La variante británica del coronavirus iba a ser "marginal" en España. Así lo vaticinó el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, el pasado 11 de enero. Casi tres meses después de esas declaraciones, la evidencia científica pone en cuestión sus palabras: la cepa que fue detectada en el Reino Unido -más contagiosa que la original- es ya la predominante prácticamente en todo el territorio español.

El último informe actualizado del Ministerio de Sanidad, del 26 de marzo, sobre la evolución de las nuevas cepas del coronavirus reconoce que la variante detectada en Reino Unido es ya la mayoritaria en 16 de las 17 comunidades autónomas españolas. A excepción de Aragón, donde uno de cada tres casos de covid se deben a esta cepa, el resto de regiones españoles muestran tasas superiores al 50%.

El porcentaje varía ostensiblemente entre autonomías y en algunos casos representa la práctica totalidad de los casos detectados. Es lo que ocurre en Asturias, donde se sitúa ya por encima del 95%, de acuerdo con los datos consultados por Vozpópuli. Ese umbral ha sido superado este domingo también en Cantabria, según ha confirmado el propio director general de Salud Pública, Reinhard Wallmann: "Es la dominante y la que está prácticamente en todos los casos".

El porcentaje de la variante británica 'B 1. 1. 7' en los casos de coronavirus registrados en Cantabria está en torno a un 95-96%, ha informado Wallmann en declaraciones a Efe, en las que también ha informado de que por el momento no se han detectado casos de la variante de Sudáfrica. En lo que respecta a la cepa brasileña, únicamente fueron detectados tres casos a mediados de marzo.

Ministerio de Sanidad

La elevada incidencia de la cepa británica es la tónica generalizada en el resto de comunidades, con Castilla La-Mancha y Castilla y León a la cola con alrededor del 50-60% del total de casos detectados. Les siguen La Rioja, Murcia, Andalucía, Madrid, Comunidad Valenciana, País Vasco, Cataluña, Baleares, Navarra y Galicia; estas dos últimas, con más del 90% de los positivos por covid a causa de la variante detectada en Reino Unido a finales de 2020.

La tendencia al alza que mantiene esta variante desde la detección los primeros casos a principios de año indica que es factible que estas cifras, reportadas hace ya diez días, sean ahora superiores, en sintonía con lo que ha ocurrido en otros países europeos, como Italia, donde la prevalencia de la cepa británica ronda actualmente el 90%, predominando como lo hace también en el propio Reino Unido o en Irlanda.

De los "casos aislados" a la cepa británica

Los datos empíricos pone así en evidencia las palabras de Fernando Simón, que después de asegurar que en España habría solo "uno o dos casos aislados" de coronavirus antes de que estallara la pandemia, volvió a emitir un vaticinio sobre la incidencia de la cepa británica que finalmente se ha demostrado alejado de la realidad. Los "varios cientos" de casos que dijo que habría de la cepa británica han acabado siendo decenas de miles, y subiendo.

Días después de hablar de la incidencia "marginal", y después de una avalancha de críticas a tenor de las advertencias llegadas desde Reino Unido por la gran capacidad de contagio de la variante, Simón moduló su opinión. A finales de enero, el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias asumía que la variante británica "podría ser una cepa dominante en España en marzo", aunque matizaba: "Ahora mismo, claramente todavía no lo es".

Este nuevo pronóstico fallido no es el único objeto de críticas por la gestión de la cepa británica, que está en cuestión desde el momento en que fue reportada por Reino Unido y el Gobierno español optó en un primer momento por mantener los vuelos con este país. España fue la última gran potencia europea que anunció la suspensión de la conexión aérea, que si bien se mantiene hasta la fecha, voces expertas consideran que se trata de una medida insuficiente para evitar la propagación del virus.

Aunque los nacionales británicos tienen vetada la entrada en España, sí pueden volar desde Reino Unido quienes sean residentes en territorio español. Y pueden viajar -con PCR- sin cumplir ningún tipo de cuarentena, puesto que Reino Unido no está en la lista de países a los que se aplica esta medida, que en ningún caso supera los 10 días de duración.

Aumentar la cuarentena de 10 a 14 días

Es precisamente la extensión de la cuarentena -a quienes hayan dado positivo o hayan tenido un contacto de riesgo- la otra razón de las críticas al Ministerio de Sanidad, pues los virólogos han confirmado que el cuerpo tarda más en eliminar la carga viral de la cepa inglesa. Por ello, prestigiosos científicos han instado públicamente al Gobierno a que amplíe el periodo de aislamiento requerido, pasando de 10 a 14 días.

Los expertos piden aumentar el periodo de cuarentena de 10 a 14 días en los casos de la cepa británica del virus

Así lo ha hecho formalmente el Colegio de Enfermería de Valencia (COEV), que ha solicitado a la Conselleria de Sanidad de la Comunidad Valenciana fijar en dos semanas el tiempo mínimo que una persona debe permanecer aislada. De lo contrario, "sigue siendo un potencial vector de contagio", y en especial, sin haber realizado una PCR a la persona afectada.