Si viajas a China, aunque estés vacunado, cabe la posibilidad de que te ingresen hasta 4 días en un hospital y te sometan a pruebas invasivas. Pudiera parecer ciencia ficción, pero es real. Así lo ha denunciado el Consulado español en Sanghai a través de un comunicado oficial.

"En las últimas semanas, y sin ninguna comunicación oficial por parte de las autoridades chinas, ciudadanos extranjeros residentes en China y vacunados con la vacuna china o vacunas extranjeras, y/o habiendo superado la covid-19 en meses anteriores y vacunados posteriormente, están siendo hospitalizados, de manera no consensual ni voluntaria, durante 3 o 4 días a su a su llegada a la R.P. China", señalan desde el consulado.

A su llegada al aeropuerto, los viajeros son sometidos a análisis de sangre y si la prueba de anticuerpos es superior a una cifra establecida por las autoridades sanitarias, como consecuencia de la vacunación, "les hacen firmar unos documentos en chino sin traducción al inglés y son ingresados en un hospital".

Durante la estancia hospitalaria se les realiza "más análisis de sangre y PCR, así como resonancia magnética de tórax y alguna prueba invasiva adicional, de cuyos resultados ni les dan copia ni les informan. Se limitan a pedir cooperación durante 3 o 4 días".

China desconfía de las vacunas

Según los especialistas en Salud Pública consultados por Vozpópuli, detrás de esta práctica subyace un claro mensaje: China desconfía de la capacidad de las vacunas para evitar la transmisión del virus. Rafael Ortí, presidente de la Sociedad Española de Medicina Preventiva (Sempsph), explica que "cada vez está más claro que las vacunas no evitan la transmisión del virus. No fueron fabricadas para ello. Sí que evitan los ingresos y las muertes".

Con esta lógica, Ortí considera que China ve "en las fronteras una oportunidad de que el virus entre en su país. Forma parte de su estrategia de erradicación, que es la que están siguiendo también otros países asiáticos. No quieren que entre el virus de ninguna forma. Ahora bien, esta práctica, desde un punto de vista ético, deja mucho que desear".

Desde un punto de vista sanitario, la realización de resonancias tiene sentido pues "puede haber gente que tenga las pruebas diagnósticas negativas y que esté con un proceso respiratorio".

Pago por el papel higiénico o las toallas

El consulado español denuncia que "en el hospital hay que pagar, únicamente por WeChat el papel higiénico, las toallas, cualquier producto sanitario que se necesite, así como el agua embotellada. No aceptan pago en efectivo o con tarjeta de crédito".

El organismo español denuncia que "la Oficina de Asuntos exteriores de la Municipalidad de Shanghai no contesta a las Notas Verbales que recibe y tampoco da una respuesta telefónica, como es habitual. Ni las personas ingresadas ni los Consulados Generales en Shanghai han sido informados de esta sorprendente y poco ética práctica ni del nivel de anticuerpos mínimo fijado. Tampoco se sabe cómo seleccionan a dichas personas".

El Consulado General, la Embajada en Pekín y el Ministerio de Asuntos Exteriores, así como la Delegación de la Unión Europea en Pekín, están haciendo gestiones "para que esta práctica se interrumpa con carácter inmediato".​