“Yo no paro por unos rumores”. Así de tajante se muestra en declaraciones a Vozpópuli uno de los vocales del CGPJ que se oponen a la decisión de su presidente, Carlos Lesmes, de no debatir siquiera los nuevos nombramientos de jueces en el Pleno de este jueves tal y como estaba previsto. Se oponen por tanto al gesto del órgano de gobierno de los jueces ante la posibilidad de que el PP y el Gobierno lleguen por fin a un acuerdo para renovar la institución. 

El Gobierno se opone a que este CGPJ de mayoría conservadora y en funciones desde hace más de dos años siga designando puestos clave en la carrera judicial. Por ello impulsó en el Congreso a través del PSOE y Podemos una iniciativa para evitarlo. Ya antes del verano, el Consejo aceptó parar ante la inminencia de un acuerdo que al final quedó en nada. Los vocales decidieron entonces retomar sus competencias agravando su brecha con el Ejecutivo. 

Ahora, su presidente ha vuelto a congelar los nombramientos de jueces que tenían previsto votar el jueves como muestra de buena voluntad, pero una parte del Consejo se ha rebelado. “Es la cuarta vez que yo vivo esto. Nos fiamos de los rumores. Yo no me paro porque haya rumores”, insiste este vocal. Como él hay un total de ocho vocales -de 21- que piensan lo mismo y dicen sumar los apoyos suficientes para revertir la decisión adoptada por Lesmes.

Las veces anteriores se llevaron los nombramientos al Pleno y allí se decidía si se votaban o no se votaban

El reglamento del CGPJ dice que si cinco vocales solicitan incluirlo en el orden del día, el presidente está obligado a convocar un Pleno para estudiarlo. Fuentes del Consejo confirman que al menos este lunes había un grupo suficiente para ello. Quieren al menos que se lleve a Pleno y esperar a ver cómo se desarrolla la semana y si realmente hay signos de acuerdo entre populares y socialistas: “Jamás lo habíamos hecho así. Las veces anteriores se llevaron los nombramientos al Pleno y allí se decidía si se votaban o no se votaban”.

Plazas pendientes

En este caso son varias las plazas que estaban previstas: tres en el Tribunal Supremo (dos en la Sala Social y otra en la Sala Civil). También las presidencias del Tribunal Superior de Justicia de Canarias y el País Vasco, una presidencia de Sala en esta última, y de las de las Audiencias Provinciales de Almería y Salamanca.

Otro de los vocales rebeldes consultados afirma su voluntad de que se nombren: “Yo estoy por la labor de que se hagan. Me parece que una institución tiene que cumplir con su cometido hasta el último día”. No obvian las informaciones que apuntan a que esta vez pueda ser la definitiva, pero eso no quiere decir que se haga en un corto plazo: “Fíjese las noticias que ha habido en las últimas horas”. 

Se refiere al anuncio del secretario general del PP, Teodoro Egea, que a primera hora celebró en una entrevista a la Cadena Cope que el Gobierno había aceptado su condición de vetar a Podemos en las negociaciones. Minutos después era desmentido por el PSOE, la otra parte de la negociación. Nada es definitivo a estas alturas. Las fuentes consultadas afirmaron este lunes que ultiman un escrito solicitando incluir los nombramientos.

Pendientes de RTVE

Desde este grupo dan por hecho que el acuerdo incluye no solo la renovación del CGPJ, sino también el Tribunal Constitucional (con varios jueces en funciones), el Defensor del Pueblo y el órgano de dirección de Radio Televisión Española (RTVE). El mismo jueves el Congreso tiene que elegir los miembros del Consejo del ente público tras haber pasado por la comisión consultiva de nombramientos. “Si ahí se llega a un acuerdo, será la prueba definitiva”, avisan.

El sector del CGPJ a favor de que se voten los nombramientos el jueves lo integraban cinco vocales designados en su día por el PP, pero además dos progresistas propuestos por el PSOE y uno del PNV. Esto rompe los bloques que hasta ahora se venían repitiendo y deja en el aire también que puedan salir adelante las nuevas plazas de la carrera judicial aunque finalmente se voten. La razón es que son necesarios al menos 13 votos de los 21 posibles. Nadie se atreve a pronosticar un resultado.

Esta falta de consenso en comparación con reuniones anteriores ha motivado también la decisión de Lesmes. Desde el Consejo se replicaba a las críticas del Gobierno alegando que sus nombramientos contaban con una mayoría sólida del CGPJ (en torno a los 16 votos) que ahora difícilmente se repetirá tras la última fractura.

Entre los jueces partidarios de congelar las designaciones del jueves no descartan terminar apoyando con su voto alguno de los nombramientos. Sobre todo en aquellos lugares donde hay urgencia y no pueden esperar meses a que el acuerdo de renovación entre populares y socialistas se materialice o vuelva a encallar a última hora como en ocasiones anteriores.