A Celia Cánovas, exsenadora de Podemos por Tarragona, no le quedan apoyos en el partido, y no los espera. Se apartó al emprender una cruzada judicial contra la dirección por sospechas de mal uso de la Caja de Solidaridad y, a escasas horas de que dé comienzo el congreso de Vistalegre IV, carga contra la que está llamada a ser la nueva líder de la formación morada. A la ministra Ione Belarra no le ve “el carisma y la experiencia” necesarias para conducir este partido que, opina, “no tiene nada que ver con el 15-M”. 

Se prepara para demandar esta cita porque cree que los militantes no se han presentado en igualdad de condiciones y augura nuevas “purgas” en Podemos

Pregunta. Este fin de semana se celebra la Asamblea de Vistalegre IV, en la que se espera que los militantes ratifiquen a la ministra de Derechos Sociales, a Ione Belarra, como líder del partido. Usted prepara una demanda para pedir que se anule esta cita. ¿Qué han hecho mal?

Respuesta. No es la primera demanda que redacto. Ya impugnamos la tercera Asamblea porque siempre se cometen los mismos errores, las mismas faltas por parte del partido y los candidatos se tienen que presentar en igualdad de condiciones. Como dices, se espera que se elija a Ione Belarra, pero no debería ser así. La Asamblea debería ser para que los inscritos escojan quién quiere que sea el secretario o secretaria general del partido. 

P. Acusa a la dirección, a la que pertenece la candidata Belarra, de ser juez y parte en este proceso y de haber tenido información privilegiada. ¿En qué se basa? 

R. Hablamos de dos temas diferentes. Por un lado, la asamblea ciudadana: entendemos que vulnera el derecho fundamental de participación de las personas que se presentan y que se han infringido muchos de los preceptos de los estatutos. Esto se hace por procedimiento civil. Por otro lado tenemos el procedimiento penal, en el que ejerzo de acusación particular, por unos acuerdos que se dieron para donar dinero a la Caja de Solidaridad del partido. Y curiosamente, la señora Ione Belarra, como Secretaria del Consejo de Coordinación, certifica esos acuerdos. 

P. ¿Qué pruebas tiene sobre ello?

R. Están aportadas a la causa. La Caja de Solidaridad se crea por la ejecutiva del Consejo de Coordinación en enero de 2019. Yo era senadora en activo (aunque todavía estoy inscrita), y me entero de esta información a través de la prensa y posteriormente por el juzgado, ya que tengo acceso a documentación que aporta Podemos. Nadie nos comunica la creación de esta Caja de Solidaridad, que, según los documentos aportados, tiene como finalidad gestionar las donaciones que hacemos los cargos públicos en aplicación del código ético de Podemos. Se supone que donábamos a causas sociales o a asociaciones sin ánimo de lucro. La cuestión es que se presenta una asociación #404 Comunicación y pide expresamente dinero de la caja para “construcción popular”, sin que nadie sepamos nada sobre ella. 

P. ¿Ha recibido algún tipo de presión?

R. Presión no he sufrido, pero sí muchos ataques personales en redes. A nivel personal no me afecta. 

Es posible que haya nuevas purgas o autopurgas en Podemos

P. En su época se produjeron “purgas” como la del abogado Calvente. ¿Se pueden esperar nuevas salidas en Podemos?

R. Sí, puede ser. Quieren dar la apariencia de un partido nuevo o renacido que no tiene nada que ver con lo anterior, ante el temor a verse salpicadas ciertas personas por los procedimientos penales que hay en marcha. Y no es que sea posible que sean purgadas, sino que se autopurguen y decidan echarse a un lado. Es lo mínimo que se puede exigir a una persona que está siendo investigada en un juzgado penal. Una de ellas es Irene Montero, que tiene una pieza abierta en el Juzgado de Instrucción de Madrid con el tema de la niñera. Es ministra y no ha tomado de momento ninguna decisión sobre su cargo.

P. Dejó de ser senadora pero sigue inscrita en Podemos, no se ha borrado del partido. ¿Cómo se explica?

R. Sobre todo para mantener mi legitimación de cara a la acusación particular que mantengo en el Juzgado de Instrucción 42 de Madrid. 

P. Volviendo a Vistalegre IV, ¿cree que Ione Belarra es la mejor candidata para liderar el Podemos post-Iglesias? 

R. Según mi criterio, no la veo una persona con la experiencia, con el carisma necesario. No es de mi agrado. 

P. ¿Y a quién vería entonces?

R. A pocos. Hay mucha gente muy buena en Podemos que se marchó del partido y veo que hay más gente capacitada fuera que dentro.

A Podemos le interesa que la figura de Iglesias siga presente, porque sino se descabeza el partido

P. Pablo Iglesias ha dicho que no irá para no tutelar liderazgos. ¿Le cree?

R. Él está tutelando todo el proceso, ha ordenado como hacerlo y se está moviendo todo según su criterio, según veo en la prensa. Igual con los ministros que se quedan o no: lo está decidiendo él. Hasta que no lo vea todo encauzado, no va a deshacerse de todo. Siempre he dicho que el binomio Iglesias-Montero no se puede romper, porque veríamos entonces qué pasa con Podemos. Desde un punto de vista egoísta por su parte, les interesa que la figura de Iglesias siga presente, porque sino se descabeza el partido. 

P. ¿Irá este domingo a la manifestación de Colón?

R. No, estoy en Barcelona, descansando y estoy en otras guerras. Para nada. 

P. ¿Y Si estuviese en Madrid iría?

R. No, no considero que deba ir por esto. Creo que el país necesita otras cuestiones. 

P. ¿Está en contra de conceder los indultos?

R. Absolutamente en contra. No deja de ser una cortina de humo por parte del Gobierno para que no pensemos en otras cuestiones mucho más graves sobre la economía o el paro, y creo que es una decisión que supone un grandísimo agravio comparativo con el resto de personas que se encuentran en la misma o peor situación que estos señores que han incumplido la ley y que han sido castigados por sentencia firme. Es gravísimo teniendo en cuenta que el PSOE votó a favor de la aplicación del 155 en el senado. Es un cambio de 360 grados. Creo que estas políticas son oportunistas y que lo único que le interesa al gobierno de Sánchez son los votos para mantenerse mientras dure la legislatura. No le importa al coste que sea. 

P. ¿Le queda algún apoyo en Podemos? 

R. Ni lo pretendo. Podemos para mí ha sido un pasado, un aprendizaje tremendo pero ya no creo en él. En el momento en el que te imponen unas ideas y que no te dejan expresar libremente las tuyas, no es un partido. No tiene nada que ver con los movimientos del 15-M. Es falso, es mentira. Las personas somos libres para pensar y opinar y no puede haber una verticalidad tan grande en la toma de decisiones. No se puede decir nada que contradiga la opinión del señor Pablo Iglesias.