyectos de I+D+i para la realización de pruebas de concepto.

Se trata de una convocatoria incluida en el Plan Estatal de Investigación Científica, Técnica y de Innovación y en el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia de la UE (Plan de Recuperación). Dinero al que muchos no optarán porque el plazo para presentar sus iniciativas es, a su juicio, "ridículamente corto".

El periodo para entregar las solicitudes, explica el Departamento de Duque, se inició el día 29 de abril y finaliza este 13 de mayo. Apenas 15 días. La duración de los proyectos será de dos años y la cuantía de las ayudas no puede superar los 150.000 euros por propuesta.

"Es un plazo claramente insuficiente. Son 15 días, de los cuales son laborables 11 de ellos (10 de ellos en la comunidad autónoma de Madrid como consecuencia del 2 de mayo). Es demasiado corto para realizar una solicitud seria, sobre todo si tenemos en cuenta que es una convocatoria nueva con nuevos requisitos", considera Xosé R. Bustelo, presidente-previo de ASEICA, profesor de investigación del CSIC y vicedirector del Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca.

Además, opina, da la impresión de que la Agencia Estatal de Investigación cree que los investigadores españoles no tienen otra cosa que hacer que esperar a que sus señorías saquen sus convocatorias. "Todos tenemos obligaciones adicionales que dejan poco tiempo para poder dedicarse al 100% a estas solicitudes: actividades docentes, científicas y de gestión. En mi opinión, es una muestra más de la falta de respeto que la Agencia muestra a los investigadores españoles", dice.

Todos tenemos obligaciones adicionales que dejan poco tiempo para poder dedicarse al 100% a estas solicitudes

Según Bustelo, esta situación refleja "un vicio ya crónico" por parte de la AEI. "Siempre cargan sus problemas sobre los hombros de los investigadores. ¿No son capaces de sacar los proyectos a tiempo del Plan Nacional? No hay problema, cambio el calendario de los mismos aunque eso suponga que cada año un tercio de los investigadores tenga que estar sin financiación ocho meses", plantea.

"¿Que corre prisa publicar y resolver una convocatoria? No hay problema: ponen un periodo muy corto de solicitud de los proyectos que ya se encargaran los sufridos investigadores de presentar los proyectos sudando la gota gorda y trabajando los fines de semana y festivos", añade. El profesor de investigación del CSIC y vicedirector del Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca insiste en que "esto no ocurre en países de nuestro entorno".

No obstante, Bustelo cree que la convocatoria "ayuda" a acelerar la explotación de los resultados de la investigación como productos que beneficien a la economía y a la sociedad. Algo que celebró el ministro Duque al conocerse la convocatoria. Si embargo, pone de manifiesto que el alcance de estos resultados será limitado, entre otros aspectos, porque el número de grupos de investigación que lo pueden solicitar es "restringido" y porque la duración de los proyectos es "solo" de dos años.

Plan de Recuperación

"En esto creo que ha pesado más el hecho de que el dinero viene del Mecanismo de Reconstrucción y Resiliencia de la UE que el realismo de los tiempos que lleva la ejecución de un proyecto científico y de innovación. Y, finalmente, seguimos con  la cutrez en la financiación. Solo se permite un máximo de financiación de 150.000 euros por proyecto, una cifra que dista de ser óptima para hacer proyectos realmente rompedores e innovadores", concluye.

Desde el Ministerio de Ciencia explican que, entre otros aspectos, las convocatorias que están tramitando en este primer semestre tienen pago en el año: "Tenemos que ajustar todos los tiempos. Los fondos del Plan de Recuperación que no se comprometan el año en que están previstos se pierden".

Fernando de Castro, científico titular del CSIC y jefe del Grupo de Neurobiología del Desarrollo en el Instituto Cajal-CSIC, coincide en que se trata de un plazo "extremadamente corto". "Los habituales de cuatro semanas ya son cortos, sobre todo si se improvisan y se requiere cada vez más papeleos previos, así que imagine lo que suponen 15 días", declara a Vozpópuli.

"Acortando plazos reducirán el número de propuestas recibidas y, por tanto, a evaluar. Podrán presentar un ratio de éxito muy alto o bien ahorrarse un dinero que, al volver a Hacienda, se puede destinar a otras cosas", apunta.

Duque ha sido una decepción para todos los que pensamos que sería alguien con cierta conexión y conocimiento de la realidad de la investigación

"Pedro Duque ha sido una decepción para todos los que pensamos que sería alguien con cierta conexión y conocimiento de la realidad de la investigación, del sistema de I+D y de lo difícil que es competir con nuestros colegas extranjeros porque tienen estructuras y presupuestos más lógicos. Quien diseña estos procedimientos y estas convocatorias no lo hace con rigor y un punto de vista científico", zanja De Castro.

Fernando Herranz, químico en Nanomedicina e Imagen Molecular en el IQM-CSIC, considera que el plazo de la convocatoria para presentar proyectos es "ridículamente corto". "Es imposible preparar algo sólido a no ser que supieras bien de qué iba la propuesta con antelación. Es verdad que la AEI hizo un seminario explicando algunos detalles hace semanas pero faltaban datos y, aún con esa información, solo dos semanas parece de risa", reconoce.

"Son proyectos grandes en los que además no se buscan resultados de investigación per se, sino de valorización, de acercar al mercado resultados de proyectos de investigación 'normales'. Es decir, son proyectos muy distintos a los que solemos pedir por lo que requieren mayor preparación para montar algo sólido", indica. "La idea me gusta, pero hecho así, con prisas y sin pararse a organizarlo bien no parece la mejor opción", añade.

Obligados a frenar su actividad

Cristina Muñoz Pinedo, bióloga y líder de grupo de investigación sobre la muerte celular en el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), considera que el plazo de presentación de 15 días sería irrelevante si las condiciones, plazos de presentación y formularios a rellenar se conocieran de antemano.

"Pero la realidad es que hasta que no se publica en el BOE, o con mucha suerte unos días antes, no se conocen datos fundamentales de las convocatorias, como por ejemplo los requisitos de los investigadores solicitantes", dice. Muñoz explica que los investigadores no están de brazos cruzados esperando a que las administraciones saquen algo en lo que ponerse a trabajar en las próximas dos semanas.

"Suelen tener sus agendas apretadas con escritura de artículos, supervisión diaria de los miembros del grupo, gestión de la infraestructura, maquinaria y pedidos del laboratorio; tienen clases que dar y exámenes que revisar, o pacientes que visitar, proyectos y tesis que revisar, congresos nacionales o internacionales, tesis, comisiones de seguimiento de estudiantes, comisiones nacionales o internacionales de revisión de proyectos, seminarios que están fijados de antemano...", resume. Y agrega que "no pueden parar por completo lo que están haciendo".

Además, recuerda el rol de los gestores de las instituciones. "Tendrán que paralizar su tarea planeada para avisar a los científicos, ayudar a interpretar las condiciones de la convocatoria y revisar los proyectos. Un plazo de dos semanas se queda en una semana para los investigadores. Es absurdo. Un plazo de un mes también se quedaría corto para poder hacerlo correctamente; las convocatorias similares en el extranjero se conocen con todo lujo de detalles varios meses antes", compara.

Prisas e improvisación

En el caso concreto de esta convocatoria, la bióloga cree que se debe a la asociación al Mecanismo de Recuperación y Resiliencia de la Unión Europea. Aunque reconoce que "los ministerios implicados en lanzar convocatorias públicas de investigación, y también las comunidades autónomas, usan casi siempre este tipo de 'convocatoria flash' desde hace décadas cada vez que aparece dinero para la ciencia".

"Me da la sensación de que hasta el último momento el Ministerio, la comunidad autónoma correspondiente, la AEI y a veces incluso el Consejo de Ministros están discutiendo cosas tan importantes como el presupuesto o qué tipo de grupos puede solicitar los proyectos. Los que toman las decisiones en las altas esferas improvisan, y luego la presión y las prisas recaen en los investigadores y los gestores de las instituciones que tienen que dejar lo que estaban haciendo para dedicarse a esto", opina.

Los que toman las decisiones en las altas esferas improvisan, y luego la presión y las prisas recaen en los investigadores y los gestores de las instituciones

No obstante, Muñoz no cree que lo hagan deliberadamente para favorecer a algunos grupos. "Creo que siempre están improvisando y cambiando condiciones y formularios", insiste. Según Muñoz, se puede preparar un proyecto I+D+i para realizar pruebas concepto en dos semanas "si se paraliza todo lo demás o si ya se tenía bien pensado lo que hacer y se tiene suficiente ayuda administrativa".

"Los investigadores en España estamos en general muy necesitados de financiación, así que trabajaremos noches y fines de semana y enviaremos lo que podamos, mejor o peor escrito. Los gestores también harán horas extra. Pero no sólo tendríamos que preguntarnos si 'se puede', sino también si esto permitirá seleccionar los mejores proyectos. Porque quien tuviera conocimiento de antemano tiene una gran ventaja, aunque no tenga necesariamente la mejor idea o el mejor producto", plantea.

Otras convocatorias 'exprés'

Las ayudas valoradas en 40 millones de euros a proyectos de I+D+i para la realización de pruebas de concepto no son la única convocatoria "exprés" lanzada por el Ministerio de Ciencia. Hubo otra sobre líneas estratégicas con un plazo de solicitudes que los científicos consideran "breve".

"En ese caso es casi peor porque ahí hay que montar grandes consorcios que incluyan empresas, hay que coordinar a mucha gente en muy poco tiempo. Solo grupos muy grandes, dirigidos por 'estrellas' con mucha capacidad de movilizar gente se podrán beneficiar", explica Fernando Herranz. "Es lo que pretende el Ministerio: fomentar la mal llamada 'excelencia' a consta de la clase media de la ciencia. Muy parecido a lo que se pretende con la nueva ley de la Ciencia", considera.

Bustelo cree que este asunto es "aún peor". "Requerirá la colaboración público-privada, lo que necesariamente lleva más tiempo para la preparación de los proyectos", denuncia el investigador. "Necesitamos una agencia independiente y que gire, realmente, en torno al diseño de políticas científicas y con una orientación clara de apoyo a los científicos. Necesitamos una nueva agencia y un nuevo director de la misma", reclama.

La respuesta del Ministerio de Ciencia

Fuentes del Ministerio de Ciencia defienden que tienen que ajustar los calendarios por dos razones:

"Tenemos más convocatorias que publicar este año y hay que compaginar el trabajo de los distintos equipos. Todavía queda por publicar en este primer semestre Equipamiento Científico técnico, Programación conjunta Internacional y Europa Excelencia", explican.

En segundo lugar, añaden, las convocatorias que estamos tramitando en este primer semestre tienen pago en el año, por lo que tenemos que ajustar todos los tiempos. "Los fondos del Plan de Recuperación que no se comprometan el año en que están previstos se pierden", advierten.

El Departamento liderado por Duque asegura que "sabíamos que el plazo iba a ser corto", por lo que "empezamos a anunciar la convocatoria de Prueba de Concepto y a explicar los detalles desde el mes de febrero". Se convocó una conferencia web el día 12 de ese mismo mes. El 30 de marzo se publicó una nota informativa.

"En la fecha que se abría la convocatoria, el 29 de abril, se realizó un segundo webinario. Se convocan mediante una nota informativa y tienen apoyo de Twitter. Tenemos una sala virtual de mil asistentes. Generalmente se llenan, se graban y están disponibles el mismo día en nuestra web, así como las presentaciones que se han usado", destacan.

Hasta el momento, hay 12 solicitudes registradas para la convocatoria. Un total de 45 solicitudes cerradas (toda la información está cumplimentada y solo queda firmarla y registrarla) y 771 abiertas (están cumplimentado la información). "Con estos datos, se prevé una gran cantidad de peticiones estos días. La convocatoria será muy competitiva", concluyen.